Lightyear
Cine - Series / Angus MacLane

Lightyear

6 / 10
Luis de la Iglesia — 04-07-2022
Empresa — Pixar / Walt Disney Studios Motion Picture Spain
Fotógrafo — Cartel de la película

Cuando Disney Pixar anunció “Lightyear”, spin-off de la increíble saga “Toy Story”, no sabía qué esperar. Supieron darle una vuelta bastante inteligente a la franquicia con “Toy Story 4”, aunque no tan espectacular como la trilogía original. Pero lo que proponía la nueva historia de Buzz, interpretado por Chris Evans, era una ficción dentro de ese universo, una especie de alejamiento de la fórmula original, sin dejar atrás a ese personaje al que nos referimos con cierta nostalgia. Lo que ha surgido de este experimento es algo que está bien, pero que no llega al listón con el que el estudio nos enamora año tras año.

La animación es increíble –el gatito robot es lo mejor– y Taika Waititi nos sigue haciendo reír con la ridiculez de los personajes a los que encarna. Todo en regla, sin embargo hay dos motivos por los que esta película difícilmente se recordará como algo más que anecdótica –¿Te acuerdas de que hicieron una película de Buzz Lightyear?–. El primero guarda relación con la forma en la que está escrito el personaje. Tenemos a un héroe que intenta, de forma desesperada, salvar a sus amigos, pero en su obcecación se va alienando de todo lo que le rodea hasta quedarse solo y convertirse en su propio enemigo. Desgraciadamente, lo que podría haber sido un personaje lleno de claroscuros y contradicciones pierde toda profundidad a causa de unos diálogos nada sutiles a la hora de enfrentarse a su conflicto. En esta línea, los guionistas han optado por el “decir, no mostrar”, algo que termina por abstraernos de lo que está ocurriendo. Buzz se pasa todo el filme siendo excesivamente explícito y no dejando que sus acciones nos muestren el cambio interno que está sufriendo.

El otro motivo –y repito, siempre en relación con el listón habitual de Pixar– son los tempos de la acción. El principio de la película no consigue despegar como merece. Aunque vaya en sintonía con lo que se nos quiere contar, peca de reiterativo. Cuando comienza la historia de verdad ya es tarde y hemos perdido el interés en lo que le ocurra a ese Buzz ególatra que tenemos frente a nosotros. A eso hay que sumarle que tardemos media hora –sí, media hora en una cinta que apenas dura cien minutos– en conocer al resto del elenco protagonista. Finalmente, el villano solo se siente como una amenaza durante los últimos veinte minutos. Ya se entiende que la revelación de quién es tiene un significado más profundo, pero su presencia es mínima y a duras penas aporta tensión a la trama.

En sus películas, Pixar nos ha malacostumbrado con una calidad excelente y es cuando saca productos como este “Lightyear” cuando vemos desaparecer la magia que hace sus películas tan especiales. Quizás si estuviéramos hablando de otro estudio seríamos más compasivos, pero con Pixar las expectativas siempre van, y disculpad la broma, hasta el infinito y más allá.

 

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.