MondoSonoro Discos

Han pasado tres años desde que los guiputxis Delorean publicaron su anterior disco –“Apar”– y eso ha supuesto una larga espera para sus seguidores que son legión. Por eso la arribada de este “Muzik”, su séptimo álbum de estudio en quince años de carrera -cocinado a fuego lento, ajeno a majaderas prisas mercadotécnicas- ha venido acompañada de una gran expectación que podría haberse convertido en un arma de doble y peligroso filo. Que ahora saquen sus temas en un sello propio y nuevo -creado por ellos al efecto y que responde al nombre de (Re?)Phlex- ya es una declaración de intenciones respecto a su propia libertad creativa; y eso siempre -por valiente- es de alabar. Que en los nueve temas que sustancian el trabajo no haya apenas -salvo Pional en “Muzik” y Chris Coady en la mezcla- presencie de la mano -y la voz- de nadie que no sean ellos, también suma puntos.

Todo ha quedado en casa, en familia y eso le da un valor añadido y especial, pero igualmente arriesgado. Y sobre todo, lo que es, más celebrable es el salto de Delorean a una base eminentemente, decidida y ensoñadora de trip-house-pop, y que le sienta como un guante a una apuesta musical que, progresa felizmente, hacia nadie sabe dónde. La ausencia de guitarras es algo tan llamativo, como consecuente. No cabían en este “Muzik” y punto, nada más que hablar del asunto. Si volverán al indie -o no- solo ellos lo saben, y tampoco. El caso es que sobre un permanente sonido sintetizado -burbujeante, soleado y hasta simpático- que para nada les hace perder la identidad de banda, construyen unos nuevos temas en los que, sin haber un hit claro, tienen más baile y tienden más al club -como “Closer”- pero que sigue sonando a los Delorean de “Ayrton Senna”, “Subiza” o el referido “Apar” -caso de las deliciosas “Epic”, “Contra” y “Both”- o llevándonos a terrenos profundamente hotchiperos -como en la jazzy “Orbis” y sobre todo en “Muzik” y la encantadora “Push” que evoca a los mismísimos Moloko de la gran Roisin Murphy– y hasta de la etérea, impoluta y amable shower music y el siempre engominolado dreampop. Otra cosa es que alguien esperase otra cosa o que el tono uniforme y ralentizado del tempo, ritmo y bmp’s del disco y su algo monótono elemento vocal- no colabore apenas en que su nota suba de un notable que, por otro lado, sin duda merecen. En fin, no hay transición sin dolor y aún así todo ha salido mejor que bien.

MÁS SOBRE DELOREAN
delorean
Discos 27 noviembre, 2017 DELOREAN

Mikel Laboa

Conciertos 30 octubre, 2017 THE PRODIGY

Bailando en la oscuridad

Conciertos 25 septiembre, 2017 TOMASITO

Oleaje ecléctico por soleá

Noticias 20 septiembre, 2017 RUBIA

Por tierra, mar y aire

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies