Lo suyo no tiene ni trampa ni cartón. 20 años después del lanzamiento de su álbum debut, “High/Low” (Elektra, 1996), la emoción sigue intacta en Nada Surf. Los neoyorquinos se presentan oficialmente como cuarteto en 2016 y con nuevo disco bajo el brazo. “You Know Who You Are” (Ernie Records, 2016) supone el octavo disco en la carrera de una de las bandas favoritas del público español.

Estamos en pleno invierno y en uno de los locales fetiches de la banda en Madrid. Matthew Caws y Daniel Lorca aprovechan los descansos de la promoción del disco para ensayar el repertorio que tocarán al día siguiente en un pequeño showcase acústico. Terminan “Believe You’re Mine”, uno de los adelantos del nuevo disco, y se acomodan para charlar distendidamente con nosotros. Tras cuatro años de merecido descanso, las ganas de volver son palpables y enseguida la entrevista se convierte en un anecdotario de su carrera, sus retos o la industria musical.

¿Cómo estáis? Cuatro años ya desde “The Stars Are Indifferent To Astronomy”, ¿Qué habéis estado haciendo en este tiempo?
Daniel: Ha habido mucha vida
Matthew: Yo hice el disco con Juliana Hatfield -Minor Alps-. Para mi supuso un proyecto de dos años. Juntarnos, escribir las canciones, grabarlo, mezclarlo, sacarlo, salir de gira… No era un trabajo a jornada completa, pero sí un trabajo sólido a tiempo parcial, eso seguro. Y también nos preparamos para este disco. Hemos disfrutado del descanso más largo que hemos tenido como banda, lo que sienta bien en cierta manera, porque hace más emocionante la vuelta.
Daniel: Por lo que yo recuerdo también ha sido el único descanso que hemos tenido nunca.

“You Know Who You Are” es vuestro octavo álbum, ¿Qué sensaciones tenéis con este disco?
Matthew: Quizás ha sido menos complicado en cierto sentido, porque somos más viejos y lo que no te dicen cuando te haces mayor es que te vuelves emocionalmente más tranquilo. Espero que no físicamente. Aún me gusta tocar rock and roll, alto y rápido, pero quizás no tan preocupado por la opinión de otros, lo que es bonito.
Normalmente estoy bastante nervioso con un nuevo disco, pero no es este el caso. Con este nuevo disco estoy emocionado.

¿Sigues viviendo en Cambridge?
Matthew: Exacto. Nos juntamos para ensayar en NY y practicamos allí. Hace mucho tiempo cuando todos vivíamos en Brooklyn, era un proceso diferente porque podíamos juntarnos unas cuantas veces cada semana, y trabajar un poco cada día. Ahora cuando nos juntamos trabajamos un montón. Es bastante diferente. Creo para mi es más duro. Es más duro escribir estando solo.
También es más duro llegar con una pila de canciones preparadas para que nos metamos todos en aviones y sigamos un programa a partir de ahí. No es lo que más me gusta. Prefería como era antes porque era más natural y eventualmente decías “OK, creo que tenemos un disco. Vamos a hacer un plan”. Ahora es más bien: “Vamos a hacer un plan. ¿Tenemos un disco?” Pero es un bonito cambio porque ahora el proceso es más brutal.
Daniel: Cuidadosamente brutal.
Matthew: Es una manera de trabajar más madura. Tienes suerte de estar en una banda. Trabajas para ti, nadie te dice lo que hacer cada día, haces lo que te gusta… Es algo precioso que te permite estar en un estado mental adolescente, o post-universitario durante décadas. El hecho de que ahora tengamos que planear nuestros discos con un poco más de responsabilidad adulta quizás no sea tan malo.

“Estar en una banda es algo precioso que te permite estar en un estado mental adolescente, o post-universitario durante décadas”.

Habéis trabajado con Tom Beaujour de nuevo,
Matthew: Con Tom nunca hemos hecho un álbum completo, pero conmigo ha hecho el disco de Minor Alps e hizo un trabajo genial. Es muy bueno. Además no es un productor al uso como otros que hemos tenido.
Daniel: Pero creo que es debido a que es un amigo íntimo. Es difícil dar con ese trabajo. Parte de ser un productor es ser el puto jefe, el que te dice, “No, no, no, no. Deja de trabajar en esta canción que escribiste anoche. Tenemos que terminar las nueve que ya hemos empezado. Volveremos a esta si tenemos tiempo. Ya tenemos una lista de espera de tres canciones”. Tom es un muy buen amigo, especialmente de Matthew, así que no va a hacer esos reproches. No va a ser el jefe.
Matthew: Este disco es más bien auto producido. Más que los anteriores. Es un disco muy colaborativo y es como estamos a gusto. Ha estado trabajando con nosotros desde “The Weight Is A Gift” con guitarras adicionales. Siempre hemos hecho cosas con él pero nos encanta.
Y Doug Gillard es genial. Ha participado en los dos últimos discos pero es la primera vez que participa desde los mismos ensayos. No solo es un gran guitarrista sino que también es un buen miembro para la banda. Tiene muy buenas sugerencias, es flexible, es valiente pero sin tener mucho ego. Estar juntos en una banda es una cosa de adultos. Es como un baile. Y él es muy bueno.

Es complicado emparejar este disco con algunos de vuestros trabajos anteriores. Parece que obtiene un poco de cada disco.
Matthew: Estoy feliz con esa idea. No es la manera en que lo hicimos pero sí que refleja la manera en que seleccionamos las canciones, porque teníamos muchos máss temas preparados. Queríamos que fuese algo realmente maduro y bien desarrollado con alguna novedad.

Ocho discos y nunca habéis lanzado un “Greatest Hits”.
Matthew: Hemos hablado sobre ello. La única razón por la que hemos hablado de ello es porque con este disco disfrutamos de un largo parón, y porque nos ha llevado más de lo que suponíamos. Estaba casi preparado el año pasado pero por varias razones, en su mayoría razones artísticas, parecía que el disco podía ser mejor, así que lo trabajamos más y más.
Entre tanto pasaron cuatro años y lanzamos un disco en directo, un disco de caras B, e incluso hablamos de un “Grandes Éxitos”. Pero luego era como “mierda, vamos a centrarnos en el nuevo disco”. Hemos hablado sobre ello, pero personalmente solo quiero sacar un “Grandes Éxitos” cuando tengamos suficiente dinero como para hacer anuncios en la TV. ¿Sabes? Esos anuncios que tenemos en EEUU que anuncian discos “Grandes Éxitos” y va pasando una canción tras otra…
Daniel: Títulos de canciones y una pareja rara con montajes aleatorios. No es una mala idea. Sería genial para YouTube o Vimeo.
Matthew: Sí pero lo quiero hacer bien. Idealmente sacarlo en TV sería muy divertido.
Daniel: Pero YouTube es televisión.
Matthew: Correcto. Pero pagar para que esté en sitios reales o pagar para que esté en YouTube. Está YouTube y YouTube Commercials, que es otro nivel.
Daniel: ¿Quieres hacer un anuncio? Podríamos hacer un anuncio para nuestro propio vídeo del anuncio.
Matthew: ¡Claro! Pero hace falta algo de dinero. Algún día…

Hay una canción que marca un poco la diferencia, con unos toques épicos gracias a la sección de viento como es “Out Of The Dark”.
Matthew: Realmente es solo una persona, Martin Wenk de Calexico. No teníamos predeterminado ningún sonido en especial antes de ponernos con el disco. Esa canción la escribí para el corto de un amigo. La inspiración para el tema viene de un fenómeno japonés llamado Hikikomori.

“Siempre pensamos en el largo plazo. Solo que hemos tenido suerte y ha funcionado”.

¿La gente que no sale de sus habitaciones?
Matthew: Exacto. Una de las últimas veces que he estado en Japón, compré un libro en el aeropuerto que trataba sobre eso. Es muy influyente allí. Hay un millón de chicos, algunos en otros países como Taiwan o Corea. Es un fenómeno asiático. Esta cultura donde el honor es tan importante que también conlleva vergüenza está muy arraigada. No puedes conseguir una sin la otra. Así que si suspendes tu examen en el colegio, debes estar avergonzado, sentirte mal y quedarte en tu cuarto. Y tus padres no te van a ayudar, porque se avergonzarían de ser los vecinos que tienen un chico con problemas.
Sobre eso trata la canción. También era algo sobre mí. En ese momento quizás estaba de bajón o no estaba saliendo mucho y me empezaba a encontrar físicamente cansado porque no estaba haciendo nada. Pero entonces salía a correr un poco. Tampoco hace falta que hagas la maratón, ni recorrerte todo el parque, solamente salir un poco y ver a la gente. Es bueno para ti.
Nos encantaría hacer un video para este tema, en Japón idealmente, sobre un chico saliendo de su apartamento. Lo que hacen es cerrar herméticamente sus cuartos. Con cartones en las ventanas incluso para no ver la luz.
Sería genial hacer un vídeo donde vayas quitando trocitos de cartón uno a uno y vayas viendo más luz cada vez.
Daniel: No sabía lo del cartón. ¿Es realmente tan chungo?
Matthew: Es súper oscuro, literalmente. Pero la canción es totalmente positiva. Es una canción feliz. A veces cuando estás triste lo único que necesitas es un poquito de felicidad donde agarrarte. Ese puede ser tu gancho, y a partir de ahí puedes coger confianza.

20 años desde el lanzamiento de vuestro debut. No hay muchas bandas que puedan hacer ésta afirmación.
Matthew: No nos hubiera sorprendido como colectivo el hecho de pensar que aún estaríamos haciendo música juntos. Es un hobbie.
Daniel: Intentamos tomar todas nuestras decisiones basándonos en el largo plazo, más que en el corto. Por ejemplo si alguien te ofrece un pastizal por tus derechos de publicación o lo que sea, siempre intentamos pensar y escuchar consejos de la gente. Como cuando hicimos nuestro primer disco con Ric Ocasek (The Cars), que fue de gran ayuda para nosotros. Siempre nos decía: “Tenéis que tener mucho cuidado. Pensar sobre el futuro. Si hacéis esto, esto va a ser vuestra vida”.
Siempre pensamos en el largo plazo. Solo que hemos tenido suerte y ha funcionado. Definitivamente tenemos suerte. Pero la receta sobre cómo funciona… No lo sé. Somos muy comprensivos y colaboramos mucho los unos con los otros.

(Sigue leyendo)