MondoSonoro Discos

Como decía el gran Machín en su bolero: “Tengo
una debilidad, no se puede ocultar, lo llevo en la mirada”. Y es que, a
priori, a un viejo rockero como yo el disco de Mendetz debería
provocarle pequeños sarpullidos, pero no. ¡Son tan buenos lo jodios!
Son buenos mezclando lo imposible y encima con ese buen gusto que se le
presupone a mucha gente, pero que luego cuesta un huevo y medio
demostrar.
Y es que lo de estos chicos es una
cocktelera bailonga hasta caer extenuado en la que son capaces de
evocar a compañeros de viaje en lo coetáneo como The Faint (“Cholula
Cream”) con guitarrazos que firmaría el mismísimo Steve Lukather de
Toto (“Flashback”), el italo-disco (ni puta idea de lo que es, pero me
lo han chivado mis compañeros en la redacción y queda de coña!) la
E.L.O. más petarda (“The Mystical Farmer”), ecos más que evidentes a
Justice (“Souvenir”) y sobre todo garrafones de hedonismo, desenfreno y
un vamos a hacer lo que nos salga de los mismisimos que no puedo más
que admirar. Resultado: El disco suena cañon (está mezclado por
Stèphane Briat ´Alf´, quien ha trabajado para AIR o Phoenix) y nada
tiene que envidiar a productos similares que nos llegan de fuera. De
hecho, estoy por iniciar una campaña para verles el año que viene en el
Primavera Sound a la misma hora que “tocaron” Simian Mobile Disco este
año. Ya veríamos quién se llevaba el gato al agua.

MÁS SOBRE MENDETZ

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies