El año que despedimos ha abierto y también ha cerrado muchos ciclos. Un año de inflexión, de nuevas andaduras. Hasta nosotros lo iniciamos con un nuevo diseño y lo han cerrado los recién instaurados Premios de la Música de Murcia. En el transcurso de 2017 nació el Wam de Murcia, las Jornadas Profesionales de la Música en Extremadura, pasaron una página importante Ojeando, Imagina Funk y hasta la sala Funclub de Sevilla… Todos con la mirada puesta en el futuro, en ese año par que todo lo consolide, que todo lo empareje.

 

ENERO. Año de perros.

Arrancamos el año coronando a El Imperio del Perro como autores del mejor disco sureño del año. De esta forma también queríamos dar un espaldarazo a una generación de bandas sevillanas que como Quentin Gas y Los Zíngaros, Vera Fauna, Tractor o All La Glory, están abriendo brecha a ese lado del Guadalquivir.

Foto: Emilio Morales


FEBRERO. Nuevo mondo.

Nuevo diseño, nueva maquetación, nuevos colores. El MondoSonoro de febrero llegaba con un centimetro menos y muchas novedades en sus páginas. Al diseño se sumaba una estructura de los contenidos diferente. Regenera o muere.


MARZO. 15 años tiene mi amor.

La fiestas Demoscópicas de la Edición Sur alcanzaban la adolescencia plena. Regresamos al origen, a Granada y celebramos con las viejas glorias demoscópicas el fin de una época. Ahora nuestra niña es mayor y se va a Madrid a buscarse la vida, nosotros ya le dimos una buena muerte.

Foto: JM Grimaldi


ABRIL. Discos, cintas y viceversa.

Aprovechando la celebración del Record Store Day hicimos acopio de esa inmensidad de nuevos y viejos formatos que han renovado las tiendas de discos y enterrado de una vez por todas el maldito cedé.


MAYO. Primavera plena.

El nuevo WAM de Murcia, EnÓrbita en Granada e Interestelar en Sevilla unieron a las tres capitales de la música del Sur en un paso más hacia la desestacionalización de los festivales. Que por mayo era por mayo…

Foto:Javier Rosa


JUNIO. Pueblo indie.

El festival Ojeando celebraba su décima edición. Una oportunidad para reivindicar esas citas singulares con la música independiente que no cotizan en el Ibex de los festivales pero que garantizan la sostenibilidad de la escena.

Foto: JM Grimaldi


JULIO. Radio Fanclub.

Treinta años celebraba la sala Funclub de Sevilla. Treinta años emitiendo los primeros latidos de muchas de las grandes bandas que hoy conocemos. Una deuda tiene la música en directo con todos estos lugares que no sabemos si podrá pagar.

Foto: Pepe Benavides


AGOSTO. Agosto esquimal.

El mes estival por excelencia no es precisamente el más caliente en el calendario de festivales. El Dreambeach de Villaricos y sus cifras de ensueño en esta quinta edición protagonizan el tiempo de pareo y playa.

Foto: JM Grimaldi


SEPTIEMBRE. La vuelta al cole.

Mientras la música sigue siendo la asigantura pendiente en la enseñanza ofical, en el Sur emergen escuelas y proyectos que introducen el rock y las músicas populares en la formación de los niños y niñas.

Foto: Víctor Herrero


OCTUBRE. Cita con la industria.

Octubre se ha convertido en el mes de la industria musical. Al Monkey Week de Sevilla o el Big Up! de Murcia se han unido las Primeras Jornadas Profesionales de la Música en Extremadura o el Micro de Granada.

Foto: Arturo García

NOVIEMBRE. Moments Málaga.

El festival Moments de Málaga alcanzó su cuarta edición con un programa inédito en España y que a la vez se vertía por diferentes espacios de la ciudad, y no precisamente los habituales.

Foto: Iker Muro


DICIEMBRE. Murcia premia su escena.

El 12 de diciembre se celebró la primera Gala de Entrega de los Premios de la Música de Murcia. Unos galardones que ponen en valor el áuge de una escena musical que ha experimentado una explosión en lo artístico y también en lo profesional. Viva Suecia, el BigUp! o el periodista Ángel Sopena entre los premiados.