En los últimos años, más concretamente en los últimos cinco según reconocen quienes forman parte de ella, la escena de los Sound Systems de dub en España ha crecido de manera muy significativa. Tanto es así que ya cuenta con eventos especializados (como el International Dub Gathering, que se celebra en Illa Fantasia, entre Premià de Dalt y Vilassar de Dalt, los días 14, 15 y 16 de abril) y su propios espacio en festivales importantes como el Rototom Sunsplash, el Viña Rock y un largo etcétera que han conseguido que este estilo musical se esté emancipando de la escena reggae.


ORÍGEN DEL DUB Y LOS SOUND SYSTEMS

Aunque en España sea una escena ciertamente joven, en Jamaica tanto el dub como los Sound Systems llevan años siendo parte fundamental de su cultura. Por ello, antes de introducirnos en la escena estatal, hagamos un poco de memoria (histórica) para comprender las raíces de este fenómeno musical.

El dub. Dícese de ese subgénero del reggae en el que los ecos, efectos electrónicos y repeticiones toman el poder sobre el resto de sonidos. Para muchos es la versión electrónica del reggae y, por ende, la más experimental. Su nacimiento se sitúa en Kingston (Jamaica), como no podía ser de otra manera, más concretamente en el estudio Treasure Isle. Allí el operador de Sound System Rudolph “Ruddy” Redwood creó el que se considera el primer corte dub de la historia con “On The Beach”, una canción de The Paragons con producción de Duke Reid. Era 1968 y aunque él no lo sabía (se dice que fue de casualidad al dejar silenciadas las pistas de las voces) Rudolph creó un estilo musical que hoy en día congrega a miles de seguidores y es parte fundamental de la historia del reggae.

Tras ello King Tubby, de la mano del prestigioso Bunny Lee, decidió darle una vuelta de tuerca más al asunto y evolucionar ese sonido, que pronto atrajo la atención de los Sound Systems de la época, quienes empezaron a utilizar estos riddims para sus sesiones en directo. Así comenzó a desarrollarse una nueva manera de versionar el reggae que ha influido a otros géneros musicales como jungle, disco, drum’n’dass, dubstep, electrónica y rap. Su consagración vino gracias a otros artistas que han sido capaces de perfeccionarlo y darle una identidad propia como Lee «Scratch» Perry, Mad Professor, Augustus Pablo, Rx Bandits, Long Beach Dub Allstars, Filibuster, Halfpint o Slightly Stoopid, estando casi todos sus protagonistas de acuerdo en que el año 1976 (con la publicación de importantes e influyentes álbumes de este género) fue el año clave en el desarrollo del dub.

El origen de los Sound Systems se remonta en torno a 1950, cuando los propietarios de los equipos de sonido decidieron que si se movían por diferentes lugares conseguirían alcanzar a mucha más gente. Se convirtieron entonces en “discotecas móviles” (dicho vulgarmente), organizando enormes fiestas allá por donde pasaban y convirtiéndose rápidamente en parte imprescindible de la cultura popular jamaicana. Básicamente su set consiste en un potente equipo de sonido, un dj (selector) y un cantante (singjay), y uno de sus aspectos más importantes eran las llamadas clash (batallas entre Sounds). De entre los más importantes de la época destacan las de Tom The Great Sebastián (con Count Machuki como Mc y Duke Vin como selector) y las llamadas “Big Three”: Clement Seymur -Coxsone- Dodd (Sir Coxsone´s Downbea); Arthur -Duke- Reid y Vincent – King- Edwards. Aunque hay otros pioneros como Junior Sebastian´s & Son´s Junior, Jack Taylor, Roy Whit, V-Rocket, Doc´s The Thunderstorm y Count Smith, cuya aportación fue clave en los inicios de los Sound Systems.

De ahí se expandió la cultura de los Sound por todo el Caribe, para pasar luego a Estados Unidos, Latinoamérica y, más tarde, Europa. En el Viejo Continente vivió uno de sus momentos más importantes en Reino Unido, cuando la época de los 70 se convirtió en un auténtico fenómeno cultural que invadió gran parte de sus calles y clubs (especialmente el carnaval de Nothing Hill), convirtiendo a UK en la cuna de este movimiento en Europa.

 

LA ESCENA EN ESPAÑA

En España, como decíamos al principio, la escena ha progresado mucho en los últimos años. Ha pasado de tener una estructura básicamente underground a profesionalizarse, crear sus propias fiestas y eventos, lograr un hueco en grandes festivales y, lo más importante, atraer a un público cada vez más numeroso y enterado. Se dice, se aventura, que el dub está empezando a sustituir al dancehall como la versión fiestera del reggae.

Sin embargo, aunque su explosión haya sido en el último lustro, existen Sound Systems de dub en España desde hace mucho más tiempo. Para Sevi, integrante de Sound System GreenLight y de Dub Academy, los orígenes de esta escena en España “se remontan a finales de los noventa o principios de los dos mil. Ese sería el punto de partida o embrión, cuando nacieron bandas como Basque Dub Foundation, con Iñaki Yarritu“. Fue en 1997 cuando nació el primer disco editado de dub en España, “Sustraidun Roots Dub” de Lone Ark. “Por aquel entonces Lone Ark ya era un estudio activo (propiedad de Roberto Sánchez, miembro también de BDF). Y en cuanto a Sound Systems, en 2002 Leones Humildes (Barcelona) montaron el primer Sound de España, siguiéndoles de cerca Jah Ras en Tenerife” añade Sevi. Fueron los pioneros del género, aunque pronto se fueron sumando más: “Equal Brothers, aunque eran del País Vasco Francés tenían una gran actividad en el norte, Thunder Clap en Bilbao, Watts Attack, etc. Pero su gran mérito es que, pese a no tener un gran público, han trabajado con constancia durante todos estos años. Gracias a estos pequeños luchadores hoy está creciendo esto“. Eran principios de los dos mil, y la semilla ya estaba en la maceta.

Posteriormente, llegó el momento de dar un paso más y profesionalizarse, de mostrar al público el fruto de tanto trabajo. Y tal como reconocen tanto Sevi como Jordi Conejero, responsable de comunicación del festival International Dub Gathering y el Nowa Reggae, este momento llegó en el año 2010, “concretamente en el festival Rototom, ya que por primera vez se instala un Sound de dub en un festival de este calibre. Esto abrió muchas puertas y después vinieron festivales como el Organics Roots en Tres Cantos (Madrid), el escenario ViñaDub en el Viñarock y la creación de Internacional Dub Gathering (IDG) en Barcelona el año pasado, el primer festival exclusivamente de dub en la Península. Además de fiestas y sesiones eventuales como las de Dub Station, la Dub Academy y todos los clubs que están surgiendo“.

Todo este camino recorrido ha servido para que el dub se esté asentando como un estilo musical autóctono, creando una escena donde los Sound System han pasado de la clandestinidad a contar con un público cada vez más amplio y dispuesto a abrir sus oídos a nuevos sonidos. Y es que, como reconoce Sevi: “se está gestando ahora. Antes dubear era un tratamiento dentro del reggae, ahora se está convirtiendo en un género autóctono, sin depender de lo que nos llega del exterior. Hay mucha gente activa; ingenieros investigando, constructores de Sounds, músicos experimentando con mesas, extranjeros visitándonos,… se está gestando algo bonito, está en un momento dulce“.

 

SOUND SYSTEMS ESPAÑOLAS

Sin embargo, no ha sido un trabajo fácil llegar hasta aquí. Muchos músicos y gente del entorno han invertido mucho tiempo y dinero para que el panorama dub se sostuviese, teniendo un papel primordial en ello los Sound Systems que han ido extendiendo este sonido por todo los rincones de la península. Y hemos hecho un recorrido para conocer algunas de las más importantes.

En el Sur, más concretamente en Málaga, hallamos uno de los Sounds españoles mejor equipados y más activos del momento, South Vibes. Lleva desde 2007 organizando eventos de dub y manteniéndose fieles a su trabajo: “Nosotros pinchamos a un sólo plato al más puro estilo UK. Nuestras sesiones suelen ser un viaje en el tiempo musical desde los comienzos del Reggae hasta lo que es ahora la escena inglesa. Solemos organizar los Dub Clubs en Málaga y nuestro objetivo, además de brindar al público la cultura sound system, es lanzar un mensaje de unidad y fuerza, paz y amor ante la suciedad que nos rodea. Esto se hace por y para la gente, encaminado a darles un poco de alegría y desconexión por unas horas, y por supuesto nuestra intención posterior será ayudar a gente más necesitada“. No es para menos, pues han creado una Asociación Cultural y desde ahí hacen eventos benéficos como el Dub for África, nos cuentan desde la formación, quienes además se describen como “apolíticos, humildes y guerreros“. Aunque no son los únicos dedicados a expandir esta cultura en Andalucía, ya que otros músicos como los de Qedamawe Fyah y Dub Valle Hi-Fi (Granada), Dubstoned Soundsystem (Sevilla) y Mystical Hi-Fi (Almería) también cumplen un papel importante en la región andaluza.

Más arriba, en el centro de la península, nos encontramos con el Sound madrileño Echo Chamber Roots Hi-Fi. Este colectivo, reconstruido del trabajo previo de dos proyectos radiofónicos (Bass Culture Reggae Radio Show y Sonidero Caribe), lleva desde 2012 trabajando con un objetivo particular: “El reto, partiendo de nuestra propia experiencia, es la consolidación. No nos preocupa tanto la ‘escena’ como la capacidad de generar una infraestructura mínima y tejer redes con otros colectivos. Las músicas que practicamos, el roots y el dub, germinaron y se desarrollaron en comunidades fuertemente vinculadas, auténticos sujetos colectivos en resistencia“. Para ello, añaden, “son fundamentales los escasos espacios liberados de nuestra ciudad, en los que venimos participando convocando Roots Rebel Dances junto a otros colectivos como la Asociación de Sin Papeles o el Patio Maravillas. Pero igual de importante nos parece reivindicar el espacio público y nuestras sesiones al aire libre nos han confirmado la potencia del sound system como herramienta para tomar las calles y reivindicar la ciudad como un bien común“. Su trabajo para profesionalizar este sonido en la capital ha sido clave, al igual que el de otros grupos como King Lion Roots Sound o el productor Lo-End Dub.

Más arriba aún, concretamente en Santander, llegamos a Lone Ark, el estudio del productor Roberto Sánchez. Este cántabro es uno de los pioneros del dub y la experimentación musical en España, tanto por su trabajo en solitario como con Basque Dub Foundation. Y es que sus vecinos vascos son también otros de los grandes precursores de este escena, ya que tanto BDF como Bomb Bass Hi-Fi (con Puppa Fran al frente) han dedicado su vida a fomentar el crecimiento de las Dub SS. Al igual que otras como Rootikaly Movement (Castilla y Leon) y Kontaktua (Baleares).

Por último, nos movemos ahora al este hasta llegar a Barcelona, otro de los grandes bastiones de esta escena en la península. Desde que Leones Humildes nos mostrase a principio de siglo cómo funciona esto de los Sound Systems han sido muchos los músicos que han añadido su talento para ayudar a consagrarlas (véase Suruma, Fire Warriors o Urtica), habiendo sido Chalart58 el que más reconocimiento ha conseguido fuera de este ámbito. Aunque llegados a este punto tenemos que detenernos obligatoriamente en el International Dub Gathering. Ya decíamos antes que es el mayor festival español dedicado estrictamente al dub, pero su mayor logro no es sólo ese, ya que está consiguiendo que los focos apunten directamente a Barcelona como centro neurálgico del dub en Europa en la actualidad. Argumentos le sobran, pues en su segunda edición contará con artistas de talla mundial como Mad Proffesor, King Jammys, Zion Train, Iration Steppas, Panda Dub, OBF o Fermin Muguruza.

 

EL OBJETIVO, PONERSE AL NIVEL DE EUROPA

No obstante, pese a la notable mejoría de la escena en los últimos tiempos, aun queda mucho por hacer, tal como reconocen los propios implicados. En Europa, especialmente en Reino Unido y Francia, la escena está mucho más desarrollada desde hace años y su trabajo debe servir de ejemplo aquí para continuar en la dirección correcta. Para Fufuh, miembro de la S.S. Mas Jahma y redactor de la revista Do The Reggae, existen varios aspectos sobre los que hay que trabajar para llegar al nivel europeo: “En primer lugar, al igual que ocurre en otras músicas como el rap o reggae propiamente, que son más mediáticas que el dub, en estos países hay una serie de ayudas y plataformas que impulsan la cultura musical, mientras que aquí el poder lo tienen unas cuantas personas desde hace muchos años. Por otro lado, el dub se viene reproduciendo en sound systems autoconstruidos y esos equipos sólo se pueden montar lejos de los núcleos urbanos por las altos niveles de dB que emiten, por lo que su difusión es muy reducida. Ese mismo volumen del audio también aporta otra pega, ya se han dado casos de daños auditivos por la inexperiencia de los ingenieros de sonido que montan algunos equipos”, explica Fufuh. Añadiendo además un último aspecto a tener en cuenta: “Existe también el problema del desconocimiento de las raíces de este género por parte de la juventud, ya que puedes encontrar en estas fiestas steppa (un género que se podría decir que es lo más electrónico y cercano al techno que hay en esta cultura). Una cuestión que va en detrimento de la calidad musical que ofrece la historia del dub, en cuanto a la musicalidad y la propia calidad. Creo que aún queda un largo camino que recorrer (tanto en la calidad de las producciones, la originalidad de los cantantes, la precariedad de los estudios, la falta de puntos estratégicos para distribuir esta música,…) para alcanzar el nivel que tienen tanto el reggae como el dub en otros países”.

Porque la vida de los géneros musicales urbanos e independientes siempre ha sido difícil en España, donde ya sabemos que la cultura parece más un obstáculo que una motivación para las instituciones. Aunque si nos creemos que en otros países es un camino de rosas estamos muy equivocados, pero la clave para la supervivencia de estos géneros es el trabajo y, como señalaba Sevi al principio, la constancia. Rico es miembro de la Sound System OBF (nacida en Francia y asentada ahora en Ginebra, Suiza), una de la más importantes a nivel europeo, y ha sido testigo directo de cómo ha evolucionado la escena continental en los últimos años. “Antes cuando empezamos, si querías ver en primera persona un Sound System o sesiones de dub de calidad tenías que irte a Inglaterra, a ciudades como Londres, Bristol o Leeds. Nos íbamos allí toda la crew y para nosotros era una gran experiencia porque no podíamos oír ese tipo de cosas en Francia o el resto de Europa. Era una experiencia física y espiritual. En Ginebra fuimos afortunados porque sí que teníamos fiestas de este tipo y a veces venían a visitarnos artistas jamaicanos. Pero ahora todo ha cambiado con internet, y no sólo en la forma de contactar con la gente, si no para producir la música también, la gente ya no experimenta tanto, si no que encuentran todo tipo sonidos en internet. Y además ya no se escucha tanto a los clásicos jamaicanos, muchos cogen influencias europeas, sobretodo inglesas. Y yo no lo juzgo, cada uno puede hacer la música que quiera, pero es bueno aprender de las raíces. Y no de mí, que no soy tan viejo (risas), sino de los veteranos que crearon esta música“. Su trayectoria es un buen ejemplo a seguir, pues hoy en día Francia se ha convertido en un referente a nivel europeo en cuanto a dub y Sound Systems (y reggae en general) se refiere. Y, pese a las adversidades, aquí parece que esta escena está poco a poco afianzándose y logrando metas. Hasta dónde puede llegar, es algo que nos dirá el tiempo.