El festival barcelonés fue el primero de una larga lista en contar con el escenario Bacardí Live, por el que pasaron desde KiNK al directo oscuro de Recondite.

No cabe duda de que el plantel electrónico era uno de los fuertes de la recién pasada edición del Primavera Sound, gracias a la creación del espacio Primavera Bits por el que pasaron más de sesenta propuestas de diverso pelaje. Precisamente uno de los dos escenarios que lo componían -y que hacían posible la existencia del espacio, ya que el año pasado era uno solo- era el Bacardí Live, una apuesta de la marca centrada en los sonidos electrónicos que tenía en el festival su estreno.

Y a juzgar por lo visto allí superó la prueba. Especialmente en el horario nocturno, donde nombres como KiNK, Recondite, Fatima Yamaha, Henrik Schwarz o Bicep demostraron una vez más ser infalibles, pero también antes con otras propuestas más cercanas al pop electrónico como las de HVOB, No Zu o Vox Low. También destacó la presencia exclusiva de Wolfgang Voigt con su proyecto Gas, famoso tanto por sus producciones para sellos como Warp y Raster-Noton como por ser cofundador del sello Kompakt.

A lo largo del verano el escenario Bacardí Live pasará, junto con la Casa Bacardí en la que ofrecen una carta de cócteles, por el Sziget (Hungría), Lowlands (Países Bajos), Alfa Future People (Rusia), Amsterdam OpenAir (Países Bajos), Laundry Day (Bélgica), Open’er Festival (Polonia), StrafWerk (Países Bajos), Rock Werchter (Bélgica), British Summer Time (Londres), Electric Picnic (Irlanda), OpenAir St Gallen (Suiza), Paléo (Suiza), Mysteryland (Países Bajos) y Openair Frauenfeld (Suiza).