Sueños adolescentes
Entrevistas / The View

Sueños adolescentes

Redacción — hace 12 años
Fotógrafo — Archivo

Atención, ya está aquí una nueva generación de bandas británicas para las que The Libertines o Arctic Monkeys son los padres, y hasta la escuela de one-hit-wonders de Cornershop sale en los libros de texto como maestros de la simpleza efectiva del pop-rock actual. Son jóvenes, están más o menos preparados, y sobre todo, el mundo que existe fuera de su grupo, les aburre hasta el hastío. “Hats Off To The Buskers” (1965Records-Universal) es el pistoletazo de salida para The View.

Los británicos son un grupo que quiere hacer las cosas como dictan los libros, y para eso, hay que empezar por foguearse haciendo versiones durante años antes de atreverse a llamar a ninguna puerta. “En cuanto cogimos una guitarra, preferimos empezar por los pubs de la zona tocando las canciones que nos gustaban porque lo primero que teníamos que hacer era aprender a tocar en directo antes de pensar en hacer nada por nuestra cuenta”. Kyle Falconer (voz y guitarra) y Kieren Webster (bajo y voz) son de los que hablan poco y se esconden tras el flequillo. Si pudieran zanjar la entrevista con unos simples sí o no, serían un poco menos infelices.

“El hecho de haber firmado con un tipo que ha hecho tanto por Rough Trade no nos garantiza que vayamos a tener éxito”

“Las comparaciones que nos hacen con Arctic Monkeys o The Strokes en internet están equivocadas, porque sólo coincidimos con ellos en que tenemos la misma edad, y desde luego que puede ser un piropo más que cualquier otra cosa, pero aparte de lo más evidente del aspecto, el hecho de haber tocado tantas versiones, nos ha enseñado a tomarnos las cosas de una manera más tranquila”. The View son felices de tener apenas veinte años y tener el trabajo que tienen, y en cuanto pueden, expresan el privilegio que es que ya nadie les diga, al menos en casa, lo que deben hacer. “Es el sueño de mucha gente de nuestra edad, pero nosotros hemos tenido las pelotas de intentarlo y conseguirlo para que nuestras madres no tengan que decirnos lo que tenemos que estudiar, así que cuando tocamos por ahí, lo único que se me ocurre cuando miro a la gente es que sueñen con ello y vayan a por ello como nosotros para que no se pasen la vida pensando qué hubiera sido si me hubiera atrevido”. Por el camino, han firmado un contrato con James Endeacott, responsable del éxito de The Libertines y A&R clasico Rough Trade, que ellos traducen como el pasaporte hacia la libertad, aunque con los precedentes de Endeacott, también podría significar presión y responsabilidad. “El hecho de haber firmado con un tipo que ha hecho tanto por Rough Trade no nos garantiza que vayamos a tener éxito, pero no podíamos dejar pasar la oportunidad de experimentar con él todo lo que tenga que venir en su sello 1965Records”. Se salen por la tangente y miran aún más fijamente al suelo. No hay ninguna empatía, sólo ganas de salir pitando. “Todavía creo que mi madre me va a despertar uno de estos días y que todo esto va a haber sido un sueño, pero aunque fuera así, hacemos música para nosotros mismos y en el fondo no nos importa que el día de mañana nos pongan a parir”. Están a la defensiva y se despiertan, así que es buen momento para sacarle los colores a “Same Jeans” diciendo que recuerda a Cornershop hasta en la manera de cantar de Kyle, distinta al resto de las canciones. “No es más que otra canción de tres acordes”. Esa respuesta no vale, “Same Jeans” es hija de “Brimful of Asha” en la medida que esta lo era de “Sweet Jane” de Lou Reed, algo que, por cierto, cabreó mucho a Cornershop en esta revista hace años, pero Kyle y Kieren son menos orgullosos y terminan tarareando “Brimful of Asha” combinándola con “Same Jeans”, y hasta sonríen aunque sea poco. “Mira, tío, te pasará lo mismo con todas las canciones de tres acordes del mundo”. Es posible. O no. Importa poco, pero cuando reconoces a tus mayores, no hay nada mejor que aprender de primera mano, y The View han abierto la noche en varias ocasiones para Primal Scream. “A veces parecían nuestros padres dándonos consejos, pero lo que mola es que tus padres puedan seguir siendo tan peligrosos o pura leyenda. Bobby Gillespie me dijo que le encantábamos porque cuando nos vio por primera vez, le recordamos a él cuando era joven”. ¿Gillespie siendo paternalista? “¿Él, nunca? Sobre todo porque cuando toda esa gente tenía nuestra edad es cuando hicieron los mejores discos, y aunque en la industria sí que nos tratan con paternalismo, hay que pensar, por ejemplo, que los Sex Pistols eran como nosotros cuando hicieron lo que hicieron, así que vamos por buen camino, nos traten como nos traten”.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y su experiencia al usarlo. Las cookies utilizadas para el funcionamiento esencial de este sitio ya se han establecido. Para obtener más información sobre las cookies que utilizamos y cómo eliminarlas, ver nuestra Política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies