Este fin de semana Damon Albarn estuvo dando un concierto maratoniano de cinco horas durante el Roskilde Festival de Dinamarca. Lo hizo como parte del proyecto African Express, una organización que reúne a músicos de diferentes continentes, y estuvo acompañado por su compañero de Blur, Graham Coxon. También por Nick Zinner de Yeah Yeah Yeah, Laura Mvula, Jeff Wooten, Songhoy Blues y Seye Adeklan. Albarn interpretó canciones de Gorillaz y The Clash.

A las cuatro de la mañana, un cuerpo de seguridad vino a pedirle que pusiera fin al concierto tras cinco horas. Albarn animó a la audiencia a seguir cantando para no tener que cesar su actuación, hasta que finalmente seguridad se lo llevó literalmente en brazos, mientras la gente no dejaba de cantar “Should I Stay Or Should I Go?”.