A Fake Story
Comics / Laurent Galandon Y Jean-Denis Pendanx

A Fake Story

7 / 10
Joan S. Luna — 13-10-2021
Empresa — Ponent Mon
Fotógrafo — Archivo

Que el mundo se levanta sobre muchas mentiras es algo que todos hemos aprendido a base de decepciones y enfrentamientos con la dura realidad, como también somos conscientes de que muchas de esas mentiras se nos han vendido y se nos siguen vendiendo como indudables verdades. Eso ocurre porque muchas veces resulta complicado saber dónde acaba la mentira y dónde empieza la interpretación de la realidad. Sobre la complejidad de todo ello giran las noventa y pocas páginas que firman Jean-Denis Pendanx y Laurent Galandon, quienes a su vez han tomado como eje central la novela del mismo título escrita por el periodista estadounidense Douglas Burroughs, uno de los protagonistas de esta historia.

En “A Fake Story” nos encontraremos con muchas mentiras, mentiras de tipos bien distintos, desde las mentiras piadosas hasta las mentiras asquerosamente mercantilistas. Una torre de mentiras que se alimentan unas a otras y que Burroughs intentó desenredar en Estados Unidos a finales de los años treinta al enfrentarse a un caso real de parricidio. En octubre de 1938, Orson Welles retransmitió radiofónica y dramáticamente “La guerra de los mundos” de H.G. Wells en las emisoras de la CBS, cuya onda expansiva era tan grande que se extendía por todo el hemisferio norte del continente americano. Cuenta la leyenda –y “A Fake Story” repasa los acontecimientos– que el programa de Welles aterrorizó de tal manera a la población norteamericana que fueron muchos los ciudadanos que enloquecieron, que huyeron de sus casas o que se suicidaron ante la llegada de los extraterrestres. Burroughs nos cuenta –de la mano de Galandon y Pendanx– que en todo ello hubo mucho de campaña publicitaria, de mentira vendida a los medios y compartida una y otra vez hasta ser asimilada por la gente. Pero al mismo tiempo también nos habla sobre un asesinato real que él mismo investigó en aquel momento. Un joven algo desorientado aseguraba haber matado a sus padres y posteriormente haberse intentado suicidar ante el desgarrador miedo provocado por la invasión extraterrestre sobre la que hablaba Welles. Ese es el punto de partida de un adictivo thriller en el que vamos descubriendo detalles poco a poco hasta dar con una verdad –el caso se resolvió– entre tantas mentiras. Por el camino surgirán temas como la manipulación de los medios, la falta de escrúpulos de los profesionales de la radio, el racismo en los Estados Unidos de la época, los abusos y muchos otros temas que, en su complejidad, acaban revelando una impactante verdad mucho más sencilla –aunque igualmente triste– de lo que imaginábamos.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.