Los barceloneses Vilar acaban de publicar su debut discográfico “Oporto”, un disco de pop rock en el que desarrollan su música sin prejuicios y en el que colaboran músicos de Biscuit o Joan Colomo. Presentarán el disco en Barcelona en dos conciertos distintos: 16 diciembre (Freedonia, con Tilde y Carles Ribot) y 29 diciembre (Apolo 2, con The Black Suns).

“Oporto” es vuestro disco de debut, pero el grupo lleva años en funcionamiento ¿no? ¿cómo es eso?
A ver, llevamos muchos años tocando sí, pero a lo largo de todo este tiempo hemos pasado por diferentes bandas como Dulce Pájara de Juventud, Nil, Wasabi, Dospiedras… Lo que pasó es que nos volvimos a encontrar hace unos tres años y Raúl tenía mucho material nuevo, más algunos temas antiguos que decidimos que debían entrar en este disco. Previamente habíamos grabado un par de maquetas con nuestro nombre anterior: Hule.

Tanto tiempo esperando y os decidís por un disco corto de solamente ocho temas ¿por qué?
Nos fuimos a grabar con veinte temas de los cuales grabamos doce y finalmente nos quedamos con ocho.

Tomáis el nombre del apellido de Raúl. ¿Es eso sinónimo de un proyecto personal?
Estuvimos buscando nombres y salieron cinco nombres que nos gustaron mucho: Viral, Inocuo, Lapo, Anomalía, Relámpagos…. y sorpresa: las primeras letras coincidían con el apellido de Raúl. Qué maravilla, ¿no?

¿Qué queda de vuestras experiencias en Nil o Dulce Pájara de Juventud de este proyecto?
Pues varias canciones de Raúl que seguimos haciendo y los ritmos sabrosones de Xavi. Básicamente eso. Aparte de colegueos varios con la “escena” de Barna.

En el disco colaboran Joan Colomo y un par de miembros de los desaparecidos Biscuit. ¿Cómo se gestaron esas colaboraciones?
Bueno pues estuvimos grabando el disco en Cal Pau Recordings (Sant Pere Molanta) ya que Xavi conocía a Fermí de Biscuit después de que con Dulce Pájara grabaran allí. El estudio que gestiona Fermí está rodeado de viñas y caballos en medio del campo. Ahí ensayaban Biscuit, de ahí que hiciéramos una buena amistad y colaboraran en el disco. Incluso nos dejaron algunas guitarras y pedales. Fue un verdadero placer. Lo de Joan vino por un festival, el Lemonday de Capellades, en el que Raúl se hizo muy amigo de él y le propuso de colaborar en el disco haciendo coros. Colomo nunca falla.

En alguna referencia que he leído sobre vosotros os definen como indie pop. ¿Creéis que se ajusta esa definición a vuestra música?
No, porque no encajamos en el mundo comercial… ni en el mundo indie. En el mundo comercial nos dicen que somos demasiado indie y en el indie somos comerciales, básicamente somos una banda de rock.