Para continuar con nuestro modesto homenaje al fallecido Tom Petty, nuestro redactor Toni Castarnado selecciona diez momentos de la carrera del artista que le han marcado especialmente. Aquí los tenéis, con los correspondientes vídeos para echarles un vistazo.

Rebels

Aunque no lo parezca -o al menos no tanto como otros músicos-, Tom Petty fue un rebelde. Soñaba desde niño con cantar y todas canciones como las de sus ídolos Bob Dylan o Elvis Presley, por eso nunca se conformó y desafió siempre la autoridad de su padre. No cesó en su empeñó hasta conseguirlo, tampoco se arrugó ante la industria discográfica cuando tuvieron sus encontronazos. La canción “Rebels” (incluida en “Southern Accents”) simboliza todo eso.

Mudcrutch

Antes de empezar su carrera acompañado por The Heartbreakers, Tom Petty probó fortuna con Mudcrutch. El proyecto no tuvo salida entonces, si bien es verdad que editaron un single, “Depot Street”, e incluso firmaron un contrato discográfico que poco después romperían. Pero más allá de escribir unas cuantas canciones que se quedaron en el tintero, el rubio californiano se encontró allí con dos compañeros que le harían de escuderos de por vida, el guitarrista Mike Campbell y el teclista Benmont Tench. En 2007 invitó a Randall Marsh y a Tom Leadon a retomar aquel sueño de juventud. De esas sesiones salió un disco homónimo brillante, al que seguiría un segundo volumen en 2016.

The Traveling Wilburys

A mediados de los ochenta Tom Petty le tendió un cable a Bob Dylan, se lo llevó de gira y le dio aire a su amigo en un momento en el que realmente lo necesitaba. Esa fue la excusa perfecta para montar una super banda en la que también estarían Roy Orbison, Jeff Lynne y George Harrison. Grabaron dos discos, y para la posterioridad ha quedado el clip de “Handle With Care”, con la imagen de los músicos alrededor de un micrófono colgando del techo del local de ensayo, una imagen icónica de la historia del rock.

She’s The One

El final de los ochenta, con “Full Moon Fever” (seguramente su mejor disco junto a “Damn The Torpedoes”), y toda la década de los noventa fue una etapa prolífica con muy buenos resultados para el de Florida: de “Into The Great Wide Open” al luminoso “Echo”, pasando por la elegancia de “Wildflowers”. Entre medias, un encargo: la banda sonora de la película “She’s The One” de Edward Burns. “Walls” era la canción optimista del disco, en dueto con Lindsey Buckinham, y un clásico instantáneo.

Runnin’ Down A Dream

Con el documental musical como género en alza, Tom Petty se puso en manos de Peter Bogdanovich para explicar su vida y milagros en pantalla grande en “Runnin’ Down A Dream”. La música era la principal aliada de Petty en el documental y en la vida en general. “La suya no deja de ser la historia de un tipo que va hacia el Oeste en busca de fama y fortuna”, decía Bogdanovich. El excesivo metraje -cuatro horas, quizás excesivo para buena parte de los espectadores- no impedía vibrar con algunas secuencias y anécdotas que no tienen precio, glosando cada una de las etapas de su carrera en orden cronológico.

The Sopranos

Tony Soprano está hospitalizado y, en la habitación en la que se debate entre la vida y la muerte, su esposa Carmela saca un reproductor de CD’s y pincha “American Girl”. Entre sollozos, ella recuerda cómo se conocieron, lo que han vivido juntos, los buenos y los malos momentos, y que al final, pese a todo, permanecen juntos pase lo que pase. De fondo suena uno de los mayores clásicos de Petty y una de sus canciones más emotivas, la que narra la historia de esa chica americana que te apoya cuando la necesitas, esa que te quiere incondicionalmente en los momentos más delicados. Emoción en carne viva.

The Live Anthology

Ante la imposibilidad de verle en directo por estos lares -si bien hubo promotoras que lo persiguieron-, como consuelo tenemos la edición de “The Live Anthology”, una mastodóntica caja de cuatro discos (en su versión en vinilo eran siete). Eso sí, en lugar de recoger uno o varios conciertos enteros, se trataba de una compilación de cortes sueltos de distintas épocas y lugares: de 1981 a 2006, del Fillmore de San Francisco al Bonnaroo Music And Arts Festival de su Gainsville natal, entre muchos otros escenarios.

Tom Petty: The Biography

Con la ayuda de Warren Zanes, hace dos años se publicó “Tom Petty: The Biography”, título autorizado en el que se desarrolla la vida de Petty. Al contrario de lo que pasaba con el documental, aquí sí se escarba en los aspectos más peliagudos de la vida del artista estadounidense. Se nos habla sobre su relación con las drogas -más concretamente sobre el período en el que estuvo enganchado a la heroína-, sobre la muerte de su bajista Howie Epstein y sobre más momentos complicados o turbios de su carrera, combinándolos, eso sí, con otros en los que prevalece la música como hilo conductor.

Hyde Park

Cuando Tom Petty anunció que únicamente iba a ofrecer un concierto en Europa dentro de la gira de cuarenta aniversario de The Heartbreakers, los fans más acérrimos corrieron a comprar sus entradas y sus billetes de avión. Iba a ser una ocasión única en Londres, concretamente en Hyde Park. Aquel concierto dejó varios momentos imborrables para quienes lo presenciaron, pero sin duda el más emotivo fue escucharle cantar “Stop Driggin My Heart Around” junto a Stevie Nicks.

Johnny Cash

Si Rick Rubin le salvó la vida a Johnny Cash por los consejos que dio en los American Recordings, a Tom Petty también le ayudó mucho en “Wildflowers”, una obra muy importante en su trayectoria, en “Echo” y en la ya citada banda sonora de “She’s The One”. Precisamente en “American III: Solitary Man”, Cash grabó una descomunal versión de “I Won’t Back Down” de Tom Petty, respetando la toma original, pero dotándola de una emotividad sorprendente gracias a su registro grave y crudo.