Eli “Paperboy” Reed, magia en el Apolo
Conciertos / Eli “Paperboy” Reed

Eli “Paperboy” Reed, magia en el Apolo

9 / 10
Daniel Arnal — 07-01-2010
Empresa — Caprichos de Apolo
Sala — Apolo, Barcelona
Fotógrafo — Dani Cantó

Llenazo hasta la bandera para ver al genio de Massachussets algo más de un año después de su antológica actuación el Primavera Club 2008.  El chico de los periódicos ha conseguido en este tiempo ganarse el título de rey del soul por derecho propio. El repertorio de la noche transcurrió principalmente entre su magnífico “Roll with you” y su esperadísimo y todavía inédito “Come and get it”.  Eli Reed, con tan sólo 27 años, consigue en sus actuaciones en directo hacer retroceder el tiempo hasta los dorados años 60 gracias a su talento vocal y actoral para la música negra, que mezcla los mejores registros líricos de Ottis Redding con el punto justo de histrionismo de James Brown, y consigue que todos los asistentes a sus conciertos viajen con él cuatro décadas hacia atrás para asistir a la fiesta como testigos de excepción.  Esta vez no se vio un Eli Reed tan sumamente incendiario como el del Primavera Club, los gritos y bailes descontrolados se cambiaron por una presencia sobre las tablas más madura y apacible, su voz en directo no sorprende como el primer día y ya todos sabemos que los True Lovers son una gran banda,  sobrada de virtuosismo y destreza en los instrumentos, el combo perfecto para acompañar las brillantes canciones de Reed; pero, a pesar de haber perdido la frescura del factor sorpresa, el de Boston y su grupo ofrecieron un show cargado de magia y de energía, divertido, apasionante y vital, con picos de emoción altísimos como la interpretación solitaria a la guitarra de “Walkin and talkin”,  la presentación en sociedad de “Come and get it”, (pieza que dará título a su siguiente álbum) o el desmadre general en el bis con el hit rompepistas “(Doin’ The ) Boom Boom”, acompañado en el escenario por los The Right Ons.  Como era de esperar, Reed cumplió con creces, divirtió y emocionó, y consiguió llenar de calor la sala, haciendo sonreír y bailar al público durante más de hora y media antes salir a la calle y volver al frío siglo XXI.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.