El año que viene Discos Linacero cumple 50 años. Al frente de un símbolo de la capital aragonesa, conversamos con Luis Linacero sobre vinilos, historia y futuro.

Esta es una ampliación de la entrevista aparecida en Mondo Sonoro Aragón, edición diciembre 2017.

Se lleva hablando de la muerte del disco desde la llegada a los hogares mundiales de Kazaa y otro a partir de 2001. Pero aquí siguen tiendas como la vuestra, con 50 años de vida, 20 de ellos conviviendo con internet. ¿Hemos subestimado los discos?

Seguramente sí, pensar en la total desaparición  de un objeto que además de contener música es una expresión artística en sí misma, sería un desastre para la cultura musical.

El artista necesita del disco como concepto, no basta con lanzar canciones sueltas, hay que agruparlas en un álbum, que tengan un sentido en su conjunto, que se muestren con una estética grafica que identifique tanto al artista como a las canciones. Digamos que hay que materializar, hacer sólido algo que es intangible como la música, por eso el concepto del disco no creo que vaya a desaparecer.

Que el disco, como contenedor de canciones, se escuche desde un archivo digital, un soporte discográfico como un CD, un vinilo o cassette, dependerá del gusto por coleccionar del aficionado, del grado de melomanía y de la pasión por las obras de los artistas favoritos de cada uno.

Difícil competir contra la posibilidad de tener toda la música al alcance de un click,  por ello el descenso de ventas de discos es inevitable.

Siguiendo con la pregunta anterior, ¿qué tienen los discos que no tengan los VHS?

El video, en VHS o DVD, es una copia domestica de una película hecha para proyectarse en pantalla grande, el original es el cine. Sin embargo, el disco, en formato CD, vinilo o cassette, es una copia de una grabación que se hizo para reproducirse en dichos formatos, en este caso el original es el disco, y si es de vinilo todavía es más original.

El disco y su industria son los que hacen llegar la música a las masas.  Hace posible que puedas  escuchar la música que un artista grabó a kilómetros de distancia, difundir  por el mundo el rock’n’roll o que el flamenco llegue hasta Japón. El disco sobrevive porque es un objeto artístico y cultural original. Es el protagonista del desarrollo de la cultura musical desde hace más de 100 años.

En una entrevista anterior (de 2011 si no me equivoco) comentabas que el futuro de Discos Linacero pasaba por la especialización y por los vinilos. ¿Es esta vuestra estrategia empresarial a día de hoy?

Sí, sigue siéndolo. Como decía antes el disco sobrevive y en el formato de vinilo con más sentido. Cada vez somos más los que disfrutamos escuchando música en un tocadiscos. La liturgia de poner un disco, desde que lo sacas de su funda, pones la aguja sobre el surco y que luego limpias antes de guardarlo. Todo ello es un placer, sin olvidar la diferencia del sonido, esa mayor presencia de graves y medios en muchas grabaciones.

Por eso también ampliamos la sección de tocadiscos con modelos de precios económicos para iniciarse en el contacto con el vinilo y equipos con más prestaciones y calidad.

Tampoco olvidamos un aspecto que siempre nos ha apasionado; el apoyo a la distribución de los trabajos de los músicos locales que tienen muy difícil vender sus discos en la actualidad,  así como ampliar la sección dedicada a los discos de músicos aragoneses.

 ¿Quiénes compran vinilos hoy en día? ¿Hay un perfil del “comprador de vinilos”?

El comprador de vinilos, normalmente es un gran aficionado a la música que lleva años haciendo su discoteca. Combina con otros formatos pero el vinilo es su favorito, también se está incorporando gente joven que ven el vinilo como el formato original y les fascina. Descubren la larga trayectoria del pop-rock y siguen a los artistas nuevos, que afortunadamente publican sus nuevos trabajos en vinilo.

Me llama mucho la atención este regreso de los vinilos. ¿Crees que es por el sonido, por el aura vintage o porque la historia de la música también es cíclica?

Creo que forma parte de todo este movimiento vintage que aprecia los objetos, diseños y estética de calidad que han sido superados por la velocidad de las modas y la tecnología pero no mejorados.

En el caso del vinilo los archivos MP3 no mejoran el sonido de los discos, ni la portada descargada en el móvil supera la calidad del tamaño de 30 x 30 de la portada del vinilo.

El auge del vinilo en este renacimiento es imparable y no desaparecerá fácilmente.

¿Qué iniciativas o actividades estáis llevando hoy a cabo en Linacero? (Tanto desde la tienda  como desde el café)?

Básicamente relacionadas con los vinilos y músicos locales. Organizamos todos los años el “MAS BIRRAS r’n’r festival” rindiendo homenaje a la banda más querida en nuestra ciudad, Mas Birras. Seguimos con las sesiones de “Vinilo&vermu” en LINACERO café todos los sábados a mediodía desde hace ocho años, invitando a aficionados a la música en vinilo para que pongan en nuestros tocadiscos sus joyas en este formato.

Actualmente, si no me equivoco, está el café Linacero y Discos Linacero. Tengo entendido que vais a trasladar la tienda a El Caracol, un centro que también ha tenido épocas de altos y bajos, pero que ahora parece que ha vuelto a la carga. ¿Por qué esta mudanza?

Bueno, Discos Linacero lleva en Zaragoza casi 50 años, los cumpliremos el año próximo, mi padre abrió la primera tienda en “El patio musical” en la Plaza San Miguel en 1968, paso a San Miguel 49, estuvo en el Pasaje Palafox en los últimos años de Guateque, cogimos el testigo los hijos y abrimos tiendas en la calle Delicias, en la calle Ricla y en la calle Alfonso, también como TOP Records en Maria Lostal y en el Caracol.

La más importante siempre fue la de la calle San Miguel 20 donde ha estado Discos Linacero desde 1981 y hemos vivido los momentos mas importantes y gloriosos, pero ha llegado la hora de dejar este local y ahora “El Caracol” es un sitio perfecto para nosotros.

Teniendo en cuenta como está el negocio de la venta de discos en la actualidad no necesitamos un local tan grande, ni que esté en una calle peatonal y comercial de primera línea. Ahora hay que tener una buena tienda en internet, como la que tenemos y una tienda correcta con buen producto de calidad en un lugar fácilmente localizable como “El Caracol”. Nuestros clientes solo tienen que cruzar el Paseo Independencia para localizarnos y en la nueva tienda encontraran lo mejor que sabemos vender: vinilos, tocadiscos, discos de músicos aragoneses, libros, CD’s, DVD’s, artículos de regalo musicales…

Discos Linacero es también un punto de referencia de venta de entradas. ¿Alguna vez habéis tenido avalancha de fans dispuestos a lo que sea por una entrada? ¿O alguna otra anécdota?

Estamos orgullosos de ser esa referencia para el mundillo musical zaragozano y sin duda la mayor expresión fue la venta de entradas de la última gira de Héroes del Silencio hace 10 años. La gran expectación que se creó ante la puesta a la venta a las 00 horas por el sistema de los cajeros hizo que abriéramos la tienda a esa hora para vender las entradas a la vez que ellos, la gente llevaba en la calle desde por la mañana, el sistema de los cajeros colapsó y la gente que esperaba sacar la entrada por cajero entró en pánico. Muchos corrieron para llegar a la tienda donde vendíamos las entradas físicas sin problema y con mucha satisfacción. Cerca de las cuatro de la madrugada vendimos la entrada al último de la fila. Todos los que vinieron a Linacero se llevaron su entrada. Para la segunda fecha no se pusieron a la venta en cajeros pero se abría la venta a las cuatro de la tarde para hacerlo en toda España a la vez. Muchas personas pasaron la noche acampadas en la calle, haciendo fila para ser los primeros y asegurarse las mejores entradas. La fila que se había formado en la tienda daba la vuelta a la manzana, llego a juntarse el primero con el último. Ese día vendimos más de 10.000 entradas y nadie que vino a Linacero se fue sin ella. Fue algo épico.

¿Y el futuro?

Sin duda mi hermano Miguel y yo seguiremos haciendo lo mejor que sabemos hacer, vender discos, seguir apoyando a los músicos aragoneses, a los jóvenes y a los veteranos, y sobre todo, intentando mantener viva esa referencia que para el mundillo musical zaragozano es “Discos Linacero”, desde ahora, en El Caracol.