Lecturas a domicilio
Comics / VV.AA.

Lecturas a domicilio

10 / 10
Alex Serrano — 08-06-2020
Empresa — Astiberri

Las situaciones insólitas requieren soluciones innovadora para aquellos que quieren seguir adelante con sus labores. La pandemia, el confinamiento, y todas las consecuencias asociadas a ambas cosas han hecho que, en un tiempo récord. todo el tejido empresarial del cómic haya tenido que cambiar sus modos y maneras a lo largo de, como mínimo, un buen puñado de semanas. Sus efectos y consecuencias, aún hoy, están por ver.

La paralización de la actividad de librerías y editoriales y la obligación de que los lectores se quedasen en casa ha generado toda una serie de momentos inéditos y de iniciativas dispares. Algunos han hecho gala de su afán por aportar, han sacado a la luz su espíritu de comunidad y sus ganas de sumar al sector del cómic en España en uno de sus momentos más oscuros, mientras otros seguían a lo suyo y se apuntaban a un sálvese quien pueda respaldado por la ley, un supuesto compromiso con los clientes y, por qué no decirlo, una interpretación bastante alegre del sentido de la ética y la solidaridad.

Por supuesto, los casos que interesan son los primeros, y los ha habido varios y bien meritorios. La editorial La Cúpula resucitó “El Víbora” brevemente para publicar seis entregas en formato digital y gratuito, con contenidos de autores como Pedro Almodóvar, Max o Aroha Travé. Autsaider Cómics ofreció cada semana de manera gratuita cómics de su catálogo en formato digital de gente como Ben Marra.

Para terminar, Astiberri se sacaba de la manga “Lecturas a domicilio”, una serie de tres tomos digitales de cerca de doscientas páginas cada uno que recogen historias cortas, material inédito y un sinfín de cómics de todo tipo, de nuevo completamente. gratis. Con casi seiscientas páginas y un largo listado de autores, vale la pena realizar un repaso volumen a volumen.

Lecturas a domicilio: Libro naranja”. El primer volumen de la trilogía llegaba capitaneado por Santiago García, que participaba en hasta cuatro ocasiones, con historias cortas junto a Javier Olivares, Pepo Pérez, Juaco Vizuete y Sergio Córdoba. Álvaro Ortiz aporta “Cráneo de doble fondo”, un interesante relato distópico cargado de exotismo y misterio y, bueno, siempre es una buena noticia poder leer algo suyo. Alfonso Zapico realiza en su aportación un análisis lucidísimo sobre la pervivencia de libros, revistas y cómics de formato físico. Destacan también un relato inédito de José Domingo y el inicio de dos, llamémosla, series: el primero de una serie de relatos de ambientación illenca de Bartolomé Seguí que consiguen meter la brisa baleárica en tu casa de puro bonito y el minucioso trabajo de experimentación y disciplina de Brais Rodríguez con su saga fanzinera “La gente del perro”. Todo ello en un volumen con nombres como Javier de Isusi, Ramón Boldú, Raquel Alzate o Tyto Alba.

Lecturas a domicilio: Libro verde”. El segundo volumen de la trilogía vuelve a contar con una profusa participación de Santiago García, esta vez junto a Javier Olivares, Luis Bustos y Pepo Pérez. Cuenta, además, con un espectacular reportaje de la dupla Guillermo Abril y Carlos Spottorno. “Objetivo: Europa” apareció originalmente en El País Semanal y repite ese formato de cómic a partir de la fotografía que tan bien les funcionó en “La Grieta”. En esta ocasión, el tema a tratar es relativo a los esfuerzos en la carrera espacial de Europa desde unas instalaciones en la Guayana Francesa.

Artur Laperla hace una genial relectura de la historia de Juan Bautista, con la garra y despliegue a la que acostumbra en sus obras, y Antonio Hitos nos regala una historia corta inédita en bitono que abunda en su universo entre la cultura callejera y lo alienígena.

Viajamos también a 2006, para retornar momentáneamente a “La tetería del oso malayo” de David Rubín, y nos adentramos en reflexiones de corte social de la mano de José Luis Munuera y Marcos Prior que nos recuerdan, si es que hacía falta, que el cómic es un medio con una capacidad de discurso y comunicación que trasciende ampliamente el ámbito del entretenimiento. Un delicioso relato slice of life de Alfonso Zapico y la recuperación de la curiosísima (e inédita) “La prisión portátil” de Paco Alcázar redondean este tomo .

“Lecturas a domicilio: Libro morado”. El tercer y último volumen de la saga de lecturas en confinamiento trae otro precioso relato mediterráneo de Bartolomé Seguí, así como un buen puñado de píldoras de gran inspiración, como la aportación de Bretch Evens, una interesantísima biocomicgrafía de David López y Graciela de Torres, el perturbador “Mal de ojo” de David Sánchez o un interesante trabajo de ciencia-ficción con mensaje social a Cargo de Cristina Durán y Miguel Ángel Giner Bou. José Domingo vuelve para adaptar magistralmente un relato de Ambrose Bierce y Brais Rodríguez para concluir ese vendaval que es “La gente del perro”. Mamen Moreu saca petróleo del formato corto en tan solo dos páginas y Manel Fontdevila se pone costumbrista y veraniego para mostrar, una vez más, el amplísimo catálogo de recursos que maneja, además de la facilidad que tiene para destilar humor de alta graduación. Este tomo morado nos permite recuperar un excelente ejercicio mudo adaptando una canción de Iván Ferreiro que a muchos no seguidores del músico se nos había pasado por alto y un menos es más extremo de Pablo Ríos en homenaje a Antonio Machado.

Lecturas a domicilio” es un acto de generosidad de autores y editores. Una iniciativa bella llena de cómics bellos. Debería ser también un recordatorio de lo afortunados que somos por tener un país lleno de talento, y de lo importante que es apoyarlo para que se mantenga muchos años.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.