Josep
Cine - Series / Aurel

Josep

7 / 10
J. Picatoste Verdejo — 26-03-2021
Empresa — Les Films d'Ici, Les Films d'Ici Méditerranée, France 3 Cinéma, Lunanime, Tchack
Fotógrafo — Archivo

A diferencia del cine alemán con el Holocausto y el americano con la esclavitud, el cine francés no se suele prodigar en el ejercicio del exorcismo de los fantasmas de su patria. Así, por ejemplo, si bien “La llave de Sarah” (10) de Gilles Paquet-Brenner, basada en la novela de Tatiana de Rosnay, abordaba la gran redada de judíos del Velódromo de Invierno parisino durante la II Guerra Mundial, paralelamente se realizaba “La redada” (10) de Rose Bosch, que daba una versión más benévola y autocomplaciente, ideal para lamerse las heridas.

Por eso, sorprende la contundencia de “Josep”, la película de animación basada en las experiencias del dibujante catalán Josep Bartolí en el exilio tras la Guerra Civil. Además, el filme no solo ha obtenido el beneplácito de los Premios del Cine Europeo, sino también el César a la Mejor Película de Animación Francesa. La cinta se abre precisamente con un personaje lanzando exabruptos contra la actitud de las autoridades galas hacia los republicanos huidos tras la caída de Barcelona. El retrato que este primer largometraje del dibujante de prensa Aurel (Aurélien Froment) realiza del campo de concentración en el que se acumulan los refugiados y, sobre todo, de los guardias encargados de su control es implacable y feroz (y nos remite a situaciones del presente). Se le podría incluso reprochar que caiga en cierta caricaturización tópica y maniqueísta por la que el personaje más deleznable adopta formas porcinas en contraste con los trazos amables que se le dedican al más benigno, quien, además, es el que cuenta la historia en su vejez (con lo que esa decisión artística discutible encontraría una justificación plausible al ser una apreciación subjetiva del narrador).

Así, la cinta sucede principalmente en dos tiempos –el pasado y el presente–, lo que permite al director no solo mostrar varios estilos de dibujo sino también construir un discurso sobre la memoria, tanto en forma como en contenido: trazos que desaparecen, tiempos que se mezclan. Clara e intencionadamente convencional aparece el trazo en el presente en el que se constata, si no deseo de olvido, sí indiferencia por una parte de la sociedad adulta, pero también la esperanza en que sean las nuevas generaciones las que recuperen la memoria del pasado. Es “Josep” una cinta decididamente política, combativa en su franqueza y profunda en su alcance. Además de una reivindicación de la subversión y un homenaje a aquellos republicanos españoles –tanto a los que se marcharon como a los que se quedaron–, incluso en detalles aparentemente menores. Así, la canción principal de la película, “Todas las madres del mundo”, interpretada por Silvia Pérez Cruz (e incluida en su último disco “Farsa (género imposible)”),es, en realidad, una musicalización del poema “Guerra”, del poeta republicano Miguel Hernández, muerto en la cárcel durante el franquismo.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.