Mesías tropical
Conciertos / Carlos Sadness

Mesías tropical

8 / 10
Daniel Botello Cohen — 01-08-2020
Empresa — Cooltural Fest
Fecha — 30 julio, 2020
Sala — Plaza Vieja, Almería
Fotógrafo — Daniel Botello / Jesús Verdejo

Arde Bogotá prendió la Plaza Vieja de Almería, como antesala a un Carlos Sadness que trajo la brisa y se llevó las bendiciones en una de las noches más calurosas de este atípico verano.

La Plaza Vieja de la capital seguirá siendo, hasta el 15 de agosto y si nada cambia, el escenario grande para los conciertos programados por Cooltural Go! En esta ocasión y para cerrar el mes de Julio, los cartageneros Arde Bogotá trajeron, como casi todas las formaciones, una propuesta electroacústica donde el vocalista Antonio García, el bajista Pepe Esteban, el guitarra Dani Sánchez y J. Ángel Mercader con una reducida batería, ofrecieron un show que sinceramente se nos hizo corto. De hecho, más de lo habitual, con la significancia de su calidad sobre el escenario, aunque eso ya lo sabíamos antes del directo en Almería.

Canciones como Antiaéreo, Dangerous y la poderosa Te Van A Hacer Cambiar, solo pueden mejorar en directo cuando de base ya son buenas composiciones. Y es que esta banda tiene ese halo folk rock deslenguado y elegante, entre lo combativo y lo enamoradizo. Y aunque, Quiero Casarme Contigo es su gran Hit, Arde Bogotá, sabedores de ello, lo quemaron al inicio confiando plenamente en su repertorio, demostrando al respetable que no son una One Hit Band. Ellos pintan al otro lado del Atlántico, a medio camino entre el DF de Juan Cicerol y los Hello SeaHorse y el Medellín de Telebit o cualquier lugar dispuesto a arder con sus canciones.

Más de una década ha pasado desde la irrupción de Carlos Sadness en la escena musical de nuestro país. Por aquel entonces andaba con otro nombre y en otros lares estilísticos. Shinoflow forma parte de un mundo enterrado en rimas sobre ritmos del que Sadness aprendió mucho y entrenó sus capacidades compositivas en tierra de lobos.

Ese conocimiento y su buen hacer como letrista permitió que la noche del 30 de julio en Almería fuese inolvidable para muchos de los coolters allí sentados.

Y es que el público vino a ver a Carlos Sadness, de eso no había duda, la ovación cuando piso el escenario se oyó hasta el desierto de Tabernas, los corrillos en las terrazas previas al show hablaban de él, algunos lo hacían de su pelo y otras de sus canciones. Son los tiempos que son y muchas veces la música se olvida y a los seguidores les importa más la chapa que decora una chaqueta. La misma que el autor de Isla Morenita llevaba puesta al empezar, y de la que se desprendió envuelto en llamas, mientras recordaba su última visita a nuestra ciudad dos años atrás, coincidiendo con el cumpleaños de su guitarrista y con una apoteósica celebración.

Y es que el cantante no paró de conectar con el público entre canción y canción mediante anécdotas e impresiones, mientras ukelele en mano y acompañado de ritmos programados y dos guitarristas, desmembraba éxitos de siempre y algunas piezas de su última referencia editada, Tropical Jesus (2020)

Un trabajo editado este año y que sin duda abandera al compositor de manera definitiva bajo un estilo del que el mismo se considera creador, el pop galactropical. Estilo musical este que ya asomaba en discos como Diferentes Tipos de Luz (2018) o La Idea Salvaje (2015) y que, por primera vez desde la apertura del Cooltural Go! despegó de las sillas la espalda de las 400 personas allí sentadas. Ese momento épico, hizo que la placita se llenara de colores, de gente en pie bailando ante su asiento con algo de timidez, pero con muchas ganas y esquivando dedos acusadores, haciendo que todo se congelara en ese instante de baile.

Si Woody Guthrie tenía una guitarra que mataba fascistas, el ukelele de Sadness aplacó el calor de la penúltima noche de julio en Almería y quién sabe si el virus.

 

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.