Kakkmaddafakka, colegas de toda la vida
Conciertos / Kakkmaddafakka

Kakkmaddafakka, colegas de toda la vida

8 / 10
Álex Jerez — 13-11-2013
Empresa — Budweiser Live Circuit
Sala — Teatro Circo Price
Fotógrafo — ©Pablo Bustos

Kakkmaddafakka tienen una relación de colegas de toda la vida con su público, saben bien lo que quiere y se lo dan. Llevaban sin verse las caras con los madrileños desde octubre de 2011 y tocaba pegarse una buena fiesta y beberse unas cuantas cervezas para celebrar el reencuentro. “Ha pasado mucho tiempo Madrid, pero ya estamos aquí. Somos Kakkmaddfakka y venimos a disfrutar”, comentaba Axel Vindenes lanzando besos al aire a un público entregado desde el primer movimiento de la clásica bandera que presenta al grupo en cada encuentro y también de la cadera del frontman.

“Touching” fue el tema de apertura, los noruegos recurrieron a clásicos de “Hest” para comenzar la juerga y conseguir una euforia colectiva desde el minuto cero. Ni una sola persona en todo el Circo Price permaneció en su asiento esa noche, es más, muchos de los asistentes con entrada de grada intentaron bajarse a la pista, sin éxito alguno, saltando las vallas del teatro. “Hay zorritas muy sexys en la casa” lanzaba un Axel ligón y sin pelos en la lengua, mientras frente a ellos un cartel entre el público se mostraba no menos explícito: “Kakkmaddafakka fuck me”. Sin duda la tensión sexual era mutua y aunque en esta ocasión Jonás (el teclista) no se quedó en calzoncillos como hizo en el SOS, sí que se quitó la camiseta ante tal sobredosis calórica.

Todo el hedonismo perdido en el estudio con su último álbum sigue estando presente en altas proporciones en sus directos. El grupo continúa apostando por la creación de una macro fiesta en cada espectáculo que dan, donde lo que importa es pasárselo bien y no tanto la perfección sonora de las canciones. Para calmar un poco la exaltación de los asistentes, los noruegos recurrieron a la frase del momento, “Relaaaax… ing cup of café con leche”, y todo el público empezó a reír. Era el turno de “Young”, tema de apertura del nuevo álbum y uno de los más potentes del disco. Querían seguir ligando con las féminas de la sala, pero también tuvieron piropazo para los caballeros: “Vemos a muchas chicas guapas y a ellas les dedicamos esta canción. También vemos grandes pollas ehh”, las carcajadas volvieron entre el público.

Porque, por si todavía no ha quedado claro, Kakkmaddafakka sobre el escenario siguen siendo los mismos cachondos de siempre. Eso sí, con “Six Months Is A Long Time” han buscado quitarse un poco la etiqueta de party-band y como reflejo de ello la intimista “Saviour” fue uno de los momentos cumbre de la cita con un introspectivo Stian Sævig y su guitarra cantándole a cientos de móviles y mecheros encendidos que coreaban el tema. Con la llegada del cierre, se lanzaron al español más friki e hicieron una versión del “Bailando” de Paradisio que enlazó con “Drø sø”, con todo el Price agachado en el suelo preparados para el salto final. Tras él, las despedidas con las primeras filas, los abrazos entre ellos, una locura colectiva por conseguir el setlist de la noche y un anónimo sujetador rojo sobre el escenario. Tina Turner servía de banda sonora para la despedida, “You’re simply the beeeeeeeest…”.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.