Kendrick Lamar lo gana todo en rap (y estrena tema en vivo), mientras que Taylor Swift se alza con el Grammy a mejor álbum del año por segunda vez.

Otro año más de Grammys, y otro año más echando madera a las discusiones. Esta vez vuelve a haber una interpretación flotando en el aire, ya sobradamente conocida pero pocas veces tan evidente: el rap está chocando contra un techo de cristal y ni siquiera un Kendrick Lamar en estado de gracia ha sido capaz de romperlo. Con “To Pimp a Butterfly” (Interscope/Universal, 15) ganaba todos los Grammys dentro de la categoría rap (mejor álbum, interpretación, canción y colaboración), pero ninguno fuera de la misma. También dejaba una de las actuaciones de la noche con una puesta en escena brillante musical y políticamente, en la que interpretó “The Blacker the Berry”, “Alright” y un nuevo tema.

Si el rap no subía más alto es porque el pop se llevaba de nuevo los premios gordos: el mejor álbum del año era para Taylor Swift con su “1989” (Big Machine, 14), por delante de Kendrick Lamar, Alabama Shakes, The Weeknd y Chris Stapleton; mientras que “Thinking Out Loud” de Ed Sheeran era coronada mejor canción del año en detrimento de Kendrick Lamar, Taylor Swift, Wiz Khalifa y Little Big Town. El premio de Swift la convierte en la primer mujer en ganar dos Grammys a mejor álbum del año, momento que no desaprovechó para responder a Kanye West por la línea (“I feel like me and Taylor might still have sex / I made that bitch famous”) que le dedicaba este en su nuevo disco.

El mejor videoclip del año también se lo llevaba Taylor Swift por “Bad Blood” (en la que, precisamente, colabora Kendrick Lamar), mientras que el de mejor grabación fue para Bruno Mars y Mark Ronson por “Uptown Funk”. Otra de las sorpresas era la elección de Meghan Trainor como artista revelación por delante de Courtney Barnett, James Bay, Tori Kelly y Sam Hunt. Alabama Shakes fueron otro de los grandes triunfadores: se alzaban merecidamente con la mejor canción y la mejor interpretación de rock, y por si fuera poco, su “Sound & Color” (Rough Trade/Popstock, 15) era considerado también mejor álbum alternativo y mejor producción. Eso sí, el mejor disco de rock era (aquí habrá muchos tirándose de los pelos) para Muse y su “Drones” (Warner, 15). Brittany Howard and co. dejaban también una interpretación de “Don’t Wanna Fight” impresionante, como suele ser costumbre en ellos:

Diplo y Skrillex reinaban en la categoría de electrónica (mejor álbum) y D’Angelo en la de R&B (mejor disco y canción), aunque “The Beauty and The Madness” (XO/Republic, 15) de The Weeknd se llevaba el Grammy a mejor álbum de música urbana contemporánea, además de dejar una gran actuación en la que se esperaba una colaboración de Lauryn Hill que nunca llegó. Esperados también eran los premios para Rubén Blades (su octavo Grammy) o Los Tigres del Norte (el séptimo para ellos), el primero a mejor álbum latino de música tropical, así como para Buddy Guy al mejor álbum de blues, una de las categorías donde los Grammys se han mostrado más conservadores.

No procede eternizarnos desgranando el resto de categorías (al final de la noticia adjuntamos la lista completa de ganadores), pero sí destacar los homenajes en un año marcado por las muertes de algunas de las figuras más grandes de la música popular reciente. Lady Gaga protagonizaba un medley de David Bowie, con clásicos como “Space Oddity”, “Changes”, “Ziggy Stardust”, “Suffragette City”, “Rebel Rebel”, “Fashion”, “Fame”, “Let’s Dance” y “Heroes”, mientras que Hollywood Vampires (con Alice Cooper, Johnny Depp, Joe Perry, Duff McKagan en sus filas) homenajeaban a Lemmy Kilmister con una versión de “Ace of Spades”.

Esta es la lista completa de ganadores:

Mejor grabación del año: “Uptown Funk” (Mark Ronson y Bruno Mars)

Mejor álbum del año: “1989” (Taylor Swift)

Mejor canción del año: “Thinking Out Loud” (Ed Sheeran)

Mejor artista revelación: Meghan Trainor

Mejor actuación pop solista: “Thinking Out Loud” (Ed Sheeran)

Mejor actuación pop de dúo o grupo: “Uptown Funk” (Mark Ronson y Bruno Mars)

Mejor álbum de pop vocal: “1989” (Taylor Swift)

Mejor álbum de música electrónica: “Skrillex And Diplo Present Jack Ü” (Skrillex y Diplo)

Mejor actuación rock: “Don’t Wanna Fight” (Alabama Shakes)

Mejor canción rock (composición): “Don’t Wanna Fight” (Alabama Shakes)

Mejor álbum rock: “Drones” (Muse)

Mejor álbum de música alternativa: “Sound & Color” (Alabama Shakes)

Mejor canción de R&B (composición): “Really Love” (D’Angelo y Kendra Foster)

Mejor álbum de música urbana contemporánea: “Beauty Behind The Madness” (The Weeknd)

Mejor álbum de R&B: “Black Messiah” (D’Angelo y The Vanguard)

Mejor actuación rap: “Alright” (Kendrick Lamar)

Mejor canción rap: “Alright” (Kendrick Lamar)

Mejor álbum rap: “To Pimp A Butterfly” (Kendrick Lamar)

Mejor canción country: “Girl Crush” (Little Big Town)

Mejor álbum country: “Same Trailer Different Park” (Kacey Musgraves)

Mejor álbum de jazz latino: “Made In Brazil” (Eliane Elias)

Mejor álbum de pop latino: “A Quien Quiera Escuchar” (Ricky Martin)

Mejor álbum latino de música rock, urbana o alternativa: empate entre “Hasta La Raíz” (Natalia Lafourcade) y “Dale” (Pitbull)

Mejor álbum de música regional mexicana: “Realidades” (Los Tigres Del Norte)

Mejor álbum latino de música tropical: “Son De Panamá” (Rubén Blades con Roberto Delgado & Orchestra)

Mejor álbum de blues: “Born To Play Guitar” (Buddy Guy)

Mejor álbum reggae: “Strictly Roots” (Morgan Heritage)

Mejor álbum de músicas del mundo: “Sings” (Angelique Kidjo)

Mejor vídeo musical: “Bad Blood” (Taylor Swift y Kendrick Lamar)

Mejor película musical: “Amy” (Amy Winehouse).