MondoSonoro Discos

Difícilmente la cosa podía salir mal. Meter a dos de los nombres más destacados del indie folk en un estudio para sacar un disco de duetos debía dar como resultado algo interesante, y así ha sido. Tampoco será este uno de los discos del año pero dudo de que ese sea el objetivo. Beam y Hoop se han reunido para intercambiar experiencias, sinergias y, de paso, mostrarse un respeto mútuo que quizá es lo que lastra ligeramente el álbum. Un disco este oscuro, evocador, melancólico y en el que la alegría brilla por su ausencia. Algo que, por otro lado, también se podía prever. Porque ahí es donde los dos artistas se sienten más cómodos tal y como han demostrado en sus respectivas carreras en solitario. Y no era cuestión de arriesgar. O tal vez sí. Quizá ese riesgo es otra de las cosas que se echa en falta en un álbum con trece buenas canciones, cargadas de preciosos arreglos, pero que podían haber dado mucho más de sí.

MÁS SOBRE SAM BEAM AND JESCA HOOP

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies