Bailar en la oscuridad
Conciertos / Aurora

Bailar en la oscuridad

8 / 10
Javier Martín G. — 20-02-2015
Sala — Madchester
Fotógrafo — Natalia Ceba

Aurora. Luz de amanecer en Almería, donde ya también nos anochece. Y es que
últimamente surgen bandas de todo tipo y la programación de conciertos
goza de más salud que nunca. Buena parte de la culpa de ello lo tiene la
sala Madchester, que se ha convertido en su corta existencia en un
referente para la música en directo de la ciudad. Esta vez se daban cita
dos de las propuestas más atractivas del sureste español. Por un lado,
los granadinos Aurora, con “Sílice”, su recién estrenado álbum bajo el brazo. Por otro, los almerienses Monte Terror,
un secreto a voces en este rincón de Andalucía, sobre todo después de
ser seleccionados como una de nuestras bandas Demoscópicas 2015.

Contra todo pronóstico, fueron Aurora los encargados del saque inicial,
dejando el cierre para el equipo de casa. Los granadinos visitaban por
primera vez Almería capital (ya estuvieron en el Festival Pulpop de
Roquetas de Mar en 2013), estrenando disco y nueva sección rítmica.
Desde el principio, con el inspirado preludio formado por “Arena en los
ojos” y “Algo tan sólido”, quedó claro lo que ya se atisba en el disco:
Aurora ha dado esquinazo al pop de guitarras y apuestan por nuevas
texturas sonoras, ganando protagonismo las percusiones. El ritmo manda.

La banda de los hermanos Bolivar despachó el flamante “Sílice”
prácticamente entero, con esa dinámica de ritmos que arrancan,
desaceleran y vuelven a pisar el acelerador. Las guitarras reclamaron el
estrellato con “Desaparecer” y su final noise, uno de los rescates de
“Géminis”, su debut. El punto final vino con “Voces”, el que fue single
adelanto de este segundo álbum, un hit en potencia con una melodía
pegajosa y un estribillo irresistible. Se echó de menos algo de
implicación del público, en torno al centenar, quizá todavía no
familiarizados con las nuevas canciones o con el guiño bailongo que
lleva implícito el repertorio. 

Y de la duna a la roca volcánica. Monte Terror son un volcán antartico
en cuerpo y alma. Su mantra melódico se colaba entre las grietas de la
esa erupción guitarrera, que se escenifica en la melena de Miriam
desplomandose sobre el mástil de su Fender Jaguar. El rock también es
imagen y actitud. Lástima que un cable rompiera la magia. Remataron con
“Superplagio”y nosotros abandonamos la sala con la sensación de que en
Almería, por fin, pasan cosas propias.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.