Indagar en la esencia de Javier Corcobado es algo imposible. Su música ha definido gran parte del sonido independiente de este país. Sus letras son candados sellados con sangre. “Mujer y victoria” es el nombre de su última propuesta, un trabajo maduro y sopesado en el que Javier se atreve a todo y sale triunfante.


¿Qué ha supuesto para ti, tras siete años de silencio, la creación de “Mujer y victoria”?
La oportunidad de volver a los escenarios, cantar como es debido, y acompañado por músicos de gran talento.

En tu primer tema juegas con estructuras experimentales de corte industrial. ¿Eres un amante de las disonancias?
Soy un enamorado de ellas. Lucho continuamente por dignificar la palabra Ruido. El ruido y lo inarmónico son la mina de donde se extrae el mineral de las melodías futuras. Lo que hoy es horrísono para el público, en el futuro será eufónico, siempre y cuando haya artistas que amen y se dejen la vida en la evolución de la música, como es mi caso.

¿Cuál es tu visión sobre la mujer? ¿Qué papel juega este concepto en tu vida?
La mujer es lo más bello y sublime de la creación. Hay que dejar la dirección del mundo en sus manos. Es la única alternativa para curar la metástasis que representa la especie humana para la Tierra.

¿De dónde sacas tu inspiración compositiva?
Del vivir, de unos días tristes y otros felices; de momentos en que quieres vivir y otros en los que deseas morir… De la responsabilidad que tiene el artista con su audiencia, de eyacular poesía, de amar, infravivir… Volar y bucear en el océano del Espíritu Santo. De explorar siempre funambulísticamente. Del amor platónico hacia la muerte. Y de trabajar todos los días para que el arte sea eficaz en cuanto a sus efectos mentales y físicos en la audiencia. La audiencia masiva está sorda; sin embargo hay personas receptivas hacia la música hecha desde el amor verdadero, ese que posee la virtud de la resurrección.

Si tuvieses que elegir: ¿Mujer o victoria?
Ambas.

¿De los doce cortes que conforman este LP, cuál es tu favorito?
“Sin corazón no hay nada”.

Háblanos de tus gustos musicales y tus mayores influencias…
No lo voy a hacer. No tengo espacio ni tiempo para responder esta pregunta. Aunque cada mes cuelgo una playlist en Spotify que muestra claramente lo que me gusta o escucho.

Hace poco realizaste una reunión con tu antiguo grupo, Mar Otra Vez. ¿Qué supuso para ti esta experiencia?
Reencontrarme con amigos y genios musicales de hace más de tres décadas y descubrir que seguimos siendo niños estruendosos… Y dolor en mi garganta.

¿Tienes planeado rodar “Mujer y victoria” este próximo año por las salas de conciertos?
Sí, en todo el mundo.