En la primera entrega de este especial de entrevistas por el veinte aniversario del “California” de Mr. Bungle (lee aquí), hicimos una breve reseña del contexto en el que el grupo lanzó este último disco y cómo influyó en ese espacio temporal y asimismo cómo dejó su marca en toda una generación de músicos y fans. En esta ocasión vamos a dejar ese trabajo al director de orquesta, arreglador, compositor y productor argentino Cheche Alara –colaborador de nombres como Lady Gaga, Caetano Veloso, Stevie Wonder y un inabarcable e impactante etcétera–, quien dirige Mondo Cane, el ensamble italiano de Mike Patton, grupo por el cual pasaron otros Mr. Bungle como Trey Spruance, Trevor Dunn y Willie Winant. “Creo que Bungle es una de las bandas mas importantes de la historia. Escucharlos es siempre una clase magistral sobre música, arte, libertad… una combinación única de actitud y profundo conocimiento ¡Fueron y seguirán siendo únicos y geniales! Cuando Mike me llamó para proponerme ser parte de Mondo Cane, fue una conversación muy graciosa porque, como no me conocía personalmente, la charla empezó muy formal y educada, creo que se imaginaba alguien más bien rígido y formal, de otro palo ¡hasta que le dije que Bungle siempre me volaron la cabeza! Luego de su sorpresa, rompimos el hielo y comenzó una historia genial. Todos los músicos de Bungle que pasaron por Mondo Cane son unos fuera de serie. Cada uno me ha volado la cabeza numerosas veces. Capos de verdad”.

La primera parte de este especial contó con la participación de músicos de la banda como Willie Winant y el co-fundador Trey Spruance, así como otros personajes relacionados con el grupo como Justin Pearson (The Locust/Dead Cross) y Ben Weinman (The Dillinger Escape Plan/Suicidal Tendencies). En este segundo capítulo contamos con la palabra de la diseñadora de la portada del disco, Mackie Osborne, la del percusionista invitado Ches Smith, el multi instrumentista participante de la gira de “California”, James Rotondi; también incluimos el testimonio del saxofonista y teclista de Mr. Bungle Bär McKinnon y nos damos el lujo de un ida y vuelta sustancioso con el prestigioso bajista y co-fundador del grupo Trevor Dunn, también colaborador de Fantomas, Melvins, John Zorn y Qui, entre otros.

Mackie Osborne
(diseñadora de portada, esposa de Buzz Osborne de Melvins)

¿Cómo te involucraste en el diseño de la portada de “California”?
He estado haciendo diseños de portadas de discos para Melvins durante años. Cuando dejaron de trabajar con Atlantic se mudaron a Ipecac Recordings, el sello que Mike y Greg Werkman empezaron juntos. Había hecho algunos diseños de portadas de Melvins y Fantomas para Ipecac, así que había trabajado con ellos antes.

¿Cómo surgió la idea?
Mike tuvo una idea muy específica de la imagen que quería para la portada y me dio bocetos para trabajar.

¿Qué tal recuerdas la experiencia de trabajar con la banda?
Realmente solo trabajé con Mike. Me dio un montón de ideas para trabajar y tenía algunas imágenes en particular que quería incluir. Tenía una visión muy clara de lo que quería, lo que fue realmente útil. En general, siempre ha sido una experiencia muy positiva trabajar con Mike y Greg. Tienen una perspectiva realista de lo que es importante en el diseño del packaging de los discos, lo que hace que sea un placer trabajar para ellos.

Ches Smith
(Mr. Bungle/Secret Chiefs 3/John Zorn/Snakeoil)

¿Qué sentiste cuando obtuviste el trabajo de percusionista en la banda?
Conocía sus discos y les había visto un par de veces. Había escuchado sobre ellos desde mi adolescencia, ya que yo también soy del norte de California. Cuando me pidieron que sustituyera a Willie Winant, en primer lugar pensé: “¡Mierda! Tengo un montón de cosas que organizar en instrumentos que apenas sé tocar”. Yo era cien por cien batería en ese momento. Sin embargo, Willie fue excelente para conseguirme toda la información que necesitaba para aprender su repertorio, realmente me ayudó.

¿Qué recuerdas las veces que tocaste en vivo con Mr. Bungle?
Fue realmente divertido. Eran momentos de mucha acción. Había muchísimo que recordar para mí, tenía que saber qué instrumentos de percusión estarían listos para tocar y cómo pasar de uno a otro a tiempo, a quién mirar y qué sonidos necesitaba en mi monitor antes de que la canción transcurriera. También recuerdo que la actitud hacia la audiencia era completamente diferente cuando se trataba de su público o de una audiencia de festival, como en Snocore 2000, por ejemplo. Era un testimonio de cuán antagónica era la banda hacia la audiencia en esos momentos. Siempre estuve muy acostumbrado a tocar música que todo el mundo odia, así que fue una bocanada de aire fresco estar con músicos más viejos y “exitosos” que parecían saborear un ambiente tan hostil. Luego, cuando volvimos a los shows de Bungle, donde ellos eran la única banda en la lista y los iba a ver su público, simplemente tocaban y todo el mundo tan contento.

Como persona que aprendió a tocar el disco, asumo que lo estudiaste y lo analizaste en profundidad. ¿Qué puedes decir sobre “California” como obra de arte global?
En realidad no puedo decir mucho, ya que solo estaba concentrado en las estructuras de las canciones y en qué momentos la percusión entraría y saldría. Tampoco lo he escuchado desde entonces, aunque me gustaría volver a hacerlo. Recuerdo que me sorprendió la forma en que se reinventaban con cada álbum, bueno tal cual lo hacen en todos sus proyectos actuales. Siempre pensé que esa era la idea de la banda: seguir creando y avanzando. Fue genial reforzar ese concepto de la mano de músicos convincentes que eran más viejos que yo.

Compartiste proyectos con los tres miembros principales de Mr. Bungle a lo largo de los años y creo que les conoces bien, sobre todo a Spruance. ¿Sientes que podrían seguir siendo compatibles para colaborar de nuevo?
No veo por qué no. Pero esos cinco muchachos, no sólo Patton, Spruance y Dunn, no se motivan con rumores o habladurías para hacer cosas, por lo que probablemente tendría que surgir algo concreto que les impulse a crear nuevamente juntos.

En tu opinión, ¿qué aspectos que la música o la filosofía que Bungle solían representar son necesarios en la escena musical actual?
El hecho de nunca llegar a creer haber llegado a un propio límite. Necesitamos eso jodidamente.

James “Roto” Rotondi
(Mr. Bungle/Air/ Humble Pie/Billy Gibbons, ex editor de las revistas Guitar Player y Guitar World y colaborador de Rolling Stone, Spin, Mojo, etcétera)

El multi instrumentista de origen francés James Rotondi nos da sus jugosas sensaciones sobre haber sido parte de la gira de “California”, en 1999 y 2000.
“Entré en Mr. Bungle por recomendación de mi amigo Joe Gore, guitarrista de Tom Waits. Antes de eso solía tocar en una banda de jazz-hip hop del sello Verve que se llamaba The Grassy Knoll. Allí tocaba la guitarra, usaba loops, rollo John McLaughlin en la época que colaboraba con Miles Davis: wah wah, ritmos raros y funkies. También hice de DJ con esa banda y tocaba teclados, técnicamente tenía un Kurzweil K2000, el cual llegué a conocer bastante bien. En 1999, Trevor Dunn le preguntó a Joe si conocía alguien que cubriera ese tipo de funciones para Mr. Bungle, alguien que pudiera tocar guitarra, teclados, samples y que haciera también coros. Afortunadamente Joe pensó en mí.
Trevor me presentó a Trey, quien había desarrollado un sistema brillante y único utilizando el Kurzweil K2500 para disparar samples y también tocar varios sonidos de teclado al mismo tiempo. Ahora, Mr. Bungle podría haber hecho lo más fácil, con solo tener “pistas de acompañamiento” pregrabadas, en las que todos estarían tocando sobre un clic, y el sonido sería fácil de resolver e idéntico cada noche. Pero creo que Trey sabía que eso destruiría la espontaneidad y el nivel de explosión que hizo a Mr. Bungle tan grandes, y que también podría limitar a Danny Heifetz como baterista, un tipo que tiene un gran swing natural.

Entonces. . . ¿Qué haces para grabar “California” a tres pletinas de cinta sincronizadas de veinticuatro pistas, con un montón de tracks adicionales, bocinas, sintetizadores, efectos de sonido, instrumentación étnica, capas de Mellotron, sintetizador Moog, etcétera, y solo tienes una banda de cinco músicos?
Bueno, en parte, traes a un percusionista genial, y tuvimos la suerte de tener al gran William Winant en la gira con nosotros, y más tarde a su brillante protegido, Ches Smith, quien en aquel entonces era un niño, y ahora uno de los músicos más respetados en el jazz moderno. Pero eso aún dejaba mucha más instrumentación por cubrir. El sistema de Trey consistía en grabar samples cortos de todas las frases musicales extra en piezas como “Ars Moriendi” o “Air Conditioned Nightmare”, entre otras cosas: un violín, dos sets de percusión, varios efectos de sonido, por ejemplo. Los ponía en secuencia cuando aparecían en la canción a través de la mitad izquierda del teclado de ochenta y ocho teclas de Kurzweil, de izquierda a derecha (el uso de diferentes zonas del teclado para diferentes sonidos/samples a menudo se conoce como la creación de “divisiones”). Se “tocaban” en tiempo real, por lo cual siempre seguirían, no determinarían, la sensación orgánica y el ritmo de la banda. Las teclas que se encuentran sobre el Do central, generalmente donde se ubicaron los diferentes sonidos del teclado que debían tocarse de manera tradicional con mi mano derecha, es decir: los bajos del Moog, los del órgano de Hammond, sonidos de sintetizador “tripis”, piano, lo que sea. Así que mientras estaba activando los samples cortos con mi mano izquierda, también estaba tocando melodías y figuras con mi mano derecha ¡Sí, necesité mucha práctica! Me gustaría poder decir que cada muestra caía en el compás 1 al comienzo de cada fraseo… pero, oh no, a menudo necesitaban activarse con el “Y” del 3, o el “4-ee-Y-ah” (la tercera decimosexta nota del cuarto tiempo, por ejemplo) y así sucesivamente. Algunas de los samples simplemente necesitaban ser “sentidos” correctamente; y si me faltaba un poco y no lo tocaba con exactitud, ¡siempre obtenía una mirada aguda de Patton! Debo subrayar que cuando Trey no estaba tocando guitarra, también estaba tocando un Kurzweil K2500 (!) y que Bär McKinnon también tenía un teclado MIDI junto con su saxofón. Fue una gran producción, sin atajos. También cantaba, tanto armonías como cosas de “pregunta y respuesta” con Patton, lo cual fue muy divertido, especialmente porque tuve que hacer que mi voz sonara cercana a la suya.

Eráis bastante más jóvenes por aquellos días…
La gira con Mr. Bungle fue inmensamente divertida, y como todos teníamos alrededor de treinta años, la vida era bastante desenfadada y desenfrenada, aunque tengo que decir que la banda era bastante adulta acerca de cómo hacíamos las giras, y muy profesional sobre cómo dar los mejores shows y lograr el sonido que queríamos. Para mí, tocar con Mr. Bungle sigue siendo uno de mis mejores recuerdos. Todos en esa banda eran personas extremadamente únicas e inteligentes; tipos divertidos a tope, e intensamente avanzados musicalmente. Una cosa que me llamó la atención fue lo diligentes que eran los chicos para trabajar en la música todo el tiempo, incluso en la carretera. Claro, salíamos juntos a cervecerías en Munich, trattorias en Italia y pubs ingleses y disfrutábamos de grandes comidas y bebíamos tontamente, pero siempre recordaré que, en la furgoneta o en el camerino, Mike tenía un teclado con el que armaba su espacio para trabajar en el material de Peeping Tom. Trevor analizaba partituras para piano de Chopin; y Trey tenía un ordenador portátil en el que editaba el audio para el próximo disco de Secret Chiefs u otro proyecto que estaba produciendo. Tocamos brutalmente, pero todos trabajábamos muy duro también. Si bien hicimos muchos shows geniales en un período de aproximadamente dos años, aún nos preguntan mucho sobre el show de Halloween de 1999 cerca de Detroit, donde nos vestimos como Red Hot Chili Peppers e hicimos una versión maravillosamente terrible de “Under The Bridge” y algunos otros temas, sólo para burlarnos alegremente de una banda que había sido bastante injusta con nosotros en varios niveles. Me dieron la responsabilidad de ir a un par de tiendas cercanas de ropa usada y disfraces y traer algunos atuendos. Un gran artículo de Halloween que encontré fue estos pequeños bolígrafos que parecían agujas hipodérmicas, con tinta roja en ellas… y, bueno, dada la reputación de los Chili Peppers, no pude resistirme. Puedes vernos “picándonos” con ellos en el video que está flotando en YouTube. Para ese concierto, interpreté el papel de John Frusciante, ¡rompí una cuerda en la primera canción e hice todo lo posible por mantener la guitarra afinada!

Después de todos estos años, lo que realmente me impresiona es cuán ambiciosa fue la gira de “California”, y cuán poderosas e impactantes fueron las actuaciones de la banda; es sorprendente tocar música increíblemente compleja en ese nivel de energía y agresión. Creo que eso es parte del legado de Bungle en tantas bandas y una razón por la cual grupos como Incubus, System Of A Down, Limp Bizkit, Deftones, Korn y tantos otros siempre fueron tan respetuosos con nosotros. Faith No More y Mr. Bungle son como una religión para tipos como Wes Borland y Chino Moreno, y siempre fueron muy amables y gentiles con nosotros, y por supuesto, casi reverentes con Mike Patton, quien creo que puedo decir sin miedo a equivocarme que es, seguramente, el cantante de rock más prolífico, versátil y consumado de su generación. Y hay mucha buena competencia para ese título, pero él es simplemente de nivel superior, al igual que toda la banda. Debido a sus raíces familiares húngaras, solía llamar a Trey el “Jimmy Page húngaro”; para mí es un artista de “gran visión”, mucho más que un gran guitarrista.

Me siento muy afortunado de haber estado en el viaje y haber hecho mi parte para llevar la increíble música de Mr. Bungle a las audiencias de todo el mundo. Después de que el se separaran, después de nuestro último show de la gira en Nottingham, Rock City de Inglaterra, comencé a hacer giras tocando sintetizador y teclados y haciendo voces con la banda francesa Air, de su álbum “10,000 Hz Legend”, y mi trabajo con Bungle es lo que me preparó para ese gran desafío también. No olvidaré la experiencia, ni la camaradería y la compañía de esos seis excelentes caballeros. “California” es un verdadero álbum clásico, y sospecho que nunca sonará anticuado. Será reproducido y disfrutado por mucho tiempo.”

Bär McKinnon
(Mr. Bungle/Ümlaüt)

Han pasado veinte años desde el lanzamiento de “California”. ¿Cómo te sientes cuando escuchas el disco hoy en día?
Hmm… en realidad no lo he escuchado últimamente. Principalmente, me transporta un poco al tiempo en que lo estábamos haciendo. San Francisco, su gente, los lugares, mi rutina diaria. Tiene una especie de marca de agua de dónde estábamos en nuestras vidas… como un fuego de leña flotando en el aire del barrio al atardecer.

La evolución o dirección musical que mostró “California” comparándola con los otros discos fue muy notoria. ¿Fue Mr. Bungle una banda que se prometió nunca ser repetitiva?
De algún modo, sí. Creo que tuvimos períodos cortos de atención y de ambición al momento de incorporar influencias en la música que nos emocionaba. En lo que a mí respecta, todavía estaba tratando de averiguar cómo aplicar mis ideas a la banda, cómo dar vida a las ideas de canciones que podría haber tenido en cualquier momento de mi vida y llevarlas a cabo en la banda. Sólo estaba indagando en mis ideas superficiales en ese punto y comenzando a entrar de lleno en mi personalidad musical. Mis mejores ideas aún estaban por venir. Yo era un talento oculto.

¿Cómo recuerdas la presión de Warner en la era de “California”?
Simplemente no nos preocupamos por eso. O más bien, no recuerdo muchas discusiones por disputas políticas o lo que sea. Tal vez también tuve un poco mi cabeza bajo tierra respecto a este tema. Sólo me importó la música que nos esforzamos por hacer y aportar la mejor manera posible de ayudar para que esa música suceda.

¿Qué piensas: Mr. Bungle eran mejores compositores o arreglistas?
Probablemente arreglistas, si tuviera que escoger. La frustración es que yo tenía ganas de perfeccionar mi composición y luego lo dejamos sin pena ni gloria… Quedan atrás tantos “debería”, “podría”, “habría”… ¿Quién sabe, no?

¿Qué era lo mejor de estar en Mr. Bungle?
Todo. El genio arquitectónico de Trey y su incomprensible hechicería en el estudio, la barba de Danny, las arboledas profundas, la alegría caótica, las curiosidades históricas aleatorias, un rostro inexpresivo que confunde el alma, la integridad de Trevor y sus antebrazos bien formados, el poder en bruto de Patton y su talento natural imposible. El hecho de que todos estos sean, por muy lejos, el grupo de músicos más interesante, extraño y maravilloso con el que podría esperar tocar.

Quizás “California” es el disco que tiene las melodías más fáciles de escuchar en la discografía de la banda, pero de todos modos tiene sus momentos perturbadores, por supuesto. ¿De dónde viene este elemento de torcer las ideas?
Uhm… No puedo decir definitivamente de dónde viene eso. Pero creo que siempre nos ha gustado la música un poco jodida o que sorprende o frustra las expectativas o toma giros pronunciados y tal vez no regresa. Además, existe la curiosidad de incorporar las cosas más geniales con las que entrábamos en contacto en aquel momento, o lo que sea. Como siempre, sólo pretendíamos divertirnos egoístamente, pero también hacerlo lo mejor que podíamos.

¿Qué debería suceder para que Mr. Bungle se volvieran a juntar?
¡Difícil de responder! Parece que todos están bastante ocupados con otras cosas, sin mencionar que ya no estamos todos viviendo en la misma ciudad. ¿Quién sabe? Tendría que ser una alineación orgánica, magnética, de fuerzas cósmicas o también unos diez millones de dólares.

¿Es Mr. Bungle una banda necesaria en la actualidad?
Tampoco puedo responder a eso. Eso dependerá de quienes deban discutir la idea. Parece que la gente nos amaba o nos odiaba. O sí puedo responder diría que la banda debería dejar de ser unos tiquismiquis y hacer nueva música. Y de la miama manera, tal vez deberíamos vivir en paz cada uno por su lado. Pero conociéndonos, nunca nos preocupamos por lo que la gente pensara de una manera u otra; tal vez la sabiduría o la tradición nos obligue a apresurarnos, grabar música nueva y decepcionar profundamente a la gente (como harían unos Tool o Guns N’ Roses) ¡y que por fin terminemos con esta farsa! ¡Ya mismo!

Trevor Dunn
(Mr. Bungle/Fantomas/Tomahawk/Melvins, etcétera)

¿Cómo fue la comunicación de ideas entre los miembros de la banda en el proceso de escritura de “California”?
Al principio trabajamos individualmente, grabando demos de canciones completas, partes de canciones o riffs que nos gustaban pero no estábamos seguros de qué hacer con ello. Luego empezamos a intercambiar demos y lentamente filtramos las cosas que no se podían utilizar. A veces, uno tomaba la idea inacabada de otro y la cambiaba por completo. Otras veces, una canción en etapa de demo podía estar completamente arreglada y lista para grabar.

¿De dónde vino la inspiración, tanto de las letras como de la música, en las canciones que escribiste en este disco?
La inspiración para “The Holy Filament” vino de
1) Un dibujo animado de B. Kliban
2) Un libro de Louis Aragón llamado “Paris Peasant” (de un párrafo en concreto)
3) La película “París, Texas” y la banda sonora de Ry Cooder
4) La nueva revolución cibernética de finales de los noventa
5) El deseo de escribir una melodía que fuera más larga que cuatro compases.
“Retrovertigo” se inspiró en Radiohead, Liz Phair, PJ Harvey, Willie Nelson, el renacimiento de las big bands, los sombreros fedora y los trajes beige en San Francisco a finales de los años noventa, así como el precio de la ropa vintage.
Escribí la mayor parte de la música para “Vanity Fair”, que originalmente era una especie de groove de Marvin Gaye reconstruido.

Recientemente, Greg de Ipecac dijo que las demos del disco sonaban “mucho más The Beach Boys” que la versión final. ¿Por qué finalmente hicieron el disco más complejo?
No estoy seguro de qué significa eso, pero las demos fueron bastante fieles al núcleo de cada melodía. Como siempre hemos trabajado en el estudio, una vez que llegamos allí, éramos como niños en una tienda de golosinas. Siempre aprovechamos la ornamentación y el colorido de las melodías tanto como pudimos, ya sea para contratar músicos adicionales o utilizar una gama más amplia de instrumentos. Eso es parte de la magia del estudio.

Cuando escuchas el disco hoy en día, ¿sientes que hay algo que te gustaría cambiar?
No escucho esos discos, en parte por esa razón. Y diría que eso ocurre en todo lo que escribo o toco. Soy bastante autocrítico por lo que escuchar algo que necesita mejorar cuando ya ha sido condenado a la inmortalidad digital es un poco tortuoso. La respuesta simple a su pregunta es “sí”.

Después de todo, ¿sientes que el espíritu desafiante de la banda hizo que ganase audiencia o que la perdiera?
Ambos. Hay una razón por la que nunca tuvimos un gran éxito y es la misma razón por la que tenemos fanáticos incondicionales.

La popularidad de Mr. Bungle creció desde el momento en que el grupo se disolvió. ¿Por qué crees que la banda es una especie de culto hoy en día?
Todo el mundo quiere lo que no puede tener. Además, dejamos de tocar justo antes de que explotaran las redes sociales, por lo que somos más como una reliquia antropológica de los tiempos antiguos.

En Halloween del 99, os disfrazásteis y os reísteis de Red Hot Chili Peppers y tocásteis varios de sus temas en vivo. ¿Hubo ensayos para ese show?
Hicimos que un miembro de la crew de la gira comprara el álbum más reciente de ellos (“Californication”) y luego procedimos a aprenderlo en la parte de atrás del escenario antes del show. No fue difícil. Lo más difícil fue copiar sus tatuajes con un rotulador permanente. Recuerdo que fue muy divertido ridiculizarlos sin pensar en si estarían al tanto o no. Estábamos bastante cabreados por todos los daños financieros y personales que nos causaron en función de sus egos y flipadas de poder. Probablemente deberíamos haberlos demandado.

¿Qué es lo más echas de menos de estar en Mr. Bungle?
Reír hasta llorar.

¿Sientes nostalgia por aquella época?
La nostalgia es una emoción compleja. Por lo general, nada es lo mismo una vez que regresas a ello y si lo es, probablemente tú eres el diferente. Mike, Trey y yo hemos trabajado juntos desde que disolvimos Mr. Bungle. Dudo que alguna vez esto cambie. Seguiremos teniendo algún as bajo nuestras mangas. Después de todo, crecimos respirando el mismo aire contaminado.

Supongamos que la banda está definitivamente terminada. Si tuvieras que escribir una cita en la lápida de Mr. Bungle, ¿qué escribirías?
¡Apunta a confundir!