En Mondo Sonoro respetamos a los galeses. No porque su selección de rugby sea, en ocasiones,un auténtico torbellino, ni porque sus paisajes sean bucólicamente admirables. Les respetamos porque James Dean Bradfield, Nicky Wire y Sean Moore han conseguido -Richey James también contribuyó en su momento- con sus cinco álbumes (acaban de publicar “This is My Truth Tell Me Yours”) que, en cualquier mapa con el que nos crucemos,marquemos la zona con una gran aguja de cabeza dorada. Y eso es un gran mérito. Por lo menos.

Aún recuerdo mi primera toma de contacto con Manic Street Preachers. Corrían los tiempos de “Generation Terrorists”(1992), los tiempos del descaro y de una relativamente creíble actitud punk que no acababa de cuadrar con las composiciones de los galeses, ni aún con la ayuda de Traci Lords. Porque James Dean Bradfield, Nicky Wire y Sean Moore (él nos responde), en realidad, no eran más punk que muchos de sus compañeros de generación -lo del desaparecido Richey Edwards es arena de otro costal-. Al año siguiente “Gold Against the Soul”, su segundo álbum, y especialmente cortes tan poco afilados como “La Tristesse Durera”, devolvieron las aguas a su cauce y nos descubrieron que, poco a poco, el cuarteto iba asentando su personalidad a buena distancia del resto de sus competidores. Basculando entre la fiereza hard y la sutileza del pop, MSP resolvieron su siguiente trabajo con una energía que jamás han vuelto a recuperar.Y no se trata de que la añoremos, nada de eso. La cuestión es que sorprende cómo, tras la desaparición -sin datos acerca de su paradero- del guitarrista Richey Edwards el 1 de febrero de 1995,la formación optó por pulir su sonoridad hasta límites insospechados, añadiendo arreglos de cuerda aquí y allá,endulzando la mayor parte de sus melodías. En resumen, firmando un“Everything Must Go” que funcionó en cierta manera como tributo a su torturado guitarrista. Pero una cosa es endulzar las melodías y otra bien distinta descafeinar los textos. Y eso es algo por lo que Manic Street Preachers no han pasado, como bien demuestran los de “This is My Truth Tell Me Yours”, un álbum -el primero sin ningún tipo de participación de Edwards- combativo ya desde su certero título y que eleva su cuenta particular a cuatro, gracias a trece nuevos cortes en los que el mensaje acaba siendo tan importante como el soporte. Por eso resulta sencillo alabar a los galeses con orgullo (“todos los grupos galeses somos distintos, lo único que tenemos en común es que nos gusta experimentar”), sin miedo a reconocer en público lo interesantes que siguen pareciéndonos. Precisamente porque pueden recordarnos episodios tan crudos y estúpidos (en “South Yorkshire Mass Murderer”) como la tragedia que, en 1989, acabó con la vida de noventa y seis aficionados en Sheffield, durante la celebración de la semifinal de la Copa FA de fútbol entre el Liverpool y el Nottingham Forest o permitirse dar su punto de vista sobre las guerras civiles en el single “If You Tolerate This Your Children Will Be Next”. “El tema está basado en parte en la guerra civil española, pero sobre todo trata sobre el conformismo de la juventud de hoy, sin ideales.Piensa en la guerra civil, la gente luchaba por ideales mientras que ahora nadie parece tenerlos. Nicky está muy interesado en la guerra civil española, pero te aseguro que no creemos en ningún caso en el uso de la violencia, por lo tanto el texto de esa canción no debe tomarse demasiado en serio”.

El hecho es que Manic Street Preachers jamás se han mordido la lengua, por lo menos en sus cuatro largos hasta la fecha. Cuatro álbumes y cuatro productores en concreto para este último: Howard Gray (de Apollo 440), Gregg Haver, Mike Hedges (búscales también en“Everything Must Go”) y Dave Eringa (a éste en “Gold Against the Soul”). “De hecho son solamente tres. Primero probamos con Howard… Dios mío, ahora no recuerdo el apellido, y no acabó de funcionar así que empezamos con Mike y Dave que nos produjeron en el pasado. Howard era bueno, pero no se trataba exactamente del tipo de productor que nos interesaba. Nos había hecho muchas remezclas, pero a la hora de trabajar en conjunto los puntos de vista eran muy distintos. Mientras nosotros teníamos muy claro hacia dónde ir, él sólo quería experimentar”. Resumiendo,distintos puntos de vista para un trabajo maduro, perfectamente confeccionado,grabado en el castillo francés de La Motte Rouge (“Lo grabamos allí básicamente porque es la casa de Mike Hedges y vamos allí para aislarnos del mundo entero”) y bien provisto de arreglos de cuerda que lo disparan directamente a un paso de lo épico (“Siempre hemos sonado épicos, hemos usado cuerdas, por eso no me parece nada particular”). No extraña. Y no lo hace porque no estamos ante una banda corriente. ¿Cómo puede serlo una que acepta participar con una remezcla de Apollo 440 en una campaña para relanzar en Inglaterra el turismo hacia Gales? ¿O cómo definir a un cuarteto que protagoniza un documental filmado por la BBC2? “Por lo que respecta al anuncio, solamente les prestamos la música. No tenemos problemas con eso, no importa que el anuncio fuese para relanzar a Gales o para  anunciar un coche. En cuanto al documental, trata sobre el grupo, sobre las minas de Gales y sobre el socialismo. Sobre el pasado y el presente, con tomas de casa, de estudio, de nuestros amigos. Está claro que también se hablará de Richey, porque la policía pensaba que tenía nuevos datos y creo que seguirá ocurriendo durante mucho tiempo. Nos gustaría aclarar todo y saber que está por ahí,aunque si es así no vamos a presionarle para que vuelva a estar con nosotros”. Será por eso -por lo poco corrientes que son Manic Street Preachers- por lo que, en Londres, el pasado 8 de agosto, se celebró una importante convención ¿internacional? de fans del cuarteto firmante de “A Design of Life”. “Se trata de una convención no-oficial. Te aseguro que estoy contento, pero no tengo ni idea de lo que se puede llegar a hablar allí. Nunca me han gustado los club de fans entendidos como tal, pero sí me gusta la idea de que la gente intercambie impresiones, pero me asustaría que aquello se convierta en una reunión morbosa de fans de Richey, eso no sería nada bueno”.

“This is My Truth Tell Me Yours” está publicado por Sony.