La estrategia de promoción en Spotify del último álbum de Drake, “Scorpion”, ha despertado quejas de parte de su base de usuarios.

Si tienes Spotify sabes que Drake ha lanzado un álbum. Es prácticamente imposible esquivar la noticia: la cara del canadiense aparecía el viernes en la portada de decenas de playlists de la plataforma, incluso en algunas que no incluyen ninguna canción suya. Una estrategia de publicidad, nunca utilizada antes en Spotify, que ha resultado demasiado invasiva para parte de los usuarios de la misma, que sienten que va contra del modelo que les ha sido prometido por dos razones: una, porque supuestamente la interfaz debería estar personalizada en base a los intereses musicales de cada usuario, y dos, porque uno de los grandes reclamos de la versión de pago es la eliminación de los anuncios. Hay que poner esto en un contexto en el que Spotify, a pesar de ser la plataforma líder en el mercado de streaming, pierde centenares de millones dólares por año. Lo que, básicamente, parece conducirnos a un escenario en el que solo pueden ser viables plataformas de streaming con grandes multinacionales detrás (véase Apple o Google) que pueden asumir pérdidas de este tipo gracias a los beneficios que obtienen de otras ramas de su negocio.

Pero volviendo al tema que nos ocupa, el minidisgusto ha llevado a un puñado de usuarios a elevar quejas a la atención al cliente de Spotify, y según testimonios recogidos en Redditt o en Billboard varios de ellos han recibido algún tipo de reembolso en compensación. Como es lógico, fuentes de Spotify han asegurado a Billboard que las quejas han sido mínimas y que no se ha puesto en marcha ninguna política de reembolsos para este caso, por lo que no es 100% seguro que mandar una queja te sirva para conseguir un mes gratis (y menos ahora que ha saltado la noticia).

La campaña recuerda peligrosamente a la que llevó a cabo U2 en 2014 con “Songs Of Innocence”, cuando hicieron aparecer el álbum en las bibliotecas musicales de todos los usuarios de iTunes sin previo aviso y sin consentimiento por parte de estos. Las reacciones negativas fueron tan grandes que en cuestión de días ofrecieron la posibilidad de eliminarlo. Sí es cierto que en el caso de Drake es probable que este episodio no manche el éxito de “Scorpion”, que está siendo inapelable: ha roto el récord de reproducciones semanales de un álbum en tan solo tres días, superando las 435 millones de reproducciones en las plataformas de streaming entre el 29 de junio y el 1 de julio. El viernes que viene tendremos los datos de su primera semana, que prometen ser históricos.