Iñaki Urbizu, más conocido como “Pela”, nos presenta su selección de los 10 discos que han sido imprescindibles en su vida. El músico gasteiztarra ha terminado recientemente una extensa gira internacional como frontman de Marky Ramone, que le ha llevado a visitar países como La India y Australia entre otros muchos, y vuelve a la acción con su banda Sumisión City Blues (entrevista aquí) quienes lanzaron hace un año su primer álbum en formato largo tras varios singles. Estos últimos estarán en directo en el primer Rabba Rabba Hey! del año en Nave 9 (Bilbao) el domingo al mediodía.

A continuación, la selección de discos de Pela:

Eskorbuto “Los Demenciales Chicos Acelerados” 1987
Si hay un disco que de verdad me voló la cabeza es este. Llegaba siguiendo a Eskorbuto algún tiempo, “Eskizofrenia” me encantaba, lo escuchaba a diario. Un tío mío vendía cassettes en su bar de carretera y un día allí apareció una k7 de Eskorbuto nueva y doble. Yo me quedé con la 1ª parte y mi primo Anti con la 2ª y el con el póster… no me importó lo del póster, esa primera parte de este disco es lo más grande que se ha hecho en castellano. No sabía si me gustaba o no, pero no podía dejar de escucharlo…¿qué hostias era aquello de “La Canción del Miedo” o “Mucho Más fácil”? No sonaba a punk, era otra cosa, mucho más personal. Aprendí que el punk no tiene que ver con la música sino con la actitud, y que al público es mejor no darle lo que esperan de ti.

Ramones “Road to Ruin” 1978
En los comienzos de HalaBedi Irratia había muchas horas de música sin interrupciones, y yo siempre estaba preparado para grabar las cosas que me iban gustando. Recuerdo perfectamente la primera vez que escuché Ramones…fue con “I Don´t Want You”… y al momento me enganchó. Después supe que antes de entrar en ningún estudio, Ramones ya habían escrito las canciones de sus tres primeros LPs, así que “Road to Ruin” de alguna manera fue la hora de la verdad para ellos…ya sabes, tienes toda una vida para escribir tu primer disco y sólo un año para el segundo, el cuarto en este caso. Me encanta la producción, la portada, me encanta cómo toca cada uno…especialmente Dee Dee, que en esta época era el mejor bajista de punk-rock de la historia.

Stooges “Fun House” 1970
También recuerdo perfectamente la primera vez que escuché a los Stooges, fue en Galicia en el 92, cerca de Vigo. Obligaciones nos fuimos allí a hacer tres fechas y dormíamos en casa de un colega mayor que nosotros y que era muy fan de los Asheton y compañía. Una noche este tío nos pinchó un K7 con “Search and Destroy” y alguna más del “Raw Power”, pero cuando después en Gasteiz descubrí el “Fun House” me quedé pillado con lo sencillo que parecía todo… esta gente mezclaba punk, garage, blues o jazz sin ningún problema. Me obsesioné con esto, cuando algo me llega lo exprimo al máximo buscando todas las emociones que se puedan conseguir y los Stooges te las dan a patadas.

Alice Cooper “Killer” 1971
Este disco compartía la cinta de K7 con los Wasp y yo, en mi ignorancia pre-adolescente, creía que también eran los Wasp. Me encantaba escuchar “Halo Of Flies”, “Desperado” y “Dead Babies” a toda leche en mi cama, vestido completamente debajo de las mantas con mi radio cassette rojo. Llegó el punk y me olvidé un poco de esto hasta que en un Bar de la Zapa en Gasteiz lo pincharon y el de la barra me explicó que no eran Wasp sino Alice Cooper y que tenían más cosas en esta onda. Fue una especie de redescubrimiento que me hizo pasar muchas buenas horas otra vez.

Iron Maiden “Killers” 1981
Un colega del barrio me prestó una edición barata en K7 de los dos primeros Lps de Iron Maiden. Sólo venián los títulos de los temas, también traducidos al spanish. Yo, para fardar, quería aprenderme los nombres de los integrantes del grupo pero en la funda interior no se decía nada, sólo tenía la música. Reconozco que para mí esos dos primeros LPs funcionaron como uno solo durante algún tiempo, si escuchaba uno, escuchaba el otro. Pero antes de afeitarme el bigote por primera vez ya tuve claro que “Killers” era el que me ponía de verdad. El sonido de bajo de ese disco siempre me ha encantado, las guitarras que parecen una carrera de motos, las partes más tranquis…

Union Carbide Productions “Financially Dissatisfied Philosophically Trying” 1989
En plena obsesión Stooge leo en un catálogo de No Tomorrow Records que hay unos tarados en Suecia que siguen la estela de los de Detroit, que son la hostia y que si te gustan los Stooges no sé qué hostias haces que no has escuchado a UCP. Para entonces la banda ya no existía y por eso pude hacerme con sus 4 LPs al mismo tiempo. Lo que hizo que durante los siguientes meses no escuchase otra cosa. Mi favorito es el 2º, que suena todavía muy salvaje pero apuntando otro tipo de maneras. Plagiaban cosas de los Doors, de los Stones pero seguían haciendo música muy personal. Estos tíos estaban diciendo que había un futuro para la buena música.

Beasts of Bourbon “Black Milk” 1990
Conocer Asio de Los Bichos cambió un montón de cosas, y cómo no en lo que se refiere a música también. Fue para mí una especie de hermano mayor tardío. Recuerdo perfectamente el día en que Asio apareció con un montón de vinilos para prestarme…Scientists, Tom Waits, These Inmortal Souls, Only ones… Hostia, le dije, sólo dime uno para que lo escuche el primero. Este, dijo, “Black Milk”. Y así lo hice, lo escuché el primero y aunque hubo temas que me llegaron, tengo que reconocer que no comprendí muy bien de qué iba el resto del disco. Pero allí había “algo” sin duda, así que me lo escuché como si lo hubiera pagado yo y mereció la pena. También fue la hostia tirar del hilo de todos los miembros de esta súper-banda. Encima fueron las bestias las que me descubrieron al gran Marty Robbins. Creo que “Execution Day” es mi canción favorita hecha en Australia.

Nick Cave “The Firstborn Is Dead” 1985
Pocos se merecen el éxito que tienen más que Nick Cave, un trabajador del rock con mayúsculas. La gente lo adora, las nuevas juventudes quieren acariciarlo y abrazarlo en esos grandes escenarios coloridos. Llevo años viendo ese tipo de imágenes y todavía se me hace extraño porque cuando conocí la música de este tipo, a través de este disco, era la cosa más sucia y retorcida que me había echado nunca al oído. Blues eléctrico y ruidoso, desacompasado a veces, oscuro, muy oscuro… ¿Quién hostias sería ese Blind Lemon Jefferson? …pensaba yo. Con sólo 3 Bad Seeds alrededor, pero los definitivos: Blixa Bargeld, Mick Harvey y Barry Adamson… que en este disco además se hacen unas voces increíbles, de mis coros favoritos de todos los tiempos. Me hice una imagen de Nick Cave en la que era una especie de Drácula o cualquier otra alma atormentada que no quiere saber nada de humanos.

Lou Reed “Berlin” 1973
Esta es la historia triste definitiva. La historia de cómo las drogas pueden acabar con el amor y con todo lo que se ponga por delante. Asusta por lo real que parece. Cuando acaba la fiesta de cumpleaños y el reprise de “Berlin” y suenan los primeros acordes de “Lady Day” ya sé que en los siguientes 45 minutos no voy a estar para nadie. Me gusta escucharlo del tirón, en vinilo y tumbado en el suelo. En principio puede parecer un disco tranquilo, pero no lo es, esto es un bajón anfetamínico de primer orden. Aquí están algunas de mis letras favoritas de Reed, la producción es de diez, el bajo de Jack Bruce… Me tuvo obsesionado mucho tiempo.

Rolling Stones “Exile on Main Street” 1972
Yo de chaval era de los Beatles, lo reconozco, tenía varios Lps de ellos y sólo algún recopilatorio de los discos ochenteros de los Stones que obviamente no estaban a la altura. Hasta que me prestaron este disco, claro. Le pillé un montón de puntos muy guapos. Me lie un poco al grabarlo del vinilo a la cinta de K7, perdí el papel con los títulos y nunca sabía dónde empezaba o dónde acababa. Pero tampoco importaba mucho, creo. Recuerdo que después de unos minutos de silencio (en mi cassette), daba comienzo “I Just Want To See His Face” y eso es algo que tengo marcado a fuego y que todavía no he hecho en un disco propio: silencio, silencio y después un poco de oscuridad blues. El riff de “Ventilator Blues” es algo que a Anti de Sumisión City Blues y a mí nos ha tenido siempre intrigados.