La BRIT School ha dado talentos de la talla de Amy Winehouse, Adele, King Krule, Loyle Carner, y la última promesa de la música recién salida de sus aulas es la banda británica black midi.

Hoy día que todo cambia y la tecnología se ha integrado de lleno en nuestras vidas, que con una simple app de móvil se pueden registrar todos los sonidos del mundo, que las boy/girl bands solo tienen un miembro, llegan estos cuatro chicos a escena al modo más tradicional: guitarra, bajo y batería. Y quizá sea ésta su verdadera transgresión. La banda black midi está integrada por Geodie Greep, Matt Kwasniewski-Kevin, Cameron Picton y Morgan Simpson, que se conocieron precisamente en las aulas de la Brit School de Londres mientras estudiaban música. Con su reciente álbum debut “Schlagenheim” demuestran a la perfección el caos ordenado, o el orden perfectamente caótico según se mire, del que se caracteriza esta joven banda. Su música clasificada como una actualización del math rock y el post-punk les nace por naturaleza, de una manera casi instintiva. Los temas del álbum son tan frescos como la juventud de sus artífices, no se sabe a dónde van, ni qué quieren ser y esa es, precisamente, su mayor virtud: siendo impredecibles resuelven con maestría y acaba pasando algo excitante en ellos.

Estarán en Barcelona (sala por confirmar) el día 23 de septiembre, en Madrid en la sala Sol el día 24 de septiembre y en Donostia el día 27 de septiembre en Dabadaba para presentar su disco debut. Las entradas para el concierto de Madrid ya están a la venta por 15 euros más gastos de gestión.