“Queremos cambiar el mundo de los DJ’s y de las bandas”
Entrevistas / Siloé

“Queremos cambiar el mundo de los DJ’s y de las bandas”

Pablo Tocino — 02-04-2020
Fotógrafo — Archivo Hook

Siloé apuestan por la electrónica en “Metrópolis” (Hook/Altafonte, 20), pero debido a la cuarentena causada por la crisis del Coronavirus Fito y Xavi han puesto en marcha “Sesiones de Cuarentena”.

“Sesiones de Cuarentena” son unas actuaciones en el que ambos músicos interpretarán en clave acústica, y desde la distancia de sus respectivas casas, temas inéditos, versiones o adaptaciones de las canciones de “Metrópolis”.

Pese a todo, os vamos a presentar a los Siloé de “Metrópolis” como si fuesen una banda nueva: Fito y Xavi son los componentes de Siloé, a los que el productor Óscar Herrador se une para aportar electrónica. Y decimos “como si fuesen una banda nueva” porque es un concepto que quieren que quede claro, tanto en la entrevista como en las canciones del disco: esto no es “una era distinta” o “una etapa electrónica” de Siloé.

Según sus propias palabras, los Siloé actuales son una nueva banda que comparte el nombre con la que había en los dos primeros discos. Sobre este gran cambio, sobre los motivos tras él y sobre sus consecuencias hablo durante unos minutos por teléfono con Fito Robles, apareciendo más temas en la conversación, de Bob Dylan a Billie Eilish, de las creencias religiosas a El Gran Wyoming. Incluso en el mismo párrafo.

¿Identificamos “Metrópolis” como una nueva etapa de la banda?
Hemos refundado la banda, ahora es una cosa completamente diferente. Es el mismo nombre, claro, pero no tiene nada que ver lo que hacemos ahora. ¿Sabes eso de que una banda se separa y el vocalista saca su disco en solitario? Pues aquí es un poco al contrario: yo tenía esos dos discos anteriores, pero ahora hemos hecho como una unión de bandas, y somos otra cosa.

Este año habéis fichado por Hook Management, ¿no? Qué tal con ellos?
Muy bien, han respetado absolutamente todas las cosas que traíamos, todas nuestras ideas, etcétera. La idea de unir estos dos mundos era complicada, y ellos han confiado mucho en nosotros, y han acogido el disco sin saber lo que íbamos a hacer.

¿Qué esperáis de este disco?
No esperábamos nada porque intentamos ir sin expectativas, que te habrá pasado seguro que es cuando mejores fiestas has tenido, ¿no? Entonces hemos intentado ir sin ellas… pero aún así hemos alucinado con la cantidad de gente nueva que nos ha descubierto con los primeros temas, el recibimiento está siendo increíble.

“Nosotros con Siloé hemos cogido el mundo de la electrónica y los DJ’s y lo hemos fusionado con el mundo de las bandas de autor

¿Por qué el título de “Metrópolis”?
La metrópolis era el punto de encuentro de la gente, donde iba la gente a intercambiar sus ideas. Nosotros con Siloé hemos cogido el mundo de la electrónica y los DJ’s y lo hemos fusionado con el mundo de las bandas de autor. Queremos que ese sea el germen. No somos una banda que hace música de autor y que quiere hacer unos remixes, no; ya partimos de esa base, es nuestro germen. Hemos decidido refundar la banda, ya no tiene nada que ver con lo que era antes. También con esto queremos decir que el hecho de tener una banda con guitarra, batería, bajo y tal está muy bien, pero no tiene por qué ser la única. Queremos cambiar el mundo de los DJ’s y de las bandas, la forma en que se ven.

¿De qué temas habéis querido hablar en el álbum?
Es muy interesante esa pregunta. Mira, hemos querido hacer un disco muy pop, era lo que nos pedía el cuerpo, queríamos pasarlo bien. Y queríamos que las canciones hablasen también de eso. Estamos viviendo momentos muy bonitos en la vida, la verdad. Y hay que disfrutarlos, que la vida solo se vive una vez…lo cual es algo que decimos mucho y muy rápido, demasiado, diría yo, para lo que significa. El disco se compone de pequeñas historias, de estar con otra persona en un sofá y querer pasar todo el puto martes con ella, ¿y por qué no se puede hacer una buena canción con esa historia? La música pop es también el arte de hacer grandes canciones con historias sencillas.

Creo recordar que el nombre de la banda está relacionado con La Biblia, y con “ver más allá”. La religión es un componente importante de la banda.
Sí, sí. Creemos que lo espiritual es súper importante para el ser humano, es en lo que basa todas las preguntas que se hace día a día cuando se levanta. El entretenimiento está muy bien, pero la profundidad también es importante, intentamos tratarla también en las canciones. Y de eso va Siloé: Siloé es un personaje que aparece en La Biblia y que, simplificándolo mucho, se quita el lodo de los ojos, porque seguramente no es que estuviese ciego, sino que no veía más allá de su esfera pequeñita. Creo que eso nos pasa a nosotros mismos. Y, de hecho, nos ha pasado con la música; ahora nos estamos quitando esa venda abriéndonos a otros estilos.

Siempre me gusta preguntar por lo que inspira a un autor para crear, para componer. Y suelen coincidir, sean creyentes o no, en ver la inspiración como algo inexplicable, algo extrasensorial. Sabiendo que eres creyente, tengo curiosidad por conocer tu visión, si alguna vez has sentido que en esa inspiración influía Dios de alguna forma, o tu espiritualidad.
Sí, yo creo que influye. No solo yo, sino muchos artistas que se sienten así, son personas que también se sienten “tocados”. No sé, parece que tocar la espiritualidad en este país es un poco… como que no vende mucho, ¿no? Y a nosotros nos da igual que venda mucho o no, es nuestra manera de percibir el mundo y de expresar las cosas. Mira, vimos a El Gran Wyoming en directo. El tío es un cachondo, y me encantó una cosa que dijo al público “los artistas no somos como Dios, pero tampoco somos como vosotros”. Es como que el artista es una persona que tiene una especial sensibilidad para poder plasmar en el arte que haga alguna idea, algún momento que tenga en su mente, como un fotógrafo.

“Sí, creemos que lo espiritual es súper importante para el ser humano, es en lo que basa todas las preguntas que se hace día a día cuando se levanta”

Sé que uno de tus artistas favoritos es Bob Dylan. Su influencia se refleja en muchos de los temas de tus dos primeros discos, y por supuesto en tu tema con mayor número de escuchas, “La verdad”. ¿Qué recuerdo guardas de esa canción y cómo la ves con la distancia?
Mira, parece la típica historia que se cuenta, pero esa canción no iba a entrar. De hecho, no se le hicieron arreglos, porque no hubo tiempo, pensamos “va, lo metemos en acústico mismo”. Yo no imaginaba que iba acabar gustando tantísimo. Es una canción que me trae muy buenos recuerdos por esto, porque no fue nada buscado, ¿sabes? La vida…

Hablando de Dylan, precisamente hay un sector de fans de Dylan que dejaron de ser tan fans cuando él abrazó más la religión. ¿A ti ser tan abierto respecto a tus creencias religiosas te ha perjudicado de alguna forma a nivel artístico? ¿o sabes si hay compañeros tuyos a los que sí les ha perjudicado, o incluso ni siquiera lo dicen por miedo a eso?
La verdad es que no. Nunca nos ha pasado eso, hemos podido vivir nuestra fe con muchísima libertad y nadie nos ha hecho ningún tipo de persecución. Lo que sí creo es que puede haber muchos artistas creyentes que no lo digan. Pero bueno, no pasa nada. Tampoco nosotros hemos vendido que hagamos música religiosa, porque no es eso, no hacemos una música clásica del siglo XVIII (risas). Pero evidentemente hay tintes de ello en nuestras letras, preguntas que lanzamos…

¿Y crees que puede perjudicar lo contrario? Es decir, ser un artista abiertamente ateo, hacer ciertos comentarios… Ahora está de actualidad, a raíz del juicio a Willy Toledo, el delito contra los sentimientos religiosos.
La verdad es que no lo había pensado. No lo creo… Siento que hay suficiente libertad por ambas partes para respetar lo que cada artista diga.

Usando como puente el tema religioso, me gustaría preguntarte sobre la producción. En una entrevista decías que tus canciones estaban acompañadas solo de guitarra y armónica porque “cuando de lo que cantas es muy crudo y es muy profundo, como el hecho de pensar si Dios existe o no existe, no puede haber artificios en la música”. Con la unión de Xavi y Óscar, y la fuerte presencia electrónica en el disco, no sé si ha cambiado tu opinión con respecto a esto.
Pues me parece muy interesante eso… La verdad es que la naturaleza de los temas ha cambiado en su forma más primigenia. Es decir, al componer una canción los tres, por mucho que yo quiera, hay ciertas indicaciones que ya están en la canción, hay una cierta visión que yo tengo que respetar. Pasa lo mismo cuando yo soy el que manda una canción, que Xavi juega con ella, pero hay ya unos patrones. En los ochenta se decía de la producción musical “si has hecho una canción de guitarra y voz y funciona, da igual de lo que la vistas”. Pues creo que eso lo hemos seguido respetando aquí. Cuando algo tiene alma, cuando una canción está tocada y tiene sensibilidad, lo está. De la misma manera pasa ahora, lo que sucede es que ahora somos tres personas las que componemos, y antes ellos solo las arreglaban. Por eso la perspectiva cambia.

Por ejemplo, “Julieta” o “Luna menguante” responden mucho más al perfil que se tenía en mente de los dos primeros discos, y en cambio temas mucho más rompedores de ese sonido, como “Remedios para la tristeza” tiene un toque muy tropical pop, o el single “Única”.
Hay una cosa de la que nos hemos dado cuenta: habíamos hecho remixes de los temas antiguos para girar, y la gente los disfrutaba mucho, entonces aquí nos planteamos hacer temas directamente de esta naturaleza, que ya naciesen así. Sin embargo, en las salas también funcionaba la parte acústica, entonces quisimos meter aquí otros que ya fuesen en acústico. Queríamos radicalizar mucho las dos partes: que lo acústico fuese muy acústico y lo electrónico fuese súper electrónico.

Habéis grabado el disco en Brooklyn y en Madrid. No sé dónde residís, ¿os desplazasteis a Brookyln para grabar o fue vía digital?
No, no, nos hemos desplazado allí. Había fechas en Estados Unidos para girar, así que aprovechamos. Nueva York es la metrópolis de todas las metrópolis, entonces conceptualmente nos venía genial para este disco. Pero también pensamos que hoy día ya no es tanto el estudio donde grabes. Las ideas salen en casa de Xavi, en mi casa… Mira Billie Eilish, que su hermano produce los temas en su casa y ha superado a gente que se ha gastado millonadas en producciones. El nuevo pop y la electrónica han democratizado todo. Casi todos los artistas cuentan con todas las herramientas a nivel de estudio.

Por terminar, una cosita modo más de anécdota. En una entrevista te preguntaron qué canción odiabas, y dijiste que cualquiera de Guns N’ Roses porque “no puedo con Axl”. Me dio mucha curiosidad esto, quería preguntarte por qué.
(Risas) No es con las canciones en sí, esas canciones son temazos, pero había que responder a la pregunta, y la voz de Axl no me gusta nada. Igual que a mucha otra gente le encanta seguro… pero a mí su voz no me entra nada. En España pasa mucho con Bunbury o Manolo García, ¿no? O les quieres o les odias, y parte mucho de su voz.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.