Censores chinos han eliminado casi dos minutos de película con contenido LGTBI de la película “Bohemian Rhapsody”, que se estrenó en el país el pasado 22 de marzo.

La película, que se estrenó en China el pasado 22 de marzo, cuenta las experiencias de Freddie Mercury –interpretado por Rami Malek– durante los años en que Queen ascendió como banda, hasta el macroconcierto Live Aid de 1985 en el estadio de Wembley. A los seis años, Mercury fallecía.

Según cuenta la CNN, los censores chinos han prohibido la representación de “comportamiento sexual anormal”, entre ellas las relaciones entre gays y lesbianas mostradas en películas y en televisión, así que censuraron escenas de la película en las que aparecen besos entre dos hombres y en la que aparece la palabra “gay”, que en total llegan a los dos minutos de duración.

Algunas de las escenas eliminadas son un beso entre el cantante y Paul Prenter, su novio, un momento con Mary, su amante y amiga, en el que le dice “No Freddie, tú eres gay”, cuando él cuenta que es bisexual; o el movimiento de cadera –al parecer insinuante– que hace Mercury en el escenario. En la escena en que hablan el cantante y el baterista Roger Taylor en la que dicen “gayer” también se elimina la palabra; cuando escogen el vestuario de “I Want to Break Free” o en la que el protagonista agarra de la entrepierna a Jim Hutton en una fiesta y da pie a un encuentro amoroso, junto a otras sutiles pero que generan vacíos y cambios extraños en la cinta, como el que se incorpora a los subtítulos, que en lugar de decir “orientación sexual” menciona “vida sexual”.

Pese a la censura, miembros de la comunidad LGBTI de China contaron en CNN que ya solo la publicación de la película es un gran logro, aunque la homosexualidad no es ilegal en el país. Por otro lado, el cineasta documental y activista Fan Popo opinó para CNN que “si todos se contentan con este tipo de ‘victorias’ el mundo siempre se someterá a la autoridad, los creadores no tendrán respeto y no habrá protección para los intereses de la audiencia”, ya que realmente muy pocas películas occidentales se estrenan en China anualmente.