MondoSonoro Discos

Por alguna extraña razón, Black Rebel Motorcycle Club parecen haber tenido mala prensa a lo largo de buena parte de su trayectoria, pero lo cierto es que rara ha sido la entrega en la que el grupo no ha cumplido a la hora de firmar unos cuantos temas valiosos y afilados. Lo han hecho, además, manteniéndose fieles a su estilo y preferencias originales, sin traicionar su universo sonoro y al margen de modas con las que les adelantaban por la izquierda.

Cinco años después de “Specter At The Feast” (Vagrant, 13) los californianos siguen trabajando sus parámetros, y entregan un disco con mayoría de momentos inspirados en lo que supone un trabajo accesible y con no pocos estribillos pegadizos dentro de su oscuridad manifiesta. Una selección que incluye piezas de guitarreo sucio deudoras sin disimulo de The Jesus & Mary Chain, caso de “Spook”, “Question Of Faith”, el single “Little Thing Gone Wild” o “King Of Bones”, junto a otras más cercanas al dream-pop como “Haunt” o al shoegazer como “Calling Them All Away”.

En total una docena de nuevas composiciones que resultan solventes incluso cuando la banda suena peligrosamente a U2 -como sucede en “Echo”-, en una canción que hubiese mejorado el último (y acomodado) trabajo de los irlandeses. Tampoco les va mal cuando se acercan a una psicodelia del tipo de The Brian Jonestown Massacre, por ejemplo en “Ninth Configuration”, “Circus Bazooko” o “Carried From The Start”. En definitiva, un buen disco el del trío norteamericano, que hubiese quedado más redondo de haber sido reducido a diez temas, pero de nuevo dotado de un sonido atemporal que presume de rock clásico en su contenido.

MÁS SOBRE BLACK REBEL MOTORCYCLE CLUB

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies