El principio del final
Conciertos / Amaral

El principio del final

8 / 10
María Alfonso Gallego — 22-11-2021
Fecha — 19 noviembre, 2021
Sala — WiZink Center, Madrid
Fotógrafo — María Alfonso Gallego

Resulta extremadamente complicado escribir sobre lo vivido la pasada noche del viernes sin emocionarse. En ella, Eva Amaral y Juan Aguirre, AMARAL, tuvieron la oportunidad de celebrar, tras 608 días y una pandemia de por medio, el concierto de presentación de su último álbum. Fue así como el Wizink Center de Madrid abrió sus puertas para acoger a unas doce mil personas que, por fin, darían el Salto al Color.

Pocos minutos después de la hora prevista, el pabellón se sumergió en una profunda oscuridad mientras que, uno a uno y entre aplausos, empezaron a salir los integrantes de la banda: Alex Moreno (batería), Tomás Virgós (teclista), Laura Rubio (corista) y Ricardo Esteban (bajista). Seguidamente lo hizo Juan y, tras él, en el centro del escenario, apareció Eva con el rostro tapado por un casco de cristales.

Los primeros y reconocibles acordes de “Señales” fueron más que suficientes para desatar la euforia entre el público. Esta no dejo de crecer a medida que avanzaba la noche y, con ella, todo un viaje a través de la discografía del grupo, que no dejó fuera grandes hits de su carrera como ‘El universo sobre mí’, ‘Moriría por vos’, ‘Lo que nos mantiene unidos’ o ‘Kamikaze’, entre otros. Todos ellos se caracterizan por haber sido himnos para diferentes generaciones, las mismas que allí se encontraban. Niños y adultos bailando al son de las canciones que les han acompañado en diferentes momentos de su vida.

El directo superó las dos horas de duración, pero estas pasaron a la velocidad de la luz. Dos horas en las que convivieron la energía y el rock de temas como ‘Hacia lo Salvaje’ o ‘Revolución' (a la que le siguió, sin pausa alguna, ‘Nuestro Tiempo’), con la paz y armonía de ‘Cuando suba la marea’ o ‘Soledad’. En esta última contaron con el talento de la bailaora Lucía Ruibal, que les acompañó en el escenario con su hipnótica danza que no sólo logró emocionar al público, sino también a la propia Eva, a quien le resultó muy difícil contener las lágrimas y confesaba: “llevo toda la noche intentando aguantar el llanto. Me tiemblan hasta las piernas”.

Uno de los momentos más mágicos de la noche tuvo lugar cuando Pablo Fergus ocupó el asiento de Tomás Virgós, quien antes del segundo bis, tuvo que “Salir Corriendo”, y es que tal y como explicaron, su mujer salía de cuentas esa misma semana y se había puesto de parto.

“Sin ti no soy nada” y “Peces de colores” ponían el broche final a esta exitosa noche. Un éxito que atribuyeron al público, a esa marea humana que tanto cariño les han demostrado siempre, y a todas las personas que trabajan para hacer posible lo que vimos con nuestros propios ojos. Todas y cada una de estas personas aparecían en una larga lista que Eva leyó y, algunas de ellas, tras finalizar el concierto, salieron al escenario para unirse a la banda y ser arropados por una oleada de merecidos aplausos.

608 días han sido los que han hecho falta para volver a encontrarnos “Entre la Multitud”. 608 días de este esperado concierto cuya espera, si les preguntáramos a todos los que estuvieron allí presentes, dirían que ha merecido la pena. Amaral nos han devuelto el color tras tanto tiempo viviendo en una escala de grises, y este gran salto solo ha sido “El principio del final”.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.