La demanda se había interpuesto en diciembre de 2015 y fue parte de un conflicto que provocó que el segundo álbum de Mourn, “Ha, Ha, He!” (Captured Tracks, 16), saliera a la venta en todo el mundo menos en España.

Sones era el sello con el que firmó la banda catalana para lanzar su debut, “Mourn”, en 2015, y con el que todo parecía ir bien. Sin embargo, a finales de año, publicaban un comunicado acusando a Sones de retener los ingresos procedentes de Captured Tracks -discográfica internacional del grupo- y del merchandising. Así mismo, decían que su segundo disco estaba secuestrado por Sones y que “sienten tener que hacerlo público, no tienen interés en avergonzar a nadie, sólo quieren que el disco salga y poder compartirlo con todo el mundo”.

Ya Sones respondió en su momento con un comunicado en el que aseguraban exactamente lo contrario, afirmando que “todo cuanto se nos imputa en el comunicado de MOURN es estrictamente falso”. Y parece que, hoy, el Juzgado de lo Mercantil número 2 de Barcelona les ha dado la razón al desestimar la demanda interpuesta por Mourn por aquel motivo. Según explican en el comunicado lanzado hace unos minutos intentaron que todo se resolviera sin llegar a los juzgados, una intención expresada también en 2015: “Sones trató en reiteradas ocasiones frenar un proceso judicial a todas luces sin sentido, contactando tanto con el abogado del grupo como con Ramón Rodríguez, padre de dos integrantes de MOURN y conocido bajo el nombre artístico de The New Raemon, quien se erigió en asesor y portavoz único del grupo para estas cuestiones”.

Tal y como cuentan, Sones ha puestosu registro contable a la plena disposición del grupo, llevándose a cabo dos informes periciales independientes cuyas conclusiones han servido para que el juez pueda tomar la decisión correspondiente”. También declaran haber renunciado a solicitar medidas cautelares, a pesar de que había obligaciones contractuales vigentes, para que el grupo pudiera seguir adelante con su carrera. A falta de lo que puedan declarar estos días la banda o sus representantes, y también de si deciden presentar un recurso o no, todo apunta a que ambos lados seguirán su camino por separado y a que Mourn seguirán girando y grabando sea con Captured Tracks o con otro sello. Que, al fin y al cabo, es lo importante.