3.- Arca

Arca

(XL Recordings / Popstock!)

(ELECTRÓNICA) Puede que compartir la exaltación de los buenos momentos esté infravalorado, no se lo niego, pero compartir la oscuridad, los deseos más corrosivos o nuestros miedos más atenazadores requieren de una fuerza interior (o de una debilidad extrema, quién sabe) que obliga a sobrevivir a todo ello y plantarlo frente a los demás, frente a sus ojos y sus oídos. No crean que me estoy yendo por la ramas, sino que precisamente eso es lo que transmite esta emocionante obra maestra que firma el venezolano Alejandro Ghersi, más conocido como Arca. Porque Arca no es un disco que el mundo necesitase (aunque ahora algunos no podremos pasar sin él durante una buena temporada), sino el que Ghersi estaba obligado a grabar. Un equilibrio entre oscuridad y luz, entre tristeza y melancolía. Arca no plantea una escucha sencilla –ninguno de sus discos lo ha hecho-, más bien al contrario, pero la recompensa es amplia si nos permitimos lanzarnos de cabeza a su piscina y no nos preocupa perder el mundo exterior de vista durante tres cuartos de hora. Sus trece canciones dibujan un universo asfixiante y melancólicamente precioso en el que se esconde un lirismo intangible levantado sobre capas de la emotividad más visceral y valiente que uno pueda encontrarse fuera de los tópicos en un disco moderno. Como en los grandes libros, un par de pasajes bien podrían resumir su grandeza. Y quizás los más claros, útiles y directos se materializan en la emotiva Anoche y en la melodramática Reverie, en la que Arca repite a modo de mantra los primeros versos del clásico venezolano Caballo viejo de Simón Díaz; dos singles que funcionan perfectamente como muestra de lo mucho que esconde este intenso ArcaJoan S. Luna