MondoSonoro Discos

Hace tiempo prometí no volver a escribir sobre Manos de Topo. Pensaba que ya no habría nada qué decir, nada que valorar, nada a lo que enfrentarse, pero han sido ellos mismos los que me han enseñado con este “Caminitos del deseo” que, cuando uno anda por el buen camino, siempre queda algo por decir, algo por lo que luchar. Porque eso es precisamente lo que consiguen Manos de Topo con este nuevo trabajo, derribar algunas barreras más, abofetear ideas preconcebidas y lanzarse de cabeza a su disco más oscuro, más amalahostiado, más adulto en el buen y el mal sentido.

En el bueno porque dan un paso adelante (con ayuda de Ramón Rodríguez, The New Raemon, que aporta tanto como le dejan), en el malo porque su humor ácido toma un tono quizás más avinagrado, el que adoptamos los seres humanos cuando crecemos y descubrimos que los problemas no quedan atrás sino que ahí están, esperando con todo su hijoputismo tras la siguiente esquina, tras la siguiente puerta.

Pero el mundo de Manos de Topo es un mundo en el que los defectos se convierten en honor, en el que las decepciones se convierten en nuevas flechas con las que enfrentarse al desamor, en el que las canciones son exorcismos agridulces en el que las lágrimas se esconden tras los disfraces más inverosímiles. Es sobre todo un universo que nos deja canciones y frases que, de tan certero, se nos suman al vocabulario para describir lo que andamos viviendo. Y esta vez, nuevamente, quedan para el recuerdo canciones más robustas, más crudas, aunque de una humanidad y una oscuridad que cala: desde esas “Fantasmas de tus agujeros” e “Ingenieria nupcial” (que recoje algunas de las mejores frases del álbum) con las que abren el disco hasta la espasmódica “Abríguense los solteros”, pasando por la más afilada “Collar de macarrones” o el medio tiempo más medio tiempo que jamás hayan grabado estos perros verdes del pop en castellano, “Bragas bandera”. Diría que solamente bajan el listón en la autoparódica “Democracias y desgracias”, pero tanto da, porque a esas alturas de minutaje uno ya ha vuelto a sumarse a su causa, la de aquellos que nunca han querido ser como los demás.

MÁS SOBRE MANOS DE TOPO
  • Anónimo

    Vaya Zurullo de grupo…..

  • Anónimo

    Retiro lo dicho…y me como el zurullo…

  • Anónimo

    espera espera… que vuelve a salir el zurullo…

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies