EL IMPACTO FRONTAL DE “DOOKIE” HA QUEDADO DEFINITIVAMENTE ATRÁS Y DISCOS COMO “KERPLUNK” O “NIMROD” HAN PASADO A OCUPAR LA CATEGORÍA QUE REALMENTE MERECÍAN. MIENTRAS SU FUERZA EN LOS ESCENARIOS CONTINÚA EXPRESÁNDOSE SIN NECESIDAD DE PALABRAS, SU NUEVO TRABAJO, “WARNING”, PIDE A GRITOS QUE LOS SIGAMOS TENIENDO EN CUENTA. Y ES QUE EL MUNDO DEL ROCK´N´ROLL VA CADA DÍA VA MÁS RÁPIDO.

La noche anterior ha sido dura. Llegada a Barcelona, cena y salida nocturna. Mike Dirnt y Tre Cool (su nombre real es Frank Edwin Wright) llegan al salón ojerosos y con un hambre voraz. Billy Joe Armstrong ha optado por permitir que se le peguen las sábanas. Los tres deben atender a las labores promocionales que requiere la edición de “Warning” (Warner, 00), su sexto larga duración y un artefacto distinto más en forma que en fondo de sus obras anteriores, pero lo cumplen a medias. Dirnt carga con la responsabilidad (algo menos en la rueda de prensa posterior, en la que escucharemos memeces del tipo “estáis influenciados por Bob Marley”, “¿qué tal el heavy metal germano”… y no estoy de guasa), mientras Cool echa piedras sobre su propio tejado: defender su madurez echado por el suelo o con la boca llena de cremosos croissants de chocolate no deja de ser algo rocambolesco. Suerte de Dirnt. El caso es que, por suerte, “Warning” sabe defenderse por si mismo y que Green Day siguen siendo excelentes en directo, así que en el fondo… (Cool) “Oh, es que no puedes dormir cuando estás en España. Eso va contra las reglas amigo”. Mucho ha llovido desde “Nimrod”. Obviamente, el trío estadounidense tiene sus propios argumentos al respecto. “Hemos hecho doscientos veintiocho conciertos durante un año y medio… además no queremos componer temas mientras estamos de gira, así que al llegar a casa nos tomamos unos días para estar con la familia y con los niños, porque les echamos mucho de menos, como a los amigos, los bares… Desde que nos hicimos famosos no nos habíamos tomado un verdadero descanso. Nos tomamos un mes y medio, pero a los pocos días ya estábamos ensayando dos veces por semana y, conforme teníamos los temas, añadíamos días hasta que llegamos a ensayar cinco días a la semana”. Aunque centrémonos en el disco, verdadero protagonista de esta entrevista. Apuntábamos que “Warning” viene a mostrarnos a unos Green Day maquillados, más incluso que en “Nimrod”. Porque los de Oakland presentan doce temas sin apenas distorsión, de guitarras claras y que incluso se permiten echar mano de cuerdas y de un combo de mariachis. De todas formas, pese a ello, las melodías y los riffs típicamente Green Day siguen por aquí con “Warning”, “Blood, Sex And Booze”, “Church On Sunday”, “Minority” o “Misery” -la de los mariachis- a la cabeza. “El disco tiene menos guitarras y eso le da a las letras mayor importancia. Lo que antes ocurría es que lo mejor de algunas canciones se quedaba detrás de las guitarras, pero estaban allí. Ahora, con estas guitarras menos fuertes, eso estará justo delante de ti. También hemos trabajado con distintos ritmos, es un reto que estábamos esperando para poder crecer como músicos. En cuanto a “Misery”, salió simplemente así. Partimos de una línea vocal y después nos metimos a fondo en darle forma. Hemos viajado a muchos países distintos y nos hemos dejado influenciar por sitios como España, México o Italia, así que esa canción lo refleja. La banda de mariachis ya había trabajado con nosotros antes, así que se vinieron al estudio y trabajamos juntos. La verdad es que son unos músicos excelentes”.

Estamos de acuerdo en todo, pero es de cajón que estos siguen siendo los Green Day de siempre. (Dirnt, mientras Cool suelta a grito pelado que un jodido accidente en su jodido coche le obligo a pasar una temporada jodida…). “Por supuesto. Nosotros somos un grupo de rock´n´roll y siempre está bien que aparezcan otras bandas que intenten buscar nuevos caminos o formas más originales. Pero nosotros tomamos otra dirección, no somos la típica banda que quiere estar constantemente al día. Nosotros solamente pretendemos ser Green Day”. Pues por ahí andan también grupos como Blink 182 intentando ser los nuevos Green Day y vendiendo, de paso, millones de discos. (Dirnt) “Nosotros seguimos estando por encima de esos chicos. Lo que ocurre es que igual les hemos dejado prestada la audiencia por unos minutos. No nos gustan demasiado y no voy a decir que lo que hacen es punk rock. Están tocando música con guitarras, bajo, batería y sin teclados, es respetable, pero…”. (Cool) “¡Nunca serán tan cool como nosotros!”. De todas formas, espero que esta reprimenda no signifique que el trío se ha distanciado de la escena punk que algún día les acogió. “Los amigos que tenía antes y que eran amigos verdaderos sigo conservándolos. Los amigos de verdad quieren que seas libre, y nuestros verdaderos amigos saben cómo somos. Somos famosos, pero no nos comportamos como celebridades, no estamos metidos en ese rollo de hablar mierda de la gente”.