La tragedia de Macbeth
Cine - Series / Joel Coen

La tragedia de Macbeth

7 / 10
J. Picatoste Verdejo — 15-01-2022
Empresa — Apple TV
Fotógrafo — Fotograma de la película

La primera película en solitario de Joel Coen permite elucubrar, más como juego que como investigación concluyente, sobre qué aportaba cada uno de los hermanos al tándem que había permanecido unido desde su primer largometraje, durante treintaicuatro años y dieciocho películas. Alguna vez había firmado Joel solo la dirección, pero se entendía como algo anecdótico, porque en esas ocasiones los guiones los seguian escribiendo juntos y Ethan aparecía acreditado como productor.

Hay algo que une este “Macbeth” con “No es país para viejos” y “Valor de ley”: las tres son adaptaciones literarias y, como aquellas, se mantiene fiel al original. Tan fiel que se pierde uno de los rasgos distintivos del cine de los Coen, el humor extraño, incluso cruel con los personajes. Y claro, el Shakespeare trágico no es terreno para el humor. En una entrevista reciente Joel Coen decía que “Macbeth”, nacido como proyecto teatral junto a su mujer, Frances McDormand, no la podría haber hecho con Ethan porque este no estaba interesado. ¿Sería por la falta de elementos cómicos? Ya adaptaron otro clásico de la literatura, “La Odisea” de Homero, en “Oh, Brother”, pero ahí retorcieron el texto como quisieron. ¿Es por tanto Joel Coen el más serio de los dos hermanos?

Por otra parte, este “Macbeth” es el ejercicio de estilo más rotundo de toda la carrera de Joel y, en consecuencia, mayor que cualquiera de las cintas de Ethan. Combina una opción formal minimalista, propia del teatro alternativo, con la belleza de los recursos cinematográficos, en especial, la inconmensurable fotografía en blanco y negro de Bruno Delbonnel, que hace del film un lujo continuo para la vista. Las imágenes de Joel extraen, de la gravedad, poesía en momentos tan bellos como un duelo en el que se confunden exteriores con interiores. Una película fuera de mercado, libre y densa, anacrónica en tiempos de Marvel. ¿Era pues Ethan, firmante como productor de los filmes fraternales, un lastre para la expresión de la creatividad formal de Joel?

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.