“Esperamos que disfrutéis de esta noche y si puede ser perdáis la cabeza con nosotros”, gritaba Marc en su segundo día de lleno absoluto en La Riviera. El crecimiento de Dorian en los últimos años ha sido apasionante. De ahí que este cierre de gira se convierta en toda una celebración, un acontecimiento muy importante para la banda. ¿Podemos hablar del final de una etapa?

“Queríamos daros las gracias por hacer un sueño realidad. Cuando uno monta un grupo nunca se imagina que va a llenar dos veces la Riviera. Vosotros sois los que le dais sentido a todo”. Con “Diez años y un día” colocaron sobre la mesa los temas más aplaudidos por los fans para darle un giro y redescubrirlos. Esto les llevó a realizar un tour con algunas propuestas sonoras que no terminábamos de relacionar con Dorian. Quizá, lo bonito de esta despedida ha sido que no tenga nada que ver con este concepto. Que más bien, la propuesta de la banda haya sido recordarnos a todos que su esencia sigue intacta y que está más viva que nunca.

Sintetizadores, guitarras y una fuerte presencia de la batería por parte de Victor López que tuvo un gran solo al cerrar “Domingo Perfecto”. “El hombre que le amargó la adolescencia a sus hermanos tocando en la habitación de al lado”, así lo presentó Marc y no tuvimos otra opción que creerle al ver el resultado. Con este directo, Dorian nos demostró una vez más que es una banda intergeneracional, pero que para nada buscan llegar a una propuesta familiar. Entre el público, pudimos certificar que aún acuden esos fieles veteranos del grupo que rezan para que caiga en mitad del setlist algún tesoro de las primeras etapas. Y sí, conviven en paz y harmonía con esa gran masa comercial que colocó a la banda a otro nivel y la mantiene año tras año.

dorian_xavitorrentdos

Lo bueno de todo esto, es que Dorian sabe cuidar de ambos bandos como pocas propuestas alternativas a nivel nacional. La recuperación de “Mas problemas”, el crecimiento en el nuevo directo de “Corta el aire” con unos bonitos coros del público al final gritando aquello de: “Y de la vida que soñamos aún nos queda lo mejor”. La presencia fundamental de “Solar”, la dedicatoria a los fans del 2007 en “Tan lejos de ti” o ese bonito bloque acústico en el que “Te echamos de menos” y “Simulacro de emergencia” se ganan la noche. Nos encantaría que la banda volviera a llevar los sintes a otro nivel en los directos. Pero, siendo sinceros, con semejante selección de hits ya merece la pena no perderse el espectáculo.

Y sí, es verdad, solo hemos hablado de lo más selecto de la noche. Pero, es que no hace falta repetir que la sala explotó en una euforia colectiva con la trilogía de “La ciudad subterránea”, que “A cualquier otra parte” se convirtió en la canción más coreada de la noche o que la sorprendentemente querida “Arrecifes”, que sirvió de presentación de su último disco, se llevó el mayor número de aplausos y posiblemente, con eso, la banda la mantenga en futuras giras. Y es que, Dorian se lo pasan muy bien sobre el escenario, son conscientes del peculiar, y diverso público al que llegan. Pero, aún así, hacen lo que les da la gana, tocan lo que les apetece. Y por ello, siguen siendo tan especiales para tantas personas. “Nos vemos en la carretera con nuestro próximo álbum. Pasadlo bien, sed felices, paz y amor”