“Supongo que ser hijo de Robert Foster es a la vez una ventaja y un inconveniente”
Entrevistas / The Goon Sax

“Supongo que ser hijo de Robert Foster es a la vez una ventaja y un inconveniente”

Raúl Julián — 30-07-2021
Fotógrafo — Archivo

Tras las buenas sensaciones dejadas con sus discos previos, James Harrison, Riley Jones y Louis Forster publican su tercer disco como The Goon Sax. Los australianos confirman estatus con Mirror II (Matador, 21), en el que vuelven a probar las bien asimiladas influencias de múltiples grupos alternativos de los ochenta. Contactamos con el hijo de Robert Foster para conocer detalles sobre el lanzamiento.

¿De dónde ha venido la inspiración para crear estas nuevas canciones? ¿Qué os inspira habitualmente a la hora de componer?
¡Casi cualquier cosa! En mi habitación tengo una pintura que encontré en una tienda en Melbourne hace unos años, y que inspiró la canción “Psychic”. Colgaba directamente sobre mi cama y, una mañana mientras dormía, se cayó aterrizando en el arco de la cama. La pintura está en un marco de madera grande y pesado, y me habría roto la nariz o me habría sacado los dientes delanteros si hubiera caído medio metro en cualquier otra dirección. Sentí que le debía una canción a esa pintura, así que escribí algo ambientado en su paisaje. El cuadro está colgando en el fondo de un video en directo que hicimos recientemente para “Psychic” ¿De dónde más conseguimos inspiración? No sé… ¡La radio, las alfombras, los sueños!

“Es divertido sumergirse en sonidos del pasado para extraer nuevos significados” 

¿Cuáles dirías que son las principales diferencias entre este disco y vuestros anteriores trabajos? ¿Qué hay en ‘Mirror II’ (21) que no esté en ‘Up To Anything’ (16) ni tampoco en ‘We’re Not Talking’ (18)?
Creo que eso no me correspondería a mí decirlo. Yo no puedo evitar verlos como fundamentalmente diferentes en todos los sentidos. Pero probablemente eso no le pase a nadie más que los escuche, porque nosotros somos los creadores de esos discos desde dentro. Sin embargo, es imposible comprenderte a ti mismo de esa manera. Cuando eres una banda, el “formato de álbum” define el ciclo de vida de un cierto conjunto de ideas, principios y estados de ánimo que nos esforzamos por crear. Creo que mientras hacíamos este álbum experimentamos con diferentes versiones de esas cosas, antes de grabarlas en piedra. E incluso, entonces, todos esos conceptos estaban más abiertos que en ocasiones anteriores.

En este disco volvéis a probar las bien asimiladas influencias de varios alternativos de los ochenta. Escuchando el álbum me han venido a la cabeza bandas como Beat Happening, The Go-Betweens, Yo La Tengo, The Pastels, The Feelies, The Vaselines, Talking Heads, Jonathan Richman o Young Marble Giants ¿Cuáles dirías que han sido los referentes inexcusables para vosotros en este disco?
Les Rallizes Denudes, Jenny Hval, Stereolab, Syd Barrett, HTRK, Psychic TV o Dean Blunt, serían algunos de ellos.

‘Mirror II’ (21) incluye diez canciones de lo más prácticas y resultonas que rememoran con acierto el valioso legado de todos esos grupos pretéritos ¿Qué tipo de disco queríais hacer?
Algo cambiante y vivo, un espacio tangible donde la verdad y la realidad son flexibles, honrando el poder sobrenatural de la subjetividad. Es divertido sumergirse en elementos y sonidos del pasado para extraer de ellos nuevos significados o burlarse de algo. Creo que es una forma de hacer que la música sea divertida con las letras, ¡pero sin excederse, claro!

Las canciones tienen cierto aspecto vintage (ochentero), lo que resulta encantador y da a las canciones un atractivo adicional ¿Fue un efecto buscado desde el principio?
¡Para nada!

En cualquier caso, este disco incluye algunas de vuestras mejores canciones hasta la fecha: “In The Stone”, “Psychic” o “Bathwater”, por ejemplo ¿Qué puedes contarme acerca de ellas? ¿Cuáles son tus favoritas del disco?
¡Gracias! Creo que de esas canciones que mencionas, probablemente de la que más orgulloso esté sea de “Bathwater”. Es la primera canción que comencé a escribir y tomó muchas formas durante los tres años que estuvimos trabajando en el álbum. ¡Riley (Jones) y Jim (Harrison) realmente aportaron mucho a “Bathwater”! Porque nunca dejé de escribir la letra una y otra vez durante ese período de tiempo. Se puede decir que “Bathwater” estuvo conmigo todo el tiempo.

“John Parish es muy bueno capturando sonidos y energía” 

Por su parte, “Tag” me recuerda un poco a los U2 de los 80, mientras que el comienzo de “Temples” me hace pensar en Luna ¿Qué opinas?
Creo que “Tag” probablemente está más inspirada por cosas como Chromatics, Psychic TV, The Velvet Underground y Bauhaus. Sin embargo, la canción es de Riley (Jones) y no tengo ni idea de en qué estaba pensando cuando la escribió. Puedo escuchar lo que quieres decir sobre “Temples” y Luna, sí.

¿Cómo decidís quien cantará cada una de las canciones?
La persona que escribe la canción es la que generalmente decide quién la cantará. Por norma general cantamos las voces principales en nuestras propias canciones, pero eso también cambia y con frecuencia cantamos algo en las canciones de los demás o incluso, en ocasiones, cantamos las canciones de los demás por completo.

El disco ha sido producido por vosotros mismos junto a John Parish ¿Cómo ha influido Parish en el sonido final del disco?
¡De forma inconmensurable! Es muy bueno capturando sonidos y energía. Nos animó a ceñirnos a lo que habíamos propuesto para las canciones, pero también animó a muchas sobregrabaciones espontáneas, ideas tontas que teníamos espontáneamente. ¡También nos ayudó a encontrar muchos de los tonos de sintetizador que buscábamos!

¿Ser hijo de Robert Foster ha supuesto (para ti) una ventaja o inconveniente a la hora de ser músico y estar en un grupo?
Ojalá ninguna de los dos, pero supongo que de alguna manera es probable que sean ambas (Risas). No es una ventaja que quiera aprovechar, o que nosotros, como banda, usemos para meter la cabeza. Pero al mismo tiempo no puedo negar que, especialmente al principio, ciertos medios de comunicación nos dieron cobertura por eso. Es una desventaja en el sentido de que para algunas personas mayores será algo que proyectarán inherentemente en lo que hacemos, por lo que no existe en un espacio abierto verdaderamente neutral. Pero todo el mundo puede ver cualquier cosa a través de la óptica que elija. Y nuestro álbum trata mucho sobre la validez de la experiencia subjetiva, lo que en este caso también sería cierto.

Pero supongo que te habrá enseñado algo acerca del negocio de la música ¿Qué dirías que es lo más importante que has aprendido de tu padre? ¿Qué hay en The Goon Sax de The Go-Betweens?
Hmmmmm… probablemente lo más importante que aprendí fue cuando me enseñó a hablar, o unos años más tarde, cuando me enseñó a atarme los zapatos (Risas). En realidad, no es algo que sienta muy cercano al proceso creativo de nuestra banda. Crecí con mis padres, su influencia sobre mí como persona es obviamente enorme e imposible de exponer por completo. James (Harrison) tiene varios músicos profesionales en su familia y creció rodeado de mucha música. Mis padres tocaban en bandas, mi tío era saxofonista de free jazz y mi abuela tocaba la cítara en una banda de folk. ¡Los padres de Riley (Jones) la llevaron a ver a Kylie Minogue cuando era pequeña! Todo lo que te rodea está presente en ti mismo, pero eso es más difícil de rastrear que la música de la que actualmente estamos obteniendo ideas.

Para este disco habéis fichado por el mítico sello Matador. Además de ser un sello mítico, creo que es un sello muy acorde a vuestro sonido ¿Cómo surgió la posibilidad de firmar con Matador?
Algunas personas del sello vinieron a nuestro show en Nueva York en Alphaville en 2018 y un rato después comenzamos a hablar. Nos vieron tocar de nuevo en Londres a principios de 2020, justo después de que terminamos de grabar el disco, así que al día siguiente fuimos a la oficina y les pusimos algunas mezclas.

En cualquier caso, bien podría ser la recompensa a las cosas bien en hechas en ‘Up To Anything’ (16) y ‘We’re Not Talking’(18) ¿Cómo percibes ahora cada uno de esos discos, con la perspectiva que da el paso del tiempo? ¿Qué significa cada uno de esos discos para ti?
Creo que en ‘Up To Anything’, tal vez nos quedamos más cerca de lograr lo que queríamos; es, para bien o para mal, un disco más consistente. En ‘We’re Not Talking’ algunas de las canciones resultaron diferentes a lo que pretendíamos, pero al mismo tiempo creo que probablemente sea un mejor disco (Risas). Lo que ambos discos significan para mí cambia mucho dependiendo del momento.

¿Cómo diríais que son los actuales conciertos del grupo?
¡Nos lo hemos pasado mejor que nunca tocando! Pensar en un set completo en lugar de decidir simplemente qué tocar de forma espontánea, suena a volverse aburrido y viejo, pero algo así parecía la cosa más emocionante y desafiante que podíamos hacer durante la pandemia. Ahora también contamos con un miembro adicional para tocar con nosotros en directo, así que no tendremos que tocar versiones tan minimalistas de muchas de nuestras canciones.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.