Debate bipolar zanjado
Conciertos / Bilboloop

Debate bipolar zanjado

8 / 10
Reuben Weedianaut — 23-12-2020
Empresa — Pitch03
Fecha — 19 diciembre, 2020
Sala — Bizkaia Aretoa / Bilbao
Fotógrafo — Carlos Garcia Azpiazu

En un mes que daba comienzo con la edición más atípica de la Durangoko Azoka en sus 55 años de trayectoria, parece que la administración pública empieza a permitir que se celebren eventos culturales, aunque sea sólo a través del cuentagotas regulado por las instituciones. En este contexto asistimos un año más al Bilboloop, reducido esta vez a una sola jornada y enmarcado en el Bizkaia Aretoa por exigencia de los protocolos sanitarios impuestos en pandemia.

Con un sold out “trampeado” por la necesidad de mantener las distancias de seguridad y medidas de higiene propias de estos tiempos, el público se agolpaba puntualmente en la entrada con la excitación propia también de quien posiblemente asiste a su primer concierto en estas circunstancias, y con la misma puntualidad salieron a escena J Martina (fotos inferiores) arropadas por las animaciones de la talentosa Rakel Meyers, encargada del aspecto visual del festival y de acompañar también con imágenes en movimiento personalizadas las actuaciones de cada banda.

La música de J Martina parte de ese Hip-Hop contemporáneo que bebe de distintos géneros con desparpajo, tratando de aportar su propia personalidad mediante el uso de un euskera que viste sus canciones con un halo enraizado en la bertsolaritza, llevando incluso una adaptación de Camarón a su propio terreno. Bien por juventud, bien porque habían probado sonido brevemente justo antes de empezar, se percibía una cierta timidez en los temas y en las 2 cantantes que empastaban sus voces sobre bases con aires de Trap, Reggaeton y Boom Bap de manera que llegó a recordarme a Marta y Marilia filtradas por Auto-Tune. El encargado de hacer sonar las producciones que completa el trío también vestía la música con arreglos de guitarra puntuales que aportaban un sonido orgánico necesario ante una propuesta que resultó por momentos fría y sintética. El grupo fue de menos a más a medida que avanzaban los minutos, con una versión de Novedades Carminha que les hizo venirse arriba como punto de inflexión, pero en general demostraron que aún les queda recorrido. No pude asistir la semana anterior a su actuación junto a Laura Sam en Gau Irekia por estar viendo precisamente a los siguientes protagonistas de estas líneas en Iparragirre, pero viendo la querencia que tienen por el bertso y lo bien que les sienta, me encantaría verlas en un contexto más cercano a lo que podemos encontrar en el Spoken Word Bilbao o a una imaginaria Kate Tempest euskaldun.

Arima (fotos inferiores) fueron por méritos propios una de las revelaciones del año pasado con un EP de 4 temas grabado y editado por Bonberenea que dio a conocer el talento compositivo que atesora Paule Bilbao al frente de este proyecto. Conocida en la escena local por haber formado parte de Buenas Tardes, Comandante, una fugaz banda que me parece de lo mejor que ha dado el Shoegaze estatal en mucho tiempo. Esa precisamente fue la mayor sorpresa que encaré la primera vez que pude ver al trío en directo, la presencia casi anecdótica en su repertorio del género que dieron a conocer My Bloody Valentine y The Jesus & Mary Chain. Si bien la base de las canciones son esos loops y capas de guitarra tan característicos, su propuesta sobre las tablas recuerda más a las Riot Grrrls vía The Breeders y su presencia escénica a la Polly Jean más cruda, no en vano llevan en su setlist una emocionante versión del “Epilogoa” de Anari. Construyendo intensidad desde la intro, fueron añadiendo tensión a base de dinamizar contundencia y una calma a la que contribuían unas proyecciones compuestas por Meyers para la ocasión mediante primeros planos de naturaleza viva. La maestría y experiencia de Gontzal Bilbao (Ama Say) a la batería y la serenidad de Josu González al bajo y coros sostienen las repeticiones que Paule maneja desde su Fender y su pedalera, haciendo de Arima uno de los mejores grupos que he visto tocar en mucho tiempo (3 veces en 7 días, ésta la segunda de ellas) y al que habrá que estar muy atentas porque este verano grabaron de nuevo a los mandos de Txap (Lisabö, bIDEhUTS) su próxima referencia, que verá la luz de nuevo también bajo el sello de Tolosa.

Para terminar nos quedaba el considerado “plato fuerte” de la velada vespertina. Poco hay que decir de Lukiek (foto inferior y encabezado) que no se sepa. Comunmente confundidos como un proyecto secundario del guitarrista de Belako, Josu Ximun, la banda de Mungia son una maquinaria perfectamente compenetrada para funcionar en directo (da gusto ver a músicos que se miran entre ellos mientras tocan) que nada tiene que envidiar al Rock de estadio que practica Josu con su otro grupo. Simplemente tienen un concepto distinto, otra manera de entender la música que pasa por (casi) todo lo que suene a Rock alternativo de los 90 (una vez más, con proyecciones ad hoc, esta vez formadas por píxeles CMYK muy propios de la década de los 8bits): de Dinosaur Jr a Nirvana, siempre con ese nervio particular que da el infalible triángulo guitarra, bajo y batería. Antton (ex-Leun) demuestra lo buen músico que es mediante esa contundencia de la que carece por completo cuando acompaña en directo con la delicadeza de su guitarra a Sara Zozaya, y Christian le acompaña en la sección rítmica con técnica y una manera de tocar que me recuerdan mucho a Travis Baker y no sólo por aquel peinado que le granjeó el mote “Krestonin” en su tiempo. Ximun al micrófono fue dando cuenta de las canciones una tras otra con un ritmo en crecimiento (que terminó con las butacas como improvisadas pistas de baile unipersonales) y ese euskera tan particular de Mungialdea, parando sólo para mostrarse constantemente agradecido con todos los presentes (técnicos, promotores, público, personal…) por el esfuerzo que supone para todo el mundo estar allí apoyando la cultura con todo lo que nos rodea. Desde luego, ninguno de los asistentes volvió a casa dudando de ese compromiso inquebrantable que nos une a ella en todas sus formas.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.