Dean Wareham tiene la capacidad del mito: la de encandilar o molestar al mismo tiempo, a la misma cantidad de público. Uno se atreve a entrevistarle viendo cómo ahora aprende los nombres de los entrevistadores,y les pone puntuación con la misma benevolencia con la que les corrige sus fallos con el inglés, sabiendo que formó parte de Galaxie500, una golosina fuera del tiempo.

Uno no se siente observado, se siente atravesado, y en el fondo, donde casi no hay luz, se siente apoyado por el núcleo de un grupo que,seguramente, no volverá a revolucionar jamás el panorama del rock, pero que siempre podrá, como ahora, sacar un disco nuevo que esté a un paso de hacerlo, en el lugar preciso para ser tema de conversación constante de los que nos ocupamos de la música. ¿Qué tendrá?. De momento, una buena resaca. Y un recuerdo constante, el primer capítulo de Luna: Galaxie 500. “¡No, no fue el primer capítulo!”. Vale, pero son un mito… “porque los discos han estado descatalogados durante muchos años. No fuimos tan populares”. Tal vez es que Galaxie 500 estaban un poco adelantados a su tiempo, “pero Luna también se han adelantado, o están fuera de su tiempo, no somos una banda realmente comercial. Incluso las bandas muy populares, que pueden hacer lo que quieran, piensan en hacerla manera de sonar en la radio, pero nosotros no nos lo planteamos de esa manera”. A Luna se les hace difícil sonar por la radio, porque sus canciones quieren traducirse más como ambientes: “especialmente en este disco. Nos ha llevado mucho tiempo cada una de las canciones, tratándode crear un tipo de sensación determinada, aunque también hay historias” que se apoyan en el bagaje musical de Dean, y en la experiencia teatral de Sean Eden para crear las texturas de las canciones.Así, los discos de Luna son un mosaico de influencias (Velvet/Television),que muestran de un modo claro y obsceno, algo que les podía perjudicar,pero que no les acompleja en absoluto: “La gente nos compara con otros,pero no nos da la sensación de que sonemos como ellos, ni de queseamos irreverentes. Luna tiene un sonido propio. Siempre puedes decir de un modo instintivo que algo es de Luna, y de muchos otros no lo puedes decir”.A eso se le llama personalidad, o madurez, según la escuela. Dean levanta una ceja y bromea: “Sí, incluso hay cosas en el disco que podrían sonar como los Beach Boys o David Bowie…. pero no demasiado”.¿Y Can?. Ahora todo el mundo parece haber olvidado las recurrentes influencias de la Velvet para arrimarse al calorcillo retro-vanguardista de Can, que es lo “políticamente correcto”. “Pues en Luna hay muy poco de Can, prefiero a Television, a la Velvet o a BigStar. Luna hacen canciones y Can tienen un género mucho másabierto. Prefiero el canibalismo oscuro de la guitarra de Tom Verlaine,o de Ron Aherton. Puedo escuchar cinco o seis segundos de los Stooges, y reconocer en seguida a Asherton”.

Luna consiguieron culminar sus sueños, trayendo a sus anteriores grabaciones a Sterling Morrison, a Laetitia Sadier, o al mismísimo Tom Verlaine, sin embargo, en “Pup Tent” -pícaro jueguecillo de adolescentes salidillos-, prácticamente no ha habido más que una pequeña ayuda del productor Pat Mc Carthy, o el ScreamingTrees, Barret Martin: “está bien tener invitados en el disco,y lo hemos echado de menos, le aportan otro sabor a la música”.¿Tal vez el que ellos no pudieron darle?, ¿o se trató sólo de una cuestión de mitomanía?

“Les respetamos mucho, pero tuvieron que escuchar un puñado de cosas. Por ejemplo, con “23 minutes in Brussels”, teníamos una canción muy larga y había problemas para hacer un buen solo de guitarra, así que pensamos en traer un invitado para que lo rellenase”.

La tarea de producción, corrió a cargo de Pat McCarthy,conocido por sus trabajos con R.E.M., que alargó mucho la grabación,porque “quiso cambiar absolutamente todo, para conseguir más variación de instrumentos, y canciones más interesantes, aunque no siempre estuviésemos de acuerdo con él”. La confusión en la promoción, puede venir de la mano de “¡HOP”,un primer single no elegido por el grupo, que es sustancialmente distinto a las maneras habituales de Luna, y que puede llevar a pensar que se han apartado de su estilo característico: “el sonido nos lo ha endurecido el productor. La maqueta de “¡HOP” era muy diferente, sonaba como la Creedence Clearwater Revival, y ahora es mucho más salvaje. Sean hace un montón de ruidos raros en la canción. De todos modos, conservamos nuestro sonido en “Bobby Peru”, o “Beggar´sBliss”. La guitarra siempre será la protagonista, aunque usemos muchos instrumentos distintos. Lo que pueda hacer Prodigy con tanta máquina,requiere un estado de ánimo demasiado particular… cuando tomo éxtasis,prefiero escuchar a Dusty Springfield”. Luna se van volviendo bastante más cínicos con los años: “¡No!. Tal vez más oscuros, incluso en las letras… bueno, tal vez un poco más cínicos, por lo que evitamos hablar de nosotros mismos; cada una de nuestras canciones son licencias poéticas”.

Dean y Sean se miran, se ríen, se interrumpen, se imitan, parecen Hernández y Fernández… con resaca. ¿Habrá alguien del grupo que me pueda dar respuestas un poco más hiladas?.“Sí, pero no están. Justin Harwood aún está soñando con la gira que ha hecho con Peter Buck y Barret Martin”,que ha terminado en grabación bajo el nombre de Tuatara; “y Lee Wall, nuestro nuevo batería que…” ¡Les está apartando del sonido Moe Tucker que tenían las percusiones!. “No, no fue premeditado, sólo tenía que dominar el rock y ser un humano agradable”.

Entonces, ¿qué les falta, si se habla muy bien de ellos,pero no se refleja en las ventas?

Que la gente a veces no se entera de una mierda.

Tal vez, y sigue siendo lamentable que haya bandas como Luna, que anda en boca de todos, pero que nadie llega a conocer a fondo… Galaxie 500 se hartaron. Para Luna todavía no es tarde, no hay que dejar que lo sea. ”Pup Tent” está publicado por Beggars Banquet y distribuido por Caroline.