Rural Zombies (Zestoa, Guipúzcoa) irrumpen en la escena independiente norteña con este primer trabajo, que lleva por nombre “BAT”. La apuesta es clara, letras personales en consonancia con el rock y los sintetizadores, que dan lugar a temas pop-rock que impregnan desde la primera escucha y nos invitan a bailar. Nuestros entrevistados, Marcos y Julia, dicen escuchar a Foals, Reptile Youth o Bloc Party, entre otros. Con un poco de suerte y trabajo constante, no sería raro verles pronto tocando en los mismos festivales que estas bandas.

– Siendo nuevos, pregunta obligada, ¿cuáles son los orígenes del grupo?
No hay que remontarse mucho. Todos vivimos en Zestoa (Guipúzcoa), y en 2014 teníamos otro grupo, que sólo tenía un año de vida, aunque éramos los mismos, a excepción del batería, Aratz. Hacíamos un estilo más pop-rock, no cantaba Julia, etcétera. Cuando empezamos a hacer temas nuevos vimos que salían tan diferentes a nosotros mismos, a lo que veníamos haciendo, más bailables, que al final decidimos cambiar el nombre del grupo a Rural Zombies. Ahí empezó a cantar Julia y por esas fechas entró también Aratz. (Marcos)

– Me adentro en vuestra música con el EP de “Stones”, descubro el primer tema del mismo nombre y me pregunto por qué no estáis sonando más en la escena independiente. Tiene todos los ingredientes musicales para triunfar en la actualidad. ¿Es este el sonido que buscáis?
Supongo que al ser una banda de un pueblo pequeño en Guipúzcoa cuesta más llegar a la gente que si, por ejemplo, viviéramos en una ciudad como Madrid o Barcelona. En cuanto al sonido, somos muy de investigar y quedarnos a gusto con éste. Planificando el disco hablamos mucho con nuestro productor Eñaut Gaztañaga, cantante y guitarrista de Grises, en cuyo estudio estuvimos grabando, de modo que luego sabíamos cómo sonar. Podríamos decir que sí, que este es el sonido que buscamos, y el que intentamos llevar al directo. Al menos para este disco, porque ya estamos investigando para el siguiente, comprando pedales, mejorando equipo, etc. (Marcos)

– Además está acompañado de un vídeo tan bien cuidado que cualquiera diría que es el primer videoclip de un grupo que está emergiendo. ¿De quién fue la idea? ¿Con quién habéis trabajado? 
Nos hemos dejado guiar por los directores. Tanto el de “Stones” como el próximo que saldrá, “Golden”, los han hecho TAOM, unos amigos de Bilbao. Ellos nos dijeron que tenían la idea, y les dejamos hacer. Somos amigos de hace tiempo y además conocemos su trabajo de otros vídeos que han hecho y nos gusta cómo cuidan la imagen y la fotografía. Son realmente buenos en eso. (Marcos)

– ¿En qué os habéis inspirado en este trabajo? 
No creo que haya habido alguna cosa que nos haya inspirado en concreto. Es verdad que las letras pueden ser un poco melancólicas, oscuras a veces, y esto contrasta bastante con algunas canciones, que son más alegres. Se habla de muchas cosas o situaciones diferentes, pero a la vez siguen una misma línea. No cuenta una historia al pie de la letra por así decirlo. Diría que son más pajas mentales que no han sido escritas pensando en algo concreto, pero si empiezas a leerlas puedes aplicarlas a más de una situación diferente. Y parece que cuadran, al menos en mi caso. (Julia)

– Y en cuanto a quién, ¿cuáles han sido vuestras influencias? 
Todos oímos mucha música y muy diferente. Es más, algunos venimos de tocar en otros grupos de estilos más fuertes, metal y rock, así que cada uno aporta, ya por cómo toca o qué arreglos mete, unas influencias propias. Lo que sí es verdad es que luego coincidimos en una serie de grupos y estilos como Foals, Reptile Youth, White Lies, Editors, Bloc Party…  (Marcos)

– ¿Con quién habéis trabajado todo el proceso de creación de este largo?
Somos amigos y vecinos de Grises, y hablamos mucho con Eñaut, que tiene un estudio allí mismo. En el día a día solemos hablar de discos, sonidos, pedales, canciones, etc. Lo típico de charlar entre amigos. Así que cuando decidimos entrar a grabar era como si hubiéramos hecho una preproducción durante meses. Lo teníamos todo muy claro, tanto él como nosotros. Bueno, más él que nosotros (ríe). Grabamos las baterías en el estudio Tio Pete, de Vizcaya, que tiene una sala de grabación muy amplia, y el resto de cosas las grabamos en el estudio de Eñaut, en Zestoa. Él hizo la mezcla y producción; y la masterización, la hizo Estanis Elorza, de Doctor Master, en Donostia. Para nosotros Eñaut y Estanis son como de casa, así que estuvimos muy a gusto con todo el proceso. (Marcos)

– A veces la respuesta es tan simple como “porque sí” o “¿por qué no?” pero, ¿por qué habéis apostado por el inglés? 
En mi caso, ha sido una especie de mecanismo de defensa. Nunca había escrito letras y se me hacía muy violento escribir en euskera, mi idioma materno. Al final, quieras o no, cuando uno escribe, salen cosas personales, puede que a veces de una manera un tanto abstracta, o no directa, pero ahí están. Me parecía que al cantar en inglés, en un principio no sería tan fácil entenderlo, aunque luego las letras estén ahí escritas. (Julia)

– Por Internet hay quien os ha comparado con una mezcla vocal de The Cranberries y un apartado instrumental digno de Foals; a mí incluso me recuerda en ciertos momentos también al segundo disco de Broken Bells, ¿os sentís cómodos con esta comparación? ¿Diríais otra cosa?
Son varias las personas que nos han dicho lo de Cranberries. No me parece mal, pero a mí es algo que me sorprende, no lo acabo de ver. Es indudable que surge esa asociación, así que algo habrá. También nos han dicho que tenemos algo de The Church, un grupo australiano de los 80 (que no conocíamos). Luego en directo somos algo más cañeros, como suele pasar, que te emocionas y acabas dándolo todo, así que nos han dicho que también tenemos algo de postpunk. Supongo que lo bueno es que no se pueda decir: son iguales que estos. Mientras consigamos eso, vamos bien. (Marcos)

– El baile es un elemento principal en vuestra música, o al menos eso se desprende al escuchar vuestro primer disco, ¿estáis trabajando de alguna manera en transmitirlo de forma más incisiva en el directo? 
Al igual que cuidamos mucho el sonido y los temas en directo, intentamos cuidar la puesta en escena y a la vez dejarnos llevar. Tenemos canciones más cañeras y otras más de ambiente. La idea es hacer lo que te pida el cuerpo en cada una, y que la gente haga lo mismo. Siempre dando un buen show, claro. En cada concierto vas puliendo cosas, viendo cuáles no funcionan e intentando mejorar para el siguiente. (Marcos)

– ¿En qué creéis que ha evolucionado el grupo desde aquél concierto en Villa de Bilbao o la presentación del Festival Tres Sesenta? 
Bueno, lo del Tres Sesenta fue medio acústico, así que se puede decir que no cuenta como evolución (ríe). Desde el Villa, desde luego hemos mejorado en cohesión en el escenario. Ya vas conociendo mejor los temas en directo, cómo respiran, vas cambiando de orden los temas en el repertorio, etc. (Marcos)

– ¿Cuáles son vuestros siguientes pasos? ¿Dónde podremos escuchar vuestro debut?
Lo siguiente es tocar cuanto podamos presentando “BAT”. Estrenamos ahora el videoclip de “Golden” (estreno exclusivo en MondoSonoro), el single adelanto de “BAT” y en poco tiempo sacaremos otro vídeo (también hecho por TAOM), esta vez en directo, aprovechando que este verano estuvimos en el Mundaka Festival. El disco lo podréis escuchar en las plataformas digitales de siempre (Spotify, Itunes) y comprarlo en las tiendas de siempre, ya que nos sigue gustando eso de abrir el CD y ver el libreto. Además, el nuestro nos encanta, lo ha diseñado Josu Torrealday, junto con la portada y las fotos del grupo. Ha hecho un trabajo increíble. (Marcos)