Esclavos en la era digital
Especiales /

Esclavos en la era digital

Don Disturbios — 24-10-2020

Editorial aparecida en la revista digital de octubre (2)

Este fin de semana me dio por escuchar a Lynyrd Skynyrd y al llegar a su “Workin’ For MCA” me he acordado de que las biografías de grupos musicales tienen muchos patrones en común. Uno de ellos, que se suele repetir con mucha frecuencia, es el de la firma de un contrato leonino que condenaba al grupo a unas condiciones de semi-esclavitud en el que la banda o el solista prácticamente perdía el control de la propiedad de su obra, y se veía ante el desolador panorama de tener que entregar una escalofriante suma de discos. A cambio iba recibiendo migajas en forma de royalties que no siempre sabían administrar.

Pues bien, todo esto viene a cuento porque, con la maldita pandemia, muchos medios de comunicación y blogs independientes nos hemos encontrado de bruces con la dura realidad. Sin ir más lejos un medio como Mondo Sonoro, y ante la imposibilidad de poder sacar nuestra edición impresa, nos hemos visto obligados a tener que invertir todos nuestros esfuerzos en el entorno digital, dándose la paradoja de que los únicos beneficiados de estos mismos esfuerzos en forma de contenidos, son las grandes plataformas publicitarias que se llevan todo el pastel ante nuestro atónitos ojos.

Uno se pasa los días subiendo y subiendo contenido de calidad a la web, para que sean los Google, Facebook, Instagram, Twitter y demás, los que de verdad se benefician de unas piezas elaboradas por la redacción de la revista o por unos colaboradores a los que no hemos dejado de pagar. Y lo cierto es que se te queda cara de tonto. Acaba uno por sentirse una especie de esclavo moderno al servicio de estas grandes corporaciones que, con su gestión de los datos y el monopolio publicitario que poco a poco van imponiendo, van creciendo cada día más y más hasta que muy pronto alcanzarán ese punto de no retorno en el que habrán arrasado con todo. No crecerá la hierba de la opinión especializada e independiente porque no habrá dinero para poderla pagar.

Por todo esto uno recibe con cierta esperanza la ley que se está tramitando en Francia que obligará en cierta medida a Google a compensar la elaboración de contenidos por parte de las editoriales del país galo. No sabemos del todo si es esta la solución perfecta y deseada, pero sí sabemos que hay que buscar salidas a una situación de gran injusticia que está condenando a los medios a finiquitar el modelo basado en la publicidad y el ofrecimiento gratuito de los contenidos. Un cambio de paradigma en los que muchos usuarios de la red van a salir perdiendo, al acabarse la barra libre de un medio como internet.

Por nuestra parte seguiremos alimentando a estas mega plataformas aunque lo hagamos con el convencimiento de que nos están tomado el pelo. ¡Si al menos tributaran sus impuestos al mismo tipo que nosotros! ¡En fin!. Creo que voy a componer mi propio “Workin fo Google” con la melodía de los Skynyrd.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.