El rapero madrileño Recycled J ha conseguido ponerse en boca de todo el mundo, para bien o para mal, gracias a la campaña de promoción de “Que valga la pena”, single de adelanto de su primer disco “Oro Rosa“.

Hace unos días, concretamente el 23 de mayo, se publicó en las redes lo que parecía una filtración que mostraba un vídeo grabado con el móvil en vertical del rapero llorando, mirando a cámara y dirigiéndose a una chica pidiéndole por favor “haz que valga la pena”. Varias cuentas de edits y memes que circulan alrededor de la escena rápidamente se hicieron eco de la noticia, comenzando a surgir parodias y bromas del vídeo -lo habitual en esas cuentas, vaya- así como otras opiniones y debates sobre la intimidad y el respeto hacia el artista.

El viernes 26 Recycled J cerraba sus redes sociales en medio del revuelo que llevaba unos días produciéndose, mientras la anécdota y las especulaciones seguían circulando por los medios de comunicación. Entonces el domingo 28 se produce el lanzamiento del vídeo completo de “Que valga la pena”, single de su primer álbum “Oro Rosa“. Este comienza con el susodicho fragmento con los ojos llorosos hablando a cámara, pero rápidamente vemos lo que seguía a ese trozo: él partiéndose de risa y entrando en una casa de tamaño nada desdeñable mientras canta y comienzan a aparecer colegas como Costelo, Atica de Club 33, Selecta, Kaixo o Natos y Waor.

En general han sido muchos –un vistazo aquí lo confirma– los que han elogiado la jugada, pero también ha habido unas cuántas voces en contra de alimentar aún más el salseo que rodea el panorama -empezando por esas mismas cuentas de edits- o cómo se ha jugado con gente que sí se preocupó en ese momento por estado de Recycled. Sea como sea, aquí esta el single en cuestión: