La cantina de medianoche. Tokyo Stories (1 y 2)
Comics / Yaro Abe

La cantina de medianoche. Tokyo Stories (1 y 2)

8 / 10
Oriol Rodríguez — hace 4 semanas
Empresa — Astiberri

Astiberri es una de las editoriales que más satisfacciones nos viene regalando a los amantes del cómic desde que iniciara su encomiable andadura ahora hace casi veinte años. Ahora bien, entre sus joyas no suelen abundar títulos vinculados al mundo del manga. Son pocas las referencias llegadas de Japón, pero eso sí, las que llegan están extremadamente bien seleccionadas. Ahí están para dejarlo claro diversos títulos de Shigeru Mizuki, Yoshihiro Tatsumi y algunas obras de Osamu Tezuka y Jiro Taniguchi. De este último publicó “El gourmet solitario” –junto a Masayuki Kusumi– por primera vez en nuestro país en 2010 y su secuela de 2016, “Paseos de un gourmet solitario”. Dos volúmenes de fascinantes historias de tono intimista que a la vez nos permitían descubrir la cultura japonesa a través de su gastronomía. En estas mismas coordenadas, relatos introspectivos con coartada foodie, se mueven las dos entregas de “La cantina de medianoche” de Yaro Abe.

Nacido en 1963, Yaro Abe dedicó veinte años de su vida a dirigir una agencia de publicidad. No fue hasta los cuarenta y un años que se aventuró a dar el salto al mundo del dibujo. Ganador del premio Shogakukan al nuevo talento en 2003, empezó a publicar sus historias de medianoche el año 2006 en la revista Big Comic Original, convirtiéndose casi de inmediato en todo un fenómeno en Japón. Tal es su popularidad en su país que ya se han rodado dos películas inspiradas en sus viñetas y una fantástica serie de televisión de la cual podéis disfrutar de sus (hasta ahora) dos temporadas en Netflix. Incluso la tasca Maruya Shokudo de Barcelona está inspirada en el restaurante en el que transcurre el manga.

Abe sitúa su historia en Shinjuku, el barrio financiero de Tokio. En una de sus callejuelas se esconde una pequeña cantina que, al revés del pulso vital de la gran mayoría, abre sus puertas a las doce de la noche y las cierra a las siete de la mañana. En ningún momento se nos descubre el nombre de la tasca, tampoco el de su reflexivo dueño, cocinero meditabundo que hará las delicias de su peculiar clientela: ejecutivos y administrativos, deportistas en horas bajas y jubilados, yakuzas y policías, prostitutas y actores porno… En cada uno de los capítulos, uno de estos curiosos y solitarios personajes pedirá un plato que no se encuentra en la carta, creación culinaria que servirá para evocar una historia pretérita. Con trazo sencillo pero sin ahorrar en detalles, de ritmo pausado y tono intimista, entremezclando drama y comedia, Yaro Abe construye un manga que hará las delicias de los paladares más exigentes y selectivos.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.