MondoSonoro Discos

bad

¿Quién no ha pasado por una crisis vital en algún momento u otro? Stacey Dee, cantante de las estadounidenses Bad Cop / Bad Cop, tuvo la suya en 2015. “Estábamos en el tour del 25 aniversario de Fat Wreck Chords, y Stacey se estaba marcando unas buenas fiestas”, cuenta la otra vocalist Jennie Cotterill. “Terminó tocando fondo y tuvimos que dejarlo. No fué una separación fácil. Tuvimos que volver a casa, cancelar la gira, plantearnos si todavía éramos una una banda, y qué hacer con Stacey.” Afortunadamente, Fat le respaldó en todo momento durante su rehabilitación, y finalmente Dee “salió de eso como una persona completamente nueva y con una trayectoria totalmente distinta”.

Una tormenta con final feliz que ha marcado a la banda en positivo, regresando de forma brillante con un disco fresquísimo. Ya de entrada se aprecia un sonido Fat 100%, y la desgarrada voz de Stacey en “Retrograde” recuerda al mítico cameo de Kim Shattuck en la canción “Lori Meyers” de NOFX. ¡Ojo que vicia! Le sigue “I’m Done”, donde Cotterill releva a Dee en la voz principal. Es la ventaja de alternar dos cantantes, porque cada una aporta matices únicos: mientras Dee “carajillea” magistralmente, Cotterill se encarga de limpiar frecuencias con un timbre muy elegante.

Inmerso en ese tipo de reflexiones empieza “Womanarchist” y de repente decido que es mi tema favorito del disco. Su estribillo se pega con fuerza, pero luego pienso lo mismo de “Victoria”, otro hit descarado. El downtempo de “Amputations” seduce de nuevo y aborda de lleno la crisis de Stacey. “Antes de la rehabilitación, estaba poseída por el diablo, destruyendo todo a su alrededor”, cuenta Jennie sobre la transformación vivida por Stacey. Lo que no cuenta es que el quiebro rítmico al final de “Kids” puede transformarnos a todos de golpe y porrazo.

“Brain Is for Lovers” cierra el disco con un final que podría haber dado más de sí. Como dirían Los Punsetes, “se ve que quiso pero que no supo”. Nos quedamos sin guinda, pero los 30 minutos de “Warriors” confirman indudablemente la vitalidad del punk noventero en pleno siglo XXI. En palabras de la propia Stacey: “Después de cambiar mi vida he intentado centrarme en la fuerza, la conectividad y la positividad. Creo que este álbum es un buen comienzo”. Queda claro que Bad Cop / Bad Cop rebasan honestidad, maestría y experiencias vitales demoledoras a partes iguales. Deseo que disfruten de “Warriors” tanto como yo lo he he hecho.

MÁS SOBRE BAD COP BAD COP
bad
Discos 01 septiembre, 2017 BAD COP BAD COP

Warriors

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies