IRON MAIDEN
Conciertos / Iron Maiden

IRON MAIDEN

1 / 10
Redacción — 25-09-1999
Fotógrafo — Archivo

Los tiempos cambian. Conforme pasan los años Slayer, Metallica, Entombed, Rage Against The Machine, Sepultura o Korn cambian los directrices del rock duro de cara al futuro y las nuevas generaciones del metal clásico –desde Stratovarius a quien demonios se les ocurra-, pero las grandes bandas del género –aquellas de cuando el metal era heavy metal- siguen batallando con mayor o menor fortuna. Digamos que Iron Maiden han sido de los que han mantenido más intacta su dignidad. Cierto que Dickinson en solitario no merecía demasiada atención, pero una vez vuelto, junto a Adrian Smith, al seno materno (olvidemos que antes estuvo en Samson) las cosas han tomado un nuevo rumbo. Capaces de agotar más de once mil entradas en cada uno de sus conciertos españoles, los renovados Iron Maiden demostraron estar en buena forma, interpretando clásico tras clásico y corriendo por el escenario como si tuviesen quince años menos. Dickinson brincó arriba y abajo, tanto o más que Steve Harris, mientras que Dave Murray, Adrian Smith y Janick Giers luchaban incesantemente por captar el protagonismo. Obviamente, los telones de fondo iban y venían mostrando a Eddie en todas sus etapas, y el gran monstruo de goma espuma se paseaba cada dos por tres por el escenario. Mientras, fueron sonando todos aquellos clásicos que les han hecho grandes, desde la inicial «Aces High» a la final «Run To The Hills», pasando por «Two Minutes To Midnight», «Phantom Of The Opera», «Powerslave», «The Evil That Men Do», «The Trooper», «Fear Of The Dark», «The Number Of The Beast»… Aún arriba.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.