Contar con los emergentes Celestial Bums como invitados fue un lujo, aunque sus canciones requieran de mayor concentración que las de Joe La Reina para ser disfrutadas como es debido. El grupo barcelonés tuvo tiempo para desarrollar el repertorio que forma parte de su CD autoeditado de hace unos meses, y digo desarrollar porque sus canciones -que con toda seguridad harían las delicias de Julian Cope o Jim Morrison- son largas y reptantes, psicodélicas y lisérgicas, canciones de aquellas que traen a la cabeza el universo de las cult movies de Jodorowsky, que crean imágenes de chamanes colocados de peyote o en ayahuasca, espejismos en desiertos y reptiles acomodados en arenas calientes. Quizás les faltó algo de contundencia, pero lo cierto es que su valor no está precisamente en la energía, sino en su capacidad por crear ambientes tan ensoñadores como los de “The Starry Night”.

Por su parte los guipuzcoanos Joe La Reina demostraron porqué han despertado el interés de un sello como Subterfuge. Tienen una muy buena presencia escéncia, saben engarzar sus voces creando un excelente juego coral, y la voz de su vocalista principal se impone con fuerza sobre el ensoñador colchón de acúticas con la suficiente personalidad propia como para borrar de un plumazo su parecido físico con el Dylan de la portada de “Desire”. Solo le faltaba el sombrero. Quizás lo único que cabe reprocharles es no haber presentado todavía ningún tema nuevo del largo que están preparando, y basar su set de forma casi exclusiva en las canciones de su primer Ep “Change of Masks”, dando como resultado un concierto algo corto y en cierta medida parco, haciendonos intuir a todos que de seguir trabajando en el local de ensayo y pulir algunos detalles de su folk-rock, incoporando nuevas texturas como hacen por ejempl Dry The River, pueden dar que hablar y mucho en el futuro.