Lo primero que llama la atención de este proyecto paralelo del reconocido Dave Rotten (Avulsed) y Pako Deimler (que responde a nuestras preguntas) es que presenta una coherencia estética y una concepción del trabajo muy seria. En “Roots of Darkness” (Xtreem Music, 16) todo va en una línea concreta muy oscura…


Lo primero que me llama la atención es que “Roots of Darkness” presenta una coherencia estética y una concepción del trabajo muy seria. El artwork, por ejemplo, es de premio, del ilustrador vasco Abigor Artaburu.
Sí, las ideas generales y desarrollo de este segundo disco son muy parecidas a las del primero; en todo momento, queríamos guardar una relación y que hubiese una continuidad, una conceptualidad parecida, ya sabes: oscuridad, muerte, depresión, cavernosidad, sonidos de ultratumba… Negrura hecha música.

– ¿Qué diferencias se dan con respecto al predecesor, “Devourers of Life”? Si bien creo apreciar la mencionada coherencia, en el sonido de este segundo trabajo. ¿Es porque vuelves a grabar tú todos los instrumentos?
La única diferencia apreciable en este segundo trabajo es que usamos baterías reales grabadas por Gabriel Artina (Atrexial, With All My Hate), en todo lo demás intentamos que las diferencias sean mínimas. Quizá esté enfocado desde un punto de vista un poco más death metal que doom, a mi parecer, pero, por lo demás, es el mismo rollo. Y efectivamente, yo me encargo de la grabación y composición de toda la instrumentación, guitarras, melodías, bajo y batería. Hay alguna melodía que también ha compuesto el amigo Miguel Bárez (Avulsed, Holycide), y la voz como siempre es cosa de Dave, eso sí aclarar que el tema de la mezcla y estructuración de las canciones ha corrido a cargo de Miguel y Dave.

¿Crees que existen influencias provenientes de bandas de vuestro currículum, como Avulsed o Bizarre? Y hablando de influencias, se puede mencionar también a Funeral, la mítica banda de Noruega, con su incansable batería Anders Eek al frente, es una de las bandas a las que les debéis más. Si bien, vuestro currículum pasa por mencionar también a bandas como Evoken (USA), Disembowelment (Australia), Ahab (Alemania), Shape of Despair (Finlandia)…
Creo que no, nada que ver musicalmente con Bizarre o Avulsed, son mundos distintos, aunque paralelos. Yo apuntaría, entre las principales influencias, bandas como Moondark, Derketa, Incantation, Funebre, Winter, Onirophagus, Rippikoulu… etc.

– ¿Cómo es trabajar con Dave Rotten en lo musical? Un veterano de la escena, como pocos…
Pues es bastante fácil. Es un tío curtido en mil batallas y que, por ello, tiene las cosas muy claras. Entre los dos hacemos buenas migas musicalmente. El resultado es más que obvio ¿no crees? (risas)

– De nuevo, cortes largos en un disco de funeral-doom. Es algo que se menciona a menudo en las reseñas pero, ¿acaso no sería un sinsentido si habláramos de canciones cortas en un estilo musical dominado por el “ritual”? También se oyen cosas aún más extensas, como el corte de 52 minutos de los parisinos Monolithe, funcionando como un disco en sí, o la banda barcelonesa Of Darkness con su Tributo a Krzysztof Penderecki, en homenaje a uno de los padres vivos de la atonalidad, en un corte único de 20 minutos.
Creo que Famishgod tiene muy poco de funeral-doom, más bien es doom-death, old school metal, muy minimalista, con pocas florituras, denso, oscuro y pesado, esos tiempos en las canciones son lo que me pide el cuerpo, no hay una regla establecida, a la hora de componerme no miro el reloj, simplemente me pongo a escribir y el tema pide solo lo que quiere durar, no hay más.

Y ya para terminar, y en concordancia con la anterior pregunta, ¿está consolidándose este género en España? Uno revisa el segundo tomo de Salva Rubio, “Metal extremo 2: Crónicas del abismo (2011-2016)”, y ve cosas nuevas e interesantes. No sé qué opinarás tú.
No he tenido la ocasión de leer aún el segundo tomo de “Metal extremo”, pero quiero creer que sí, es un buen momento para el género, al igual que otros muchos, hay bandas muy interesantes de black, death y thrash en nuestro país, por suerte.