Sabotaje

Con permiso de Quentin Gas y los Zíngaros, Guadalupe Plata, Gata Cattana, Los Planetas, Neuman o Julio de la Rosa, que han figurado entre los mejores discos nacionales, Lagartija Nick han firmado el mejor álbum del año parido en el Sur de España. “Crimen, sabotaje y creación” podría ser también el perfecto epígrafe para definir en su mayoría a los quince discos que hemos destacado por estos lares en 2017. Propuestas rupturistas con el orden establecido como Crudo Pimento, Fausto Taranto, Rocío Márquez o que incluso se han saboteado a sí mismos como Niños Mutantes o RYM . Un crimen para algunos, una muerte justa y necesaria diríamos otros. Que me quede como estoy dirían Viva Suecia y también les ha ido bien, pero lo cierto es que 2017 ha sido un año para el secesionismos y en lo musical parece que la jugada ha funcionado.

 

LAGARTIJA NICK

Crimen, sabotaje y creación (Virgin/Universal)

La formación original vuelve al estudio para rendir homenaje al desaparecido Jesús Arias. El resultado es un cancionero turbador, a ratos lacerante y avinagrado en su denuncia social por la vía de un rock andaluz con pespuntes flamencos. Contracultura de la de verdad.

 

 VIVA SUECIA

Otros principios fundamentales (Subterfuge)

Los murcianos han conseguido un sonido propio, reconocible y característico sin renunciar a sus referentes. Esa combinación de guitarras, atmósferas y melodía, con la voz de Rafa Val unificándolo todo y con otro himno “El Nudo y la esperanza” está resultando infalible. Bien por ellos.

 

 ESKORZO

Alerta Canibal (Root Sound)

Tras más de dos décadas de carrera, Eskorzo ha alcanzado la plenitud. El combo se sumerge aquí de lleno en sonoridades latinas. Y con esa dualidad encantadora: letras tristes en música vitalista. Un danzón eléctrico, aupado por unos metales bárbaros que juegan en la delantera.

 

 CRUDO PIMENTO

Teleiste Mouska (Everlasting)

Tercera entrega en la que encontramos a los Crudo Pimento más imprevisibles si cabe. La voz de Raúl de Frutos alcanza sus mejores registros en otro trabajo de antropología donde el black metal comulga con el jarocho, el mento o el calipso. Absolutamente imprescindibles.

 

FAUSTO TARANTO

El Reflejo del Espanto (Espect)

Segunda entrega del combo granadino que los hace llevar el metal, el flamenco y lo progresivo a un nivel superior. Una apuesta heredera del rock andaluz que no tiene miedo a huir de los estribillos en beneficio del arte. Heterodoxia sabia y con gusto añejo.

 

 BALLENA

Navarone (Subterfuge)

Una de las sorpresas del año. Las canciones de Ballena son cartas marinas, mapas de tesoros atrapados en la memoria de Miguel Rueda (Cecilia Ann, Fila India…) Un disco nostálgico pero también ácido e irónico en cuerpo y alma. Otro pop que vuelve del fondo del mar.

 

NIÑOS MUTANTES

Diez (Ernie)

De éxito también se muere y Niños Mutantes venían de recibir la extremaunción hace poco. Menos mal que pudieron vomitar a tiempo todo lo que les estaba matando y darle forma de disco. El resultado es “Diez”: El álbum más oscuro y menos amable de la banda en toda su carrera.

 

 

JJ SPRONDEL

1931 (Rock Izar)

Tras firmar un debut en el que el ejercicio de estilo primaba, ahora cada frase pesa y supedita ese derroche de virtudes a un texto más expuesto, a un idioma menos plástico. Ya lo hicieron Standstill en “Viva La Guerra” y JJ Sprondel repiten jugada. Son los tapados de nuestra escena. Descúbranlos.

 

 FOYONE

Rico sin denuncia (Dnc Records)

El malagueño da una le-cción de elasticidad rapeando sobre todo tipo de instrumentales, aunque la mayor virtud de este disco es haber conseguido adaptar el rap clásico a los nuevos tiempos. Es un flashback del rap noventero con las virtudes de la libertad de la música del siglo XXI.

 

 LORI MEYERS

En la espiral (Universal)

El sexto álbum de los granadinos condensa lo progresivo y la adrenalina pop en un disco en el que los sintetizadores ya no son el fin sino el medio. Trece canciones en el que alcanzan el mejor sonido de una carrera que ya roza los veinte años de andadura. Parece que fue ayer.

 

 ROCÍO MÁRQUEZ

Firmamento (Universal)

A diferencia de Rosalía o Silvia Pérez Cruz su sangre flamenca ha cuestionado cada movimiento de la onubense. Si con “El niño” se salía de los parámetros de la ortodoxia, ahora con “Firmamento” su actitud es desafiante, un disco flamenco en el que no hay guitarra.

 

 PYLAR

A Ella te conduce la sagrada espyral (Humo)

Sonidos y sensaciones. Pylar son simplemente indescriptibles y en su último trabajo nos invitan a un paseo donde lo sagrado y lo profano parecen compartir el mismo rito. ¿Metal? No, un camino claroscuro hacia otros mundos capaz de provocar vértigo y adicción a la vez.

 

RYM

Hasta el final, la duda (Sello Salvaje)

El refundado combo granadino noquea y deslumbra con el lanzamiento de un disco que tritura moldes. Pop avanzado, minimalismo gigante, post-rock plástico, nu-jazz, poesía de cámara. Una obra conmovedora, inteligente, resbaladiza. Cualquier comparación se quedará corta.

 

 GARAJE FLORIDA

Obra y Gracia (Grabaciones a montones)

Si en su anterior trabajo, “Ser de Plutón”, predominaban sonidos más sixties y garajeros, ahora el grupo abraza el krautrock, la new wave o el post-punk, sin contemplaciones ni miramientos. Un background que lejos de empalidecer su propuesta, les va a abrir muchas más puertas.

 

APARTAMENTOS ACAPULCO

Nuevos testamentos (Ejercito Rojo/El Volcán)

Llevan tiempo en el punto de mira. Siempre bajo sospecha –estar en Granada y enlodarse en el mismo cieno shoegaze que Los Planetas es una osadía a la que pocos se habían atrevido. ¿Cómo lo han hecho? Con canciones, con oficio y con la confianza ciega en la música que adoran.

 

 

 THE WHEEL AND THE HAMMOND

Wooden (Warner)

El segundo largo de los cordobeses The Wheel & The Hammond sigue esa estela de excelencia de su debut. Sin embargo en Wooden, ese pop grandilocuente se deja seducir por la oscuridad, por el negro riguroso, lo que dota sus canciones de mayor magnetismo.

 

 LAPIDO

El alma dormida (Pentatonia)

En este octavo disco en solitario, Lapido ha dado manga ancha a sus colaboradores para que le sorprendan con una producción mancomunada. El alma dormida ha despertado en el repertorio del granadino sonidos de otra época, que no es ni propia ni extraña.Ya lo dice él: algo suena raro y nadie sabe qué es.

 JAMONES CON TACONES

Lukin For De Fango (The Borderline)

Bajo la batuta de Tino de Geraldo y rodeados de artistas como Rozalén los murcianos firman un  debut que se enfanga en la diversidad de estilos y sin embargo suena pulcro y reluciente. La veta reggae es la más arraigada en un trabajo fibroso con canciones para la distancia corta como Mi mongola favorita y otras más expansivas como ese Antirap que promete en directo.

 

 DOLOROSA

Que el mañana sea bueno (Wild Punk)

El segundo álbum de los granadinos mira al horizonte con una apertura de dinámica considerable. De ese rincón exquisito en el que encontraban las canciones de Raúl Bernal y la voz de Natalia Muñoz su complicidad, han pasado a un álbum electrizante, de sonido musculoso y con un mapa sonoro opulento pero con la humildad de quien sólo desea que el mañana sea bueno, sea mejor.

 

 

 

 MAGA

Salto Horizontal (Warner)

Tras seis años de silencio y un amago de retirada Maga saltan de nuevo a la arena con un disco luminoso, vitalista y lleno de matices, con el que la banda recupera la energía de sus inicios y conquista una renovada sonoridad. Estamos ante su trabajo más completo y dinámico.