“City On Fire”

(Lung fu fong wan; Ringo Lam, 1987)

Muchos vieron en “Reservoir Dogs” un plagio nada disimulado de este pequeño clásico de Ringo Lam. Y la verdad es que Tarantino toma prestadas algunas cosas (algún tiroteo, algunas ideas de guión…), pero en conjunto el debut del director de “Death Proof” está muy por encima de este recomendable film hongkonés.

 

 

“The Killer”

(Dip huet seung hung; John Woo, 1989)

 La película con la que se reveló internacionalmente John Woo tiene todo lo que ha hecho grande a su obra: una planificación brillante e imaginativa de las escenas de acción, un Chow Yun Fat que borda el papel del antihéroe, una comicidad entrañable, y claro, las ya legendarias palomas. Obra maestra.

 

 

“Infernal Affairs”

(Mou gaan dou, Andrew Lau y Alan Mak, 2002)

 Andrew Lau y Alan Mak dieron un empujoncito al género en 2002 con uno de los thrillers más originales y más rompedores de la década. Scorsese se atrevió con un remake hace un par de años, y fracasó a la hora de repetir los aciertos del original. Las dos partes que le siguieron están a la altura, y siguen estando por encima del thriller americano actual.

 

 

“One Nite in Mongkok”

(Wong gok hak yau, Derek Yee, 2004)

 Es uno de los thrillers más brillantes de la producción reciente de Hong Kong, pero no ha obtenido aun la repercusión que merece. La película de Yee, tensa, nerviosa, y de una maestría visual apabullante, es el emocionante relato de un joven delincuente de pueblo que intentará ganarse los galones acabando con la vida de un jefe mafioso.

 

 

“Election”

(Hak se wui, Johnnie To, 2005)

Gracias a “Election” el nombre de Johnnie To comenzó a sonar con fuerza en occidente. El film, un violenta e inspirada historia sobre las elecciones para elegir al nuevo líder de las tríadas chinas, es una obra maestra absluta que presenta un equipo de lujo, con los nombres habituales de la productora Milkyway. Actores como Simon Yam o Nick Cheung, el director de fotografía Cheng Siu Keung, la dirección artística de Tony Yu…